Iberdrola y la Asociación de Empresas del Polígono Industrial Las Casas de Soria se unen en su apuesta por la movilidad sostenible

Posted on

Iberdrola y la Asociación de Empresas del Polígono Industrial Las Casas de Soria apuestan por trabajar conjuntamente para promover la movilidad sostenible como vía para luchar contra el cambio climático, con la firma de un convenio para fomentar el uso de vehículos eléctricos entre las empresas asociadas.

El acuerdo, que se extenderá durante un año y con posibilidad de renovación anual, ha sido suscrito por Jesús Mateo, presidente de la Asociación soriana de Empresas del Polígono Industrial Las Casas, y Celiano García, director Comercial de Iberdrola en Castilla y León.

La colaboración entre esta asociación, que entre sus objetivos se encuentra el de promover y defender los intereses de sus empresas asociadas, ofrecer un servicio de calidad y crear proyectos de apoyo a estas compañías, buscando siempre la sostenibilidad tanto empresarial como energética, e Iberdrola, va a permitir que las empresas sorianas tengan acceso a condiciones preferentes para el desarrollo e implantación de puntos de recarga para vehículos eléctricos.

El acuerdo implica que las compañías asociadas se puedan beneficiar de ventajas en la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos y contempla también una acción divulgativa mediante la realización de jornadas informativas sobre movilidad eléctrica y su aportación al desarrollo de una actividad económica sostenible.

Para Jesús Mateo, “esta firma permite ofrecer las ventajas de una colaboración con una empresa líder y facilita una herramienta de trabajo y aprendizaje para que muchas de nuestras empresas asociadas puedan introducir más fácilmente la movilidad eléctrica dentro de su actividad cotidiana”.

Por su parte, Celiano García, ha destacado que “esta colaboración va a suponer un impulso al proyecto de movilidad sostenible por el que está apostando Iberdrola y nos va a permitir avanzar en nuestro compromiso con la descarbonización de la economía y dar respuesta al mayor interés de la ciudadanía por este tipo de movilidad sin emisiones ni contaminación”.

Endesa concreta los siete proyectos que contempla para dar alternativa a Compostilla II con 260 millones de inversión y 160 empleos directos

Posted on

Central Térmica de Compostilla. Foto: Endesa

El Comité de Evaluación para el desarrollo de proyectos relacionados con el cierre de la central térmica de Compostilla, en el que participan el Ministerio de Transición Ecológica, la Junta de Castilla y León, las alcaldías de Ponferrada y de Cubillos del Sil, la Universidad de León y Endesa, ha aprobado hoy los primeros siete proyectos del Plan Futur-e que Endesa promueve en la zona y ha dado luz verde a la utilización de equipos que se utilizaban en la central para un proyecto adicional. Estas iniciativas que acompañan el cierre de la central podrían generar alrededor de 160 nuevos puestos de trabajo de forma directa y movilizar una inversión que supera los 260 millones de euros.

La selección de proyectos se ha realizado por medio de un concurso internacional para promover la implantación en el Bierzo de empresas que mitiguen el fin de la actividad de generación térmica, en cumplimiento con los objetivos marcados por Bruselas. Este proceso forma parte del plan Futur-e, presentado por Endesa para paliar los efectos del cierre de la central de Compostilla. Incluye, además, entre otras actuaciones, el desarrollo de 625 megavatios (MW) renovables en la zona, la organización de cursos de capacitación profesional para la población local afectada por el cierre, así como la priorización de mano de obra local en las tareas de desmantelamiento circular de la térmica.

Las iniciativas a las que el Comité de Evaluación otorga su respaldo para instalarse en el entorno de la antigua central de Compostilla son: la primera factoría de reciclaje de baterías de vehículos eléctricos, en la que Endesa se asocia con el tecnológo Northvolt y la compañía de servicios medioambientales Urbaser para ejecutar una inversión de 14 millones de euros; una planta de reciclaje de palas eólicas, en la que también participa Endesa y que requerirá una inversión de 8 millones de euros; una fábrica de hidromagnesitas, promovida por el Grupo Viloria, en colaboración con Magnesitas de Rubián, y que aportará una inversión de 6 millones a la zona; un almacén logístico eólico que promueve Endesa a través de su filial de energías renovables, Enel Green Power España, con una inversión inicial de 100.000 euros; una planta de hidrógeno alimentada por energía solar fotovoltaica, impulsada por Endesa con capacidad para producir 200 toneladas al año de hidrógeno verde y  una inversión aproximada de 6 millones de euros; una planta de baterías de almacenamiento de energía eléctrica, con 380 MW de capacidad y una inversión de 228 millones de euros, que Endesa confía en que entre dentro de la regulación establecida en el Plan Nacional de Almacenamiento, actualmente en fase de definición; y una fábrica de materiales aislantes, iniciativa del Grupo Viloria con una inversión estimada de 8,2 millones de euros.  

Adicionalmente, se ha acordado la cesión de 4 estufas de carbón de la central para una planta de deshidratado y envasado de frutas y hortalizas que también promueve el Grupo Viloria en las instalaciones que actualmente tiene en Cubillos del Sil. Como se ha indicado, todas estas iniciativas superan los 260 millones de euros de inversión y rondan los 160 nuevos puestos de trabajo directos.

España cuenta con 75 plantas de pellets, 59 de producción de astillas y 26 de huesos de aceituna

Posted on

AVEBIOM ha vuelto a actualizar el mapa de la biomasa industrial en España, que recoge un total de 75 plantas de pellets abiertas durante 2020-2021 en España, 8 menos que en el anterior inventario. En este excepcional periodo, 9 fábricas han cesado su actividad de manera definitiva. En general contaban con una producción escasa, o bien ya estaban inactivas a finales de 2020. En el último año solo ha comenzado a trabajar una nueva planta, en Burgos, con una partida inicial de 2.000 toneladas de pellet. Y siguen sin arrancar las 3 fábricas de Sunwood en Jaén y Cuenca y la de Euroil Biomasa también en Jaén.

Solo 10 fábricas aumentaron este año su producción en comparación con la temporada 2019-2020, mientras que 31 redujeron su actividad, en ocasiones de forma notable, entre ellas algunas de las instalaciones más grandes del país.

Los pequeños productores prácticamente han mantenido sus números. Un invierno no muy frío y la acumulación de existencias pueden ser las causas de que en esta última temporada se hayan fabricado alrededor de 510.000 toneladas de pellets, 160.000 toneladas menos que el año anterior.

El número de fábricas con producción certificada ENplus® aumenta en dos y ya son 41 instalaciones las que cuentan con el sello de calidad. El 87% de la producción de pellets en España está certificada ENplus®. Ninguna de las plantas que han cerrado estaba certificada.

En cuanto a los distribuidores certificados para el suministro de pellet ENplus®, la lista de certificados activos se amplía con 8 nuevas empresas y ya son 36 en todo el país.

AVEBIOM ha inventariado 59 plantas de producción de astillas, 2 menos que en 2020. Seis centros cierran y cuatro nuevos empiezan a producir: dos gestionados por Veolia en Valladolid y Palma de Mallorca, y otros dos asociados a las fábricas de pellets de Naturbero en Guipuzcoa y de Maderas Campos en Jaén.

La mayoría de los centros tiene producciones inferiores a 30.000 toneladas al año -las dos terceras partes tienen capacidad para producir hasta 10.000 toneladas-. Nueve instalaciones producen más de 30.000 toneladas, y solo tres de ellas, todas en la región del mediterráneo oriental, son capaces de superar las 60.000 t/año.

Dos productores más se han certificado en BIOmasud® y ya son cinco en todo el país los que ofrecen astilla de calidad: Alcolea Biomass Center y Greenalia Woodchips, que también son distribuidores certificados, Pallet Tama, Naparpellet y Maderas Campos.

El último inventario de productores de hueso de aceituna recoge un total de 26 fábricas, una más que en el inventario anterior. Las producciones por fábrica son, por lo general, inferiores a las 10.000 t/año, aunque esto varía con la campaña anual de la aceituna y este año seis centros reportan capacidades superiores a 10.000 t/año; dos de ellas capaces de alcanzar las 60.000 t/año. Un nuevo certificado BIOmasud® eleva el número total de productores con el sello a cuatro: Biocombustibles del Mediterráneo, Combustibles Cabello, Ecoloma Biocombustibles y Maderas Campos. A los que hay que añadir dos distribuidores certificados.

Agricultores y ganaderos piden gravámenes que penalicen la instalación en tierra fértil de parques de energía solar

Posted on

Castilla y León ha perdido en los últimos 30 años un millón de hectáreas agrícolas

La Unión de Ganaderos y Agricultores de León (UGAL), que está integrada en la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), reclama “una regulación estricta que impida la retirada de terreno fértil para la implantación de plantas de generación eléctrica e incluso el establecimiento de gravámenes que lo penalicen”. Los agricultores y ganaderos leoneses solicitan por otro lado, “tanto al Gobierno central como al regional”, una línea de ayudas para la instalación de infraestructuras y placas solares “en zonas baldías y terrenos poco aptos para los cultivos, que sirvan para responder a las necesidades de energía de las propias explotaciones agrícolas y de las naves ganaderas”.

UGAL alerta sobre “el afán de búsqueda de suelo por parte de la iniciativa privada que actualmente se extiende a prácticamente todas las comunidades: Castilla y León, Castilla-La Mancha, Murcia, Valencia, Andalucía…etcétera”. Este nuevo boom de las renovables -advierten los agricultores- está desatando lo que denominan “una auténtica ofensiva en busca de todo tipo de suelo”.

Frente a ello, UGAL/UPA considera que el suelo productor de alimentos es “el patrimonio más importante de cualquier sociedad, y así es como se debe preservar, estando obligadas las diversas administraciones a establecer medidas legislativas en tal sentido”. Por ello, UGAL-UPA solicita, tanto al Gobierno central como a la Junta de Castilla y León, que adopten medidas de apoyo para las explotaciones familiares agrarias. “Apoyar la instalación de infraestructuras de energías alternativas es fundamental si con ello se genera riqueza, bienestar y futuro para los agricultores y ganaderos -apuntan desde UGAL-; todo lo demás, y por lo tanto el afán desmesurado de empresas promotoras por hacerse con todo tipo de terrenos, también los productivos y cultivables para este tipo de infraestructuras, es rechazado contundentemente por parte de la Unión de Ganaderos y Agricultores de León”, concluye su comunicado.

Según UGAL/UPA, Castilla y León ha perdido en los últimos 30 años un millón de hectáreas agrícolas, “por lo que deben blindarse los terrenos de cultivo frente a la ansiedad privada e incluso el afán de las propias administraciones locales en muchos casos por facilitar las instalaciones de energías renovables en todo tipo de terreno rural”.

Rebi ultima la obra de sus instalaciones del Grupo Losan en Soria para recuperar la energía excedentaria de su planta de cogeneración

Posted on

El grupo soriano REBI y la planta de cogeneración LOSAN, ultiman la obra en el recinto del Grupo LOSAN para hibridar la Red de Calor con Biomasa de Rebi con la planta de cogeneración de ciclo combinado de 19MW de la que dispone en Soria.

El proyecto consiste en aprovechar el calor residual y excedentario de la planta de tableros de madera, sin la necesidad de implantar nuevas fuentes de combustión y sin necesidad de aumentar los focos de emisión, para incorporarlo al desarrollo de la Red de Calor que abastece de energía térmica para calefacción y agua caliente sanitaria a los diferentes usuarios residenciales e institucionales, públicos y privados adheridos al district heating. A través de la hibridación, la Red de Calor va a reforzar y optimizar el suministro gracias al aporte de energía proveniente de los excedentes disponibles de la generación en la planta de LOSAN. Este proyecto no hace sino replicar la hibridación que ya tiene Rebi en Aranda de Duero (Burgos) desde hace dos años, donde el funcionamiento está siendo un éxito, y donde la totalidad de los clientes de dicha ciudad conectados a la Red tienen el servicio de calefacción y agua caliente gracias a la recuperación del calor sobrante de la planta de cogeneración que Energywoks posee en la factoría de Michelin con lo que la emisión de humos se reduce a prácticamente cero.

La inversión supera los 5 millones de euros y las obras están a punto de terminar. Ha sido necesario instalar nuevos equipos, como una subestación de intercambio que se ubica en LOSAN para volcar la energía a la Red de Calor, energía en forma de agua caliente; también se ampliará la canalización de la Red en 4,2 kilómetros de tubería en doble dirección. La subestación está protegida por un módulo de madera energéticamente sostenible diseñado por Rebi; uno de los laterales está conformado por 26 placas solares que abastecen el funcionamiento de la propia estación de intercambio.

El trazado de este nuevo tramo de la Red de Calor parte de la planta de LOSAN y finalizará en la calle Galicia de Soria, que es el que está en plena construcción.  Desde la calle Galicia se conecta la Red con Pedro de Rúa, trazado ya habilitado.

En torno al 20 por ciento de la energía que circule por la canalización subterránea en forma de agua caliente procederá de la central de Rebi y el otro 80 por ciento provendrá de la recuperación de LOSAN. Las calderas de la central pararán gran parte del año y se podrán en funcionamiento en caso de parada en la planta de cogeneración o en momentos puntuales donde las necesidades energéticas sean muy altas. La existencia de un gran depósito de inercia en la instalación de El Mirón de más de 5.000 m3 que acumula agua a mas de 90ºC supone la mejor de las herramientas para acompasar la producción de la energía con la demanda.

El calor sobrante que la planta LOSAN aportará a la Red de Calor de Rebi procede de cuatro puntos distintos de su instalación: la condensación del circuito de vapor de la cogeneración que existe en la planta, el vapor excedentario procedente de la extracción de turbina, los excedentes de producción térmica del circuito de aceite térmico del proceso productivo de tablero y la recuperación del calor residual de los humos procedentes de la combustión de las calderas de biomasa antes de ser evacuado a la atmósfera. El trasvase de energía de cada una de estas fuentes requiere intercambiadores de diferentes tipologías, desde tubulares, de tubo aleteado, y de placas.

Todo este calor se almacenará en forma de agua caliente en un depósito de 400 metros cúbicos, que pasará por la subestación para ser posteriormente distribuida mediante las tuberías enterradas a la Red de Calor de Soria. Estas cuatro fuentes de energía permiten recuperar 13 megavatios que se transportan en forma de energía térmica mediante agua caliente con salida a 88 grados centígrados desde las instalaciones de LOSAN.

La Junta convoca el Plan Renove de calderas y calentadores obsoletos en el ámbito doméstico con subvenciones de hasta 500 euros

Posted on

Las solicitudes deberán ser presentadas por vía telemática por un instalador habilitado y sólo se requerirá una declaración responsable para acreditar el cambio del aparato

La Consejería de Empleo e Industria ha lanzado hoy el Plan Renove de calderas y calentadores, mediante la convocatoria de una línea de ayudas por un importe cercano a los 168.000 euros, que podría ser aumentada en 200.000 euros más en función de las disponibilidades presupuestarias. Este programa pretende incentivar la sustitución en viviendas individuales de estos aparatos obsoletos por otros que cumplan las normativas vigentes en materia de seguridad, eficiencia energética y reducción de emisiones.

En este sentido, el Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, prohíbe la instalación de nuevos equipos de gas de tipo atmosférico por razones de seguridad, promueve la utilización de calderas de condensación y concreta las prescripciones de eficiencia energética recogidas en el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación.

Con estas subvenciones, gestionadas por la Dirección General de Industria, se persigue que los ciudadanos eviten los riesgos de mantener en sus hogares instalaciones poco seguras, e impulsar al mismo tiempo políticas de ahorro energético y reducción de contaminantes al medio ambiente.

A las ayudas pueden optar los propietarios de viviendas empadronados en Castilla y León que procedan a renovar sus calderas de calefacción y calentadores de agua individuales con una antigüedad de más de diez años, desde el 1 de septiembre y hasta el próximo 15 de noviembre.

Este periodo de tiempo coincide con el habilitado para cursar la solicitud de la subvención, un trámite que deberá realizar por vía telemática el instalador habilitado, en representación de su cliente.

Cabe destacar que en esta convocatoria se ha simplificado el procedimiento, de manera que bastará la presentación de una declaración responsable –siempre que la legislación lo permita– para acreditar que se ha sustituido una caldera o calentador cumpliendo los requisitos determinados en la orden.

La cuantía individual de la ayuda podrá alcanzar hasta los 500 euros, en función de las características del equipo sustituido. El régimen de concesión es de concurrencia no competitiva y se realizará por orden de presentación de solicitudes, desde que el expediente esté completo.

Castilla y León recibirá 16,4 millones de euros para proyectos de energía limpia en municipios pequeños

Posted on

El real decreto por el que se regula la concesión directa de ayudas para el desarrollo de proyectos singulares de energía limpia en municipios de reto demográfico (Programa DUS 5.000), gestionado por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) y enmarcado en los objetivos de la Componente 2, Inversión 4, del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) fue aprobado el pasado 3 de agosto.

El programa cuenta con un presupuesto inicial de 75 millones de euros procedentes de los fondos europeos, que podrá ser ampliado siempre que exista disponibilidad presupuestaria y hasta que expire su vigencia en noviembre de 2022. Castilla y León será la autonomía más beneficiada del reparto, ya que recibirá 16.417.500 euros, casi el doble que Cataluña, que aparece en segundo lugar con 8.673.750 euros.

El objetivo del programa es incentivar la transición energética y el cambio hacia la movilidad sostenible de los pequeños municipios, que tienen más dificultades para acometer grandes inversiones, mediante proyectos singulares de energía limpia. Así, se subvencionarán proyectos de mejora de la eficiencia energética en edificios e infraestructuras públicas, de fomento de las inversiones verdes (en particular del autoconsumo), o de infraestructuras de recarga e impulso del vehículo eléctrico, entre otros.

El plan está dirigido a ayuntamientos, diputaciones, mancomunidades, consejos insulares, consejos comarcales, cabildos y otras entidades públicas con ámbito de actuación en municipios de hasta 5.000 habitantes y municipios no urbanos de hasta 20.000, en los que sus núcleos de población tengan hasta 5.000 habitantes, que presenten proyectos con una inversión mínima de 40.000 euros.

Las ayudas subvencionarán el 85 por ciento de la inversión y el cien por cien en el caso de que tengan la consideración de «proyectos integrales» por su significativo impacto en la transición energética en el municipio. Se podrán solicitar a partir de los tres meses de la publicación en el BOE del real decreto y durante un periodo de un año, a través de la sede electrónica de IDAE.

Para la distribución de los 75 millones de euros entre las comunidades autónomas y las ciudades de Ceuta y Melilla se han tenido en cuenta dos criterios: el número de municipios de reto demográfico y su población en cada autonomía.

El compromiso con el reto demográfico atiende a datos objetivos. El fenómeno de la despoblación se aprecia a escala municipal y es eminentemente rural: de los 8.131 municipios españoles, tres cuartas partes pierden población. En España hay 6.827 municipios con menos de 5.000 habitantes que concentran a 5,69 millones de personas, el 12 por ciento de la población total española, según datos del censo de 1 de enero de 2020.

En la última década han perdido población ocho de cada diez de estos municipios, de manera que, en conjunto, tienen 410.000 personas menos que hace diez años. En municipios de menos de 1.000 habitantes, el fenómeno es más agudo y la despoblación llega al 86 por ciento.

Para revertir esta tendencia, en el marco del PRTR se pretende impulsar proyectos, actuaciones y estrategias que contribuyan a mejorar la calidad de vida de los habitantes de estos entornos, mejorar sus conexiones y accesibilidad, así como propiciar ecosistemas favorables para la creación de oportunidades laborales que puedan, por tanto, atraer a nueva población.

Al margen de los beneficios medioambientales, la mejora de los servicios y de las instalaciones de estos municipios, así como la activación de inversiones en ahorro y eficiencia energética, pueden llevar asociados beneficios adicionales que hagan más atractiva la residencia en ellos o la instalación de pequeños negocios.

Asimismo, las medidas de movilidad son un vector para la potenciación económica de zonas en riesgo de despoblación al hacerlas más accesibles a núcleos que concentran los servicios públicos, mientras que el hecho de facilitar desplazamientos entre distintos núcleos poblacionales incide de manera positiva en el turismo, especialmente rural o de interior.

Ayudas del EREN para instalaciones de autoconsumo y climatización con renovables en Castilla y León

Posted on

El Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN) pondrá en marcha en los próximos tres meses varias líneas de ayudas por un importe superior a los 38 millones de euros para fomentar la implantación de instalaciones de autoconsumo energético y de almacenamiento detrás del contador, así como para la renovación de sistemas de climatización con renovables.

Estos programas permitirán instalar en Castilla y León hasta 45,1 MW de nueva potencia de generación renovable, tanto para autoconsumo eléctrico como de energía térmica, y una capacidad de almacenamiento de 14,6 MWh.

El fondo, procedente del Estado y que se coordinará desde el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), podrá ampliarse en caso de que la asignación se agote y exista demanda por parte de empresas, particulares, comunidades de vecinos y corporaciones locales.

Sectores beneficiarios
De los programas, tres están dirigidos a favorecer el autoconsumo y almacenamiento en el sector servicios (5,2 millones), a la industria y al sector agroganadero (11,9 millones), así como a incorporar almacenamiento en instalaciones existentes de autoconsumo en los distintos sectores económicos (2,6 millones).

Asimismo, otros tres van dirigidos al sector de la edificación. Entre ellos, se reservan 12,6 millones de euros para autoconsumo y almacenamiento en el sector residencial, el sector público y el tercer sector; y otro más, con 5,7 millones, para climatización y agua caliente sanitaria obtenida con energías renovables en el sector residencial.

A través de estas ayudas se podrá subvencionar la inversión en equipos y materiales; la obra civil; los equipamientos electromecánicos, hidráulicos, de control y auxiliares; los sistemas de gestión y monitorización; y la redacción de proyectos, memorias técnicas y dirección facultativa, entre otras actuaciones.

Cuantía de las ayudas
La intensidad de las ayudas variará en función del beneficiario y del tipo de instalación, siempre teniendo en cuenta los importes que marcarán el máximo de costes subvencionables por potencia instalada para particulares y administraciones públicas.

En el caso de la energía solar fotovoltaica, las ayudas están limitadas a 5 MW por proyecto y cubrirán desde el 15% para una gran empresa, hasta el 45% para una pyme en un sistema pequeño (aquel inferior a 10 kW).

Los particulares podrán beneficiarse de ayudas de hasta un 40% del coste subvencionable en instalaciones individuales y hasta un 50% en autoconsumo colectivo. Por su parte, en el sector público y en el tercer sector las subvenciones pueden alcanzar el 70% de los costes de referencia.

Asimismo, para la concesión de las ayudas se valorará la retirada de cubiertas de amianto y la instalación de marquesinas para optimizar el uso del espacio, reconociéndose una ayuda adicional establecida en las bases reguladoras.

En el caso de la energía eólica (hasta 5 MW por proyecto), la subvención oscilará entre el 20% para la instalación en grandes empresas y el 50% en los sistemas más pequeños para pymes. Además, los particulares podrán beneficiarse de un 50% y las administraciones públicas de hasta el 70%.

En las instalaciones de almacenamiento detrás del contador, que en general serán baterías, las ayudas para las empresas variarán entre el 45% y el 65% dependiendo del tamaño de la organización, mientras que particulares, administraciones y entidades del tercer sector podrán beneficiarse de una ayuda en torno al 70%.

En climatización con renovables, la subvención dependerá de la tecnología empleada, como la biomasa o la geotermia, y será de entre el 40% y el 70% del coste subvencionable, con un máximo por vivienda.

Finalmente, también se reserva una partida para los núcleos urbanos con menos de 5.000 habitantes con el objeto de afrontar el reto demográfico, de tal manera que todos los conceptos anteriores se incrementarán en un 5% adicional.

Con cargo al presupuesto del PRTR
Estas líneas de ayudas al autoconsumo y al almacenamiento de energía producida por renovables se enmarcan dentro de un paquete global aprobado por el Gobierno de España, que movilizará 660 millones ampliables hasta los 1.320 millones.

Los programas, con cargo al presupuesto del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), son las primeras líneas a gran escala a nivel estatal dirigidas específicamente a autoconsumo y almacenamiento.

50.000 de estufas y calderas de biomasa se vendieron durante el año de la pandemia en el sector residencial español

Posted on

400.000 viviendas independientes se calientan con estufas o calderas de biomasa

El año de la pandemia, el año de quedarse en casa primero y de refugiarse en las segundas residencias después, ha batido récords de fabricación e instalación de estufas y calderas de biomasa en los últimos meses.

Solo el parón de la actividad comercial e instaladora durante el segundo trimestre del año ha impedido que en 2020 se superasen las ventas de años anteriores. 

Lo más destacable es que, a pesar de la situación, el sector ha demostrado su capacidad para atender de forma sostenida y sin ningún problema a cientos de miles de familias, empresas, servicios públicos de todo tipo y, en especial, a las más de 900 instalaciones que, según datos del Observatorio de la Biomasa de AVEBIOM, proporcionan calefacción y ACS a centros de salud, hospitales, y residencias geriátricas en toda España. 

Impresionante ritmo de instalación de estufas y calderas en el sector residencial
Instaladores, distribuidores y fabricantes de equipos de biomasa trabajaron sin descanso durante la segunda mitad del año. Esta intensidad ha compensado con creces la práctica total suspensión de actividad ocurrida durante la primavera, de manera que el movimiento económico del sector sólo se ha reducido en un 3,4% con respecto al año 2019 y ha generado un volumen de negocio de 344 millones de euros, cifra que incluye también el suministro de pellet y el mantenimiento de equipos.

En 2020 se instalaron 49.589 estufas y calderas de biomasa de hasta 50 kW de potencia. Con esta aportación, el parque nacional de equipos de calefacción alimentados con biocombustibles sólidos se sitúa en 403.618 unidades. De estos, el 98% están ubicados en viviendas independientes.

La tendencia es muy positiva, aunque en números absolutos todavía estamos lejos de países de nuestro entorno, como Francia, que cuenta con 1,2 millones de estufas y calderas de biomasa funcionando, o Italia con 2,2 millones. Las administraciones públicas francesa e italiana promueven desde hace años el cambio de modelo energético hacia las energías renovables en los sistemas de calefacción de las viviendas.

Todos los equipos de calefacción residencial con biomasa consumieron el año pasado en nuestro país alrededor de 505.000 toneladas de pellet y otros biocombustibles de origen natural y renovable como el hueso de aceituna, procedente de la industria del aceite de oliva, las astillas de madera o las cáscaras de frutos secos.

Un dato relevante es que el pellet consumido durante 2020 para calentar viviendas evitó el consumo equivalente de 254 millones de litros de gasóleo de calefacción, 29 millones de litros más sustituidos en comparación con el año anterior, y con ello se evitaron también las emisiones equivalentes a retirar de la circulación 450.000 coches.

5.000 profesionales se dedican a fabricar, suministrar e instalar y mantener equipos de biomasa con potencia superior a los 50kW
Al cierre de 2020 operaban en España 14.329 calderas industriales de biomasa -las de potencia superior a 50 kW-, proporcionando energía térmica a comunidades de vecinos, edificios públicos, industrias, complejos comerciales y redes de calor. En total, 925 nuevas instalaciones respecto a 2019.

La potencia total instalada de equipos industriales de biomasa se situó en 7.502 MW, que son 402 MW más que el año anterior. Esta potencia garantizó la producción de una cantidad de energía equivalente al consumo de 1.536 millones de litros de gasóleo.

La cifra de negocio en el sector de la generación térmica industrial con biomasa en el año 2020 se incrementó en un 6,1% respecto al año anterior y llegó a los 599 millones de euros. La cadena de valor de la biomasa ligada a este sector creó 262 nuevos empleos hasta llegar a los 4.989 trabajadores directos. 

Ventajas de la biomasa como fuente de energía
La producción de energía térmica con biomasa es un ejemplo de economía circular, en el que se aprovechan astillas de madera, restos de podas, hueso de aceituna, cáscaras de frutos secos u otros subproductos de origen biológico. Además, al sustituir a otras formas de energía basadas en combustibles fósiles, el uso de estas biomasas evita las nocivas emisiones que afectan al cambio climático.

En concreto, en España la biomasa evitó en 2020 la emisión de más de 4 millones de toneladas de CO2, lo que equivaldría a retirar de la circulación 2,7 millones de turismos.

La biomasa es, hoy en día, la principal fuente de energía renovable para calefacción en Europa con una cuota del 85%; tendencia que se mantendrá al menos en el medio plazo.

Se produce de forma local y es renovable, gracias a la fotosíntesis de las plantas. Se obtiene mediante gestión forestal sostenible, lo que mejora el estado general de los bosques en toda Europa.

Su uso como fuente de calefacción renovable reduce el uso de combustibles fósiles y sus nocivas emisiones a la atmósfera que aceleran el cambio climático.

La Junta prevé la instalación de dos gigavatios eólicos y otros dos de energía fotovoltaica en la Comunidad hasta el final de la legislatura

Posted on

La Comunidad produjo el 56,46 % de electricidad renovable de todo el país en 2020

La Junta de Castilla y León prevé un incremento de la potencia de energías renovables ligeramente superior a los 4.000 megavatios. El compromiso de instalación de energías limpias para esta legislatura fija un crecimiento de la energía fotovoltaica de 2.000 megavatios, pasando de los 5.600 MW instalados en 2019 a 7.600 MW en 2023; y otros tantos en la instalación de potencia eólica, pasando de la potencia en 2019 de 500 MW a los 2.500 en 2023. Asimismo se preveía un incremento en la potencia eléctrica de biomasa forestal de 50 MW que en estos momentos ya están instalados, en concreto, con la puesta en funcionamiento de una planta de producción eléctrica en Cubillos del Sil (León).

En la actualidad se ha avanzado en este incremento de la potencia eléctrica renovable, siendo en estos momentos 6.289 MW los instalados de potencia eléctrica eólica y 883 MW la potencia instalada de solar fotovoltaica.

Autoconsumo fotovoltaico
Por otra parte, la Consejería de Economía y Hacienda está impulsando el desarrollo del autoconsumo fotovoltaico. En lo que va de 2021, la Comunidad ha instalado 21 MW de potencia fotovoltaica de autoconsumo. Esta cifra, pequeña en comparación con las otras renovables, supone sin embargo triplicar la instalación de paneles solares para producción eléctrica en casa particulares respecto de 2020.

Este incremento en la instalación de potencia eléctrica apunta a la importancia de un sector con un enorme potencial en la Comunidad. La Consejería de Economía y Hacienda está impulsando dos grupos de trabajo en la Mesa de Autoconsumo para analizar los aspectos fiscales y las bonificaciones asociadas a las inversiones en estas instalaciones, así como la formación técnica de los instaladores. Asimismo, en el último año se ha trabajado con los grupos de comunicación, normativa eléctrica y municipios, analizando cuestiones vinculadas con la tramitación administrativa desde el punto de vista medio ambiental, urbanístico, eléctrico y de seguridad industrial.

Aumento de producción eléctrica en 2020
La producción bruta de energía eléctrica en Castilla y León experimentó un destacado incremento del 13,88 % en 2020, año de especial incidencia de la pandemia causada por el COVID-19. Este aumento destaca frente al descenso de producción bruta eléctrica a nivel nacional, que desciende un 3,34 %. El incremento de la producción de electricidad de la Comunidad se debe entre otras causas a una destacada presencia de producción de energías renovables en la Comunidad, cuyo peso ha hecho que más del 56 % de la producción de renovables en España corresponda a Castilla y León con su aportación de energía a través de la gran hidráulica, con el 25,26 % de la producción nacional; eólica, en la que la Comunidad es líder en potencia instalada de toda España, con casi el 23 % del total nacional; y de una aportación creciente al sistema eléctrico de la fotovoltaica que ha sumado el 7,29 % de la producción del Estado.

Asimismo, el consumo eléctrico durante la pandemia se ha incrementado un 3 % en los hogares, que pasa de los 2,9 millones de MWh en 2019 a los 3 millones de MWh de 2020, como consecuencia de los periodos de confinamiento a los que hay que sumar la actividad relacionada con el teletrabajo. Por el contrario el consumo eléctrico de uso industrial y servicios descendió un 8,5 % debido a las mismas causas. Como consecuencia el consumo total eléctrico de Castilla y León descendió, en el periodo indicado, un 5,8 % descenso muy similar al que se produce en España que desciende un 5,1 %.

Nueva Estrategia Energética 2021-2030
La Consejería de Economía y Hacienda está redactando la Nueva Estrategia de Eficiencia Energética de Castilla y León 2021-2030. Los trabajos están muy avanzados en el Ente Regional de la Energía (EREN) en total consonancia Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC). La tramitación de esta nueva estrategia de Castilla y León se realizará en el segundo semestre de este año.

Las principales directrices de esta nueva estrategia de Comunidad están en consonancia con los criterios del PNIEC, y a su vez con las directrices de la Unión Europea en el horizonte de 2030 en desarrollo de renovables y reducción de emisiones de efecto invernadero. Así el PNIEC, establece que los objetivos a alcanzar en una década son: llegar a un 23 % de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990; alcanzar un 42 % de renovables en el uso final de la energía, cifra que duplica el 20 % del año 2020; llegar a un 39,5 % de mejora de eficiencia energética en la próxima década y contar con un 74 % de presencia de energías renovables en el sector eléctrico, en coherencia con una trayectoria hacia un sector eléctrico 100 % renovable en 2050.