carbón

El 85% del carbón utilizado en las centrales térmicas es de importación

Posted on

central carbón

La mayor parte del carbón utilizado -más del 85% según la patronal Carbunión– en las centrales térmicas es de importación, lo que deja una pequeño porcentaje, cada vez más testimonial, al carbón autóctono. Y ello, a pesar de que la generación de energía eléctrica con carbón creció en 2017 el 3,1% en España con respecto al año anterior. Según datos de Red Eléctrica, el pasado año el 17,4% de la electricidad total se produjo con mineral, lo que colocó a las centrales térmicas como la tercera fuente de generación, por detrás de la nuclear (22,6%) y la eólica (19,2%).

Son 83 los municipios de Castilla y León en donde se concentra la actividad extractiva, fundamentalmente en las provincias de León y Palencia. Estas localidades agrupan a más de 110.000 habitantes, cerca del 4,5% de la población de la comunidad.

Estos núcleos rurales presentan una baja densidad demográfica –12 habitantes por kilómetro cuadrado frente a la ya de por sí baja de 26 de la media autonómica– y más de la mitad de esas localidades tienen menos de 500 habitantes. Además, en la última década han perdido el 11% de su población, porcentaje mucho más acusado que el de la comunidad –un 1,5%–, índice provocado por la emigración y el envejecimiento de la población.

Desde la Decisión 2010/787/UE, que solo permite la supervivencia de la minería competitiva a partir de 2019, la región ha pasado de tener 17 explotaciones activas, que generaban unos 2.000 puestos de trabajo directos, a cuatro minas en la actualidad, que emplean a menos de 400 personas.

Anuncios

Castilla y León, Asturias y Aragón impulsarán de manera conjunta la reconversión minera

Posted on

Las tres comunidades acuerdan la constitución de una multirregión piloto para impulsar estrategias comunes de transición en las comarcas mineras

central carbon

Las tres comunidades autónomas implicadas -Castilla y León, Asturias y Aragón- han alcanzado este compromiso en la reunión de los grupos de trabajo de la Plataforma de Regiones de Minería de Carbón celebrada en Bruselas. La pasada semana se reunieron los dos grupos de trabajo centrados en la economía postcarbón y la transformación estructural y la ecoinnovación y las tecnologías avanzadas del carbón, así como una sesión de alto nivel en el Parlamento Europeo sobre financiación e inversiones en estas regiones mineras.

Las tres comunidades solicitarán ahora autorización para crear este espacio al Gobierno de España, que debe dar el visto bueno a la iniciativa, y propondrán también su nominación como equipo-país, con el objetivo de trabajar de forma conjunta para la presentación ante la plataforma de proyectos y acciones de carácter tecnológico, energético e industrial que generen actividad alternativa y empleo en estas zonas.

Las tres comunidades suscribieron el pasado 19 de febrero una declaración conjunta en la que reclaman una transición energética responsable. Piden, además, un Pacto de Estado por la Energía que establezca un objetivo de mix energético y de generación eléctrica de futuro.

En esta declaración se reitera la necesidad de llevar a cabo una transición equilibrada, que sea sostenible económica, medioambiental, social y técnicamente y evite desequilibrios entre comarcas y con otras regiones europeas. Así, aboga por una transformación del modelo socioeconómico progresiva y adaptada a las características propias de cada territorio, sin la imposición de límites temporales. También se defiende el mantenimiento de la minería competitiva en estas comarcas.

La Plataforma de las Regiones de Minería de Carbón en Transición, creada el 11 de diciembre en Estrasburgo, está integrada por 41 regiones de 12 estados y tiene por objeto la promoción de proyectos y estrategias a largo plazo que garanticen un proceso de transición armónico en regiones intensivas en carbón y generación de energía térmica.

Castilla y León mantiene su apuesta por el carbón ante la Plataforma de las Regiones Carboneras en Transición de la Unión Europea

Posted on

carbon

La representante de la Comisión Europea, Ana Colucci, presentó el pasado 16 de febrero la Plataforma de Regiones Carboneras en Transición -un instrumento cuyo objetivo es facilitar el paso hacia otros modelos productivos y la diversificación económica de las 41 regiones mineras de carbón de la UE-, que se ocupará, con la participación de todas las regiones implicadas, de crear diferentes estrategias para una descarbonización con el objetivo de que el carbón sea “competitivo”.

El objetivo es el de agilizar la aplicación de medidas que tiendan a diseñar la transición hacia una energía más sostenible de las cuatro regiones mineras españolas: Asturias, Castilla y León, Aragón y Castilla-La Mancha.

A la reunión asistió la consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo acompañada de la comisionada del Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros de Castilla y León, Ana Luisa Durán, entre otros responsables de las diferentes comunidades autónomas afectadas, como el director general de Energía y Minas del Gobierno de Aragón, Alfonso Gómez, el consejero de Empleo, Industria y Turismo de Asturias, Isaac Pola y el director general de Industria, Energía y Minería de Castilla-La Mancha, José Luis Cabezas, así como la directora general de Política Energética y Minas del Ministerio de Energía, María Teresa Baquedano.

La representante de la Comisión Europea, Ana Colucci, recalcó que esta comisión no funcionará con fondos propios adicionales, por lo que el primer objetivo sería el de “maximizar los fondos que ya existen”, esto es, los fondos de los que disponga cada región.

Por su parte, la consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo, recordó que desde su consejería ya se han aportado fondos, al tiempo que señaló que ya ha solicitado a la Unión Europea que haga una aportación económica para poder llevar a cabo una transición “justa y equilibrada”.

“He reclamado que, si puede ser en este periodo, haya fondos competitivos para estas energías, esa descarbonización y esa transición”, aseguró Pilar del Olmo, para después añadir: “Sin dinero es muy difícil hacer una transición justa y equilibrada”.

La consejera recordó como elemento fundamental y definitorio la concentración de la industria del carbón en regiones muy localizadas y lamentó que la transición, a su juicio, “agresiva, de reducción de empleo y consecuencias socioeconómicas” que se ha implementado hasta el momento, ha generado una considerable reducción de su población. “Nosotros queremos que siga existiendo el carbón”, concluyó.

Por último, la comisionada del Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros de Castilla y León, Ana Luisa Durán, se mostró a favor de una transición hacia un “carbón limpio”, estrategia que calificó como una “nueva oportunidad”.

Ricardo González Mantero (Director General de Energía y Minas de la Junta de Castilla y León): “Nuestro objetivo es mantener una cuota superior al 20% de la potencia eólica instalada en España”

Posted on

Entrevista con
Ricardo González Mantero
Director general de Energía y Minas de la Junta de Castilla y León

Ricardo González Mantero, director general de Energía y Minas de la Junta de Castilla y León, y  director también del Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN), analiza en esta entrevista con www.energiacastillayleon.com la actualidad del sector, de las renovables al futuro del carbón.

Las últimas subastas de renovables del Ministerio han abierto muchas expectativas para atraer nuevas inversiones de parques eólicos y plantas fotovoltaicas en varias regiones, entre ellas Castilla y León ¿Qué perspectivas tiene la región ante los nuevos proyectos previstos?

En cuanto a parques eólicos, y de acuerdo a lo que nos trasladan los promotores de Castilla y León, se tiene conocimiento de que al menos 600 MW de nueva potencia en esta Comunidad han resultado casados en las subastas, y se encuentran avanzando a buen ritmo en sus tramitaciones pendientes, para poder cumplir con los estrictos plazos establecidos en estas subastas. Adicionalmente a esta potencia, y dado que el procedimiento fijado para estas subastas aún no ha obligado a identificar los proyectos concretos que se van a construir, podría darse el caso de que promociones avanzadas en tramitación en esta Comunidad, pero cuyos promotores no han conseguido tener potencia casada, puedan incorporarse, de llegar a los acuerdos correspondientes, entre los proyectos que se identifiquen para su construcción.

En el caso de la fotovoltaica, será preciso esperar a la identificación de proyectos para saber cuánta potencia corresponde a esta Comunidad. Si bien sí se tiene conocimiento de algunos proyectos de gran tamaño cuyos promotores nos han manifestado su interés en avanzar, independientemente de que lo hagan o no dentro de los procedimientos de esta última subasta.

Desde los promotores eólicos de la región, APECYL, se ha reiterado la necesidad de facilitar la llegada de parques y de un trato similar al de otras comunidades muy activas como por ejemplo Aragón ¿Va a tomar alguna medida la administración regional para lograrlo y el marco actual se mantendrá?

Esta Comunidad siempre se ha volcado en facilitar al máximo, dentro de la normativa vigente, el aprovechamiento de los recursos autóctonos, y dentro de ellos, los renovables. De ahí que Castilla y León sea la primera Comunidad en España en eólica o hidráulica. Nuestro objetivo es preservar ese primer lugar y mantener nuestra cuota superior al 20% de la potencia eólica instalada en España, ya que se dispone de recurso eólico, capacidad de conexión a red y territorio adecuado para ello.

Otro tema de gran interés, sobre todo para las zonas del norte de la comunidad, es el futuro del carbón y las centrales térmicas. La Junta de Castilla y León ha defendido unos cupos para el carbón autóctono ¿Qué opciones hay para salvar las reticencias de la Unión Europea? ¿Hay un futuro viable para las centrales térmicas de la comunidad a medio plazo o dependerá solo de las decisiones de las empresas propietarias?

Castilla y León considera que mantener un cierto volumen de producción de carbón autóctono competitivo, que a su vez permita que la generación térmica con carbón autóctono tenga una cuota de al menos el 4% en el mix de generación español, es un objetivo estratégico para España, ya que permite asegurar nuestra capacidad de autoabastecimiento de materias primas fósiles ante cualquier acontecimiento geoestratégico que pudiera requerir incrementar esa producción. Para ello, se requieren fundamentalmente dos cosas: tener minería competitiva en el contexto actual de precio del carbón en los mercados internacionales, y esto lo tenemos sin duda; y que las centrales térmicas se vayan adecuando a los nuevos requisitos medioambientales en cuanto a emisiones.

Estimamos que los grupos térmicos que cuentan con instalación de desulfuración deben acometer las inversiones necesarias para poder continuar operativos como respaldo de las renovables hasta al menos el año 2030. Y para ello nuestra propuesta es el establecimiento de un despacho preferente para el carbón nacional, con obligación de servicio público para las empresas eléctricas, sujeto a la compensación correspondiente. Por ello, defendemos que la nueva Directiva y Reglamento de mercado interior de la electricidad continúen contemplando el despacho preferente, y no impidan los pagos por capacidad a las centrales de carbón, al menos hasta el año 2030.

La eficiencia y el ahorro energético han sido uno de los ejes del EREN en su estrategia actual y de cara al futuro ¿conseguirlo no solo es un compromiso de la administración, sino también de las empresas e industrias de la región para reducir las emisiones de CO2  para ser también más competitivos en costes?

Sin duda, de ahí la Estrategia de Eficiencia Energética de Castilla y León 2020, que con el mejor aprovechamiento de los fondos europeos disponible, está facilitando la inversión de las empresas tanto en actuaciones de ahorro energético, como en la implantación de energías renovables competitivas, que permitan la reducción de los costes energéticos. Esperamos que las mejoras en la próxima convocatoria para 2018 de ayudas de ahorro energético para empresas, tanto en cuestiones de edificación (incluidos locales comerciales) como de proceso industrial, junto a la nueva convocatoria para empresas de ayudas en energías renovables para 2018, provoquen el efecto deseado de mejora de la competitividad de nuestro tejido empresarial. Creemos que el autoconsumo con fotovoltaica en instalaciones industriales debe despegar a partir de esta convocatoria de ayudas.

Tanto a nivel particular como a nivel empresarial como en el mundo agrícola y ganadero, ¿cómo se está trabajando en el apoyo al desarrollo del autoconsumo en la región?

Castilla y León, a través del EREN, ha sido parte fundamental en la iniciativa de EnerAgen (Asociación Española de Agencias de Gestión Energética) de apoyar el autoconsumo, mediante la plataforma web Autoconsumo al Detalle. El objetivo de esta herramienta es dar a conocer que el autoconsumo es posible, es legal y es rentable con la actual legislación, el RD 900/2015, y facilita información técnica para el adecuado dimensionamiento de las instalaciones. Además, desde 2018 el autoconsumo con fotovoltaica estará cubierta por las convocatorias públicas de ayudas para energías renovables. Adicionalmente, el convenio firmado entre Cylsolar, UNEF y el EREN perseguirá dar la máxima difusión en la Comunidad a las posibilidades del autoconsumo mediante energía solar fotovoltaica.

Este año ha resultado complicado en cuanto a incendios en la región ¿El desarrollo de sector de la biomasa, con importantes proyectos en marcha como el de Forestalia en Cubillas del Sil, deben ser una pieza clave en una estrategia forestal integral?

Por supuesto, la utilización ordenada de biomasa forestal y agrícola en grandes proyectos de generación eléctrica es uno de los objetivos del Plan de la Bioenergía de Castilla y León. El proyecto de Forestalia en El Bierzo supone un paso más y muy importante en estos objetivos, uniéndose a los proyectos ya operativos de Acciona y EREN en Briviesca, o de Gestamp y Somacyl en Garray. Pero la utilización de la biomasa forestal no se circunscribe a estos proyectos de generación eléctrica, sometidos a una compleja regulación, sino que va mucho más allá, teniendo grandes posibilidades como competencia directa de los combustibles fósiles en usos estrictamente térmicos, como la calefacción, a través de calderas  o estufas individuales, calderas colectivas en comunidades de vecinos o redes de calor.

Castilla y León y Asturias insisten ante el Ministerio de Energía para lograr un cupo para el carbón nacional en las térmicas

Posted on

carbón

Castilla y León y Asturias, las dos principales regiones productoras de carbón nacional, siguen insistiendo ante el Ministerio de Energía para conseguir un trato más favorable al carbón nacional en las centrales térmicas. Y conseguir con ello el mantenimiento del empleo en las comarcas mineras, cuyas empresas están llegando al límite de la viabilidad en muchos casos.

Sin embargo, desde el Ministerio destacan que la diferenciación entre carbón “autóctono” y carbón “importada” podría dar problemas serios ante la Comisión Europea. Según ha declarado el ministro de Energía Álvaro Nadal recientemente, lo importante será mantener el peso del carbón en el mix energético español, sobre todo en ellos como el actual en el que la energía de origen hidráulico ha caído más de un 50% en producción.

Unas declaraciones que no satisfacen a las dos principales regiones afectadas por la crisis del carbón, ni a nivel institucional ni empresarial ni sindical.

Desde el Ministerio se ha insistido en los últimos meses en que están negociando con las empresas propietarias de las centrales térmicas, con Endesa a la cabeza, para lograr que mantengan abiertas aquellas centrales que cuentan con las instalaciones medioambientales necesarias para hacerlo tras las inversiones realizadas en desulfatadoras desde el 2008. Hay que recordar que a partir del 2020 la Unión Europea ha establecido límites muy estrictos a las emisiones de SO2, NOx y partículas para este tipo de instalaciones.

El propio presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha solicitado públicamente al Ministerio de Energía que se reserve un hueco térmico del 4% para el mineral de origen español. El carbón de las cuencas leonesas y palentinas cuenta con una potencia calorífica media de 5.50 termias por toneladas. Hay que tener en cuenta que las centrales térmicas en funcionamiento a día de hoy en Castilla y León podrían demandar una media superior al millón de toneladas de carbón para su funcionamiento, con todo lo que ello conlleva para el empleo en sus diferentes eslabones, desde la extracción hasta el transporte y las propias centrales térmicas.

La producción de carbón en Castilla y León apenas supone el 10% del total español

Posted on

mina carbón

El uso de la energía con carbón ha tenido uno de los mejores inicios de año en España de los últimos años pero que no ha beneficiado en nada al sector del carbón de Castilla y León ni a sus empresas. Al igual que ha ocurrido en el 2016 cuando la producción de carbón español ha caído en picado un 43% hasta los 1,74 millones de toneladas.

De esta cantidad, las minas de la región, concentradas en León y Palencia, solo aportaron unas 170.000 toneladas. De esta forma el carbón de las cuencas de la región aporta ya menos del 10% del carbón producido en toda España. Muy lejos quedan las cifras cercanas a los 5 millones de toneladas que salían de las empresas de carbón de la comunidad en los primeros años del siglo XXI.

Mientras, las importaciones de carbón de terceros países siguen acaparando todo el protagonismo de las centrales hasta sumar 14,6 millones de toneladas, aunque con un descenso del 23% y de más de 8 millones de toneladas en relación al año anterior. Países como Rusia, Indonesia, Colombia o, en el futuro, Alemania, han tomado la delantera al carbón castellano leonés o asturiano a marchas forzadas. El propio Ministerio de Industria se ha mostrado muy favorable a la importación de carbón de otros países como Alemania para mantener estabilidad en los precios de la electricidad.

Durante el primer trimestre del 2017, debido a las condiciones climatológicas de menos lluvias y viento, el carbón se ha convertido en la segunda energía española de mayor producción con más del 16% del total de energía producida, solo por detrás de la energía de origen nuclear, según los últimos datos de Red Eléctrica de España. Una circunstancia que debería ser positiva para las empresas mineras de Palencia y León, pero que, vistos los antecedentes de importaciones de carbón a bajo precio, no parecen serlo.

Ilustración: J.C. Florentino

Castilla y León pierde protagonismo frente a Aragón y Asturias en la producción de carbón

Posted on

carbón

El carbón sigue siendo una de las energías punteras en cuanto a producción en Castilla y León con casi un tercio del total, solo superada por la energía de origen eólico. Sin embargo, la procedencia del carbón ha cambiado de forma radical de dueños y procedencia.

La producción minera de carbón cayó un 65,3% durante el pasado año, sin poder competir con los precios y eficiencia del carbón importado para las grandes centrales térmicas de León y Palencia.

Los datos recogidos en la memoria del Ente Regional de Energía (EREN) de Castilla y León son demoledores: la producción regional cayó desde los 1,04 millones de toneladas en 2014 a las 362.565 toneladas del 2015. La caída fue más fuerte en antracita que en hulla.

Castilla y León ya solo produce el 26% de la hulla que se produce en España y el 18% de la antracita. Aragón y Asturias comparten en liderazgo español con más de un millón de toneladas cada una. Castilla-La Mancha es la cuarta región productora, pero con cifras muy bajas.

La clave de esta pérdida de protagonismo del carbón castellano-leonés la encontramos en Bruselas, pero también a miles de kilómetros de distancia. La falta de incentivos a la compra de carbón nacional ha provocado las importaciones masivas de carbón a bajos precios y más eficiente desde países como Rusia, Indonesia o Colombia. La compra de carbón nacional en las centrales termoeléctricas bajó un 41,7% en el 2015, mientras que las importaciones de otros países aumentaron un 96%.

Este panorama ha desembocado en una gran pérdida de empleo (del 54% desde 2011 según UGT), de las empresas del sector y de las ayudas a la producción, con la consiguiente pérdida de actividad comercial y renta en las comarcas mineras.