carbón

Ricardo González Mantero (Director General de Energía y Minas de la Junta de Castilla y León): “Nuestro objetivo es mantener una cuota superior al 20% de la potencia eólica instalada en España”

Posted on

Entrevista con
Ricardo González Mantero
Director general de Energía y Minas de la Junta de Castilla y León

Ricardo González Mantero, director general de Energía y Minas de la Junta de Castilla y León, y  director también del Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN), analiza en esta entrevista con www.energiacastillayleon.com la actualidad del sector, de las renovables al futuro del carbón.

Las últimas subastas de renovables del Ministerio han abierto muchas expectativas para atraer nuevas inversiones de parques eólicos y plantas fotovoltaicas en varias regiones, entre ellas Castilla y León ¿Qué perspectivas tiene la región ante los nuevos proyectos previstos?

En cuanto a parques eólicos, y de acuerdo a lo que nos trasladan los promotores de Castilla y León, se tiene conocimiento de que al menos 600 MW de nueva potencia en esta Comunidad han resultado casados en las subastas, y se encuentran avanzando a buen ritmo en sus tramitaciones pendientes, para poder cumplir con los estrictos plazos establecidos en estas subastas. Adicionalmente a esta potencia, y dado que el procedimiento fijado para estas subastas aún no ha obligado a identificar los proyectos concretos que se van a construir, podría darse el caso de que promociones avanzadas en tramitación en esta Comunidad, pero cuyos promotores no han conseguido tener potencia casada, puedan incorporarse, de llegar a los acuerdos correspondientes, entre los proyectos que se identifiquen para su construcción.

En el caso de la fotovoltaica, será preciso esperar a la identificación de proyectos para saber cuánta potencia corresponde a esta Comunidad. Si bien sí se tiene conocimiento de algunos proyectos de gran tamaño cuyos promotores nos han manifestado su interés en avanzar, independientemente de que lo hagan o no dentro de los procedimientos de esta última subasta.

Desde los promotores eólicos de la región, APECYL, se ha reiterado la necesidad de facilitar la llegada de parques y de un trato similar al de otras comunidades muy activas como por ejemplo Aragón ¿Va a tomar alguna medida la administración regional para lograrlo y el marco actual se mantendrá?

Esta Comunidad siempre se ha volcado en facilitar al máximo, dentro de la normativa vigente, el aprovechamiento de los recursos autóctonos, y dentro de ellos, los renovables. De ahí que Castilla y León sea la primera Comunidad en España en eólica o hidráulica. Nuestro objetivo es preservar ese primer lugar y mantener nuestra cuota superior al 20% de la potencia eólica instalada en España, ya que se dispone de recurso eólico, capacidad de conexión a red y territorio adecuado para ello.

Otro tema de gran interés, sobre todo para las zonas del norte de la comunidad, es el futuro del carbón y las centrales térmicas. La Junta de Castilla y León ha defendido unos cupos para el carbón autóctono ¿Qué opciones hay para salvar las reticencias de la Unión Europea? ¿Hay un futuro viable para las centrales térmicas de la comunidad a medio plazo o dependerá solo de las decisiones de las empresas propietarias?

Castilla y León considera que mantener un cierto volumen de producción de carbón autóctono competitivo, que a su vez permita que la generación térmica con carbón autóctono tenga una cuota de al menos el 4% en el mix de generación español, es un objetivo estratégico para España, ya que permite asegurar nuestra capacidad de autoabastecimiento de materias primas fósiles ante cualquier acontecimiento geoestratégico que pudiera requerir incrementar esa producción. Para ello, se requieren fundamentalmente dos cosas: tener minería competitiva en el contexto actual de precio del carbón en los mercados internacionales, y esto lo tenemos sin duda; y que las centrales térmicas se vayan adecuando a los nuevos requisitos medioambientales en cuanto a emisiones.

Estimamos que los grupos térmicos que cuentan con instalación de desulfuración deben acometer las inversiones necesarias para poder continuar operativos como respaldo de las renovables hasta al menos el año 2030. Y para ello nuestra propuesta es el establecimiento de un despacho preferente para el carbón nacional, con obligación de servicio público para las empresas eléctricas, sujeto a la compensación correspondiente. Por ello, defendemos que la nueva Directiva y Reglamento de mercado interior de la electricidad continúen contemplando el despacho preferente, y no impidan los pagos por capacidad a las centrales de carbón, al menos hasta el año 2030.

La eficiencia y el ahorro energético han sido uno de los ejes del EREN en su estrategia actual y de cara al futuro ¿conseguirlo no solo es un compromiso de la administración, sino también de las empresas e industrias de la región para reducir las emisiones de CO2  para ser también más competitivos en costes?

Sin duda, de ahí la Estrategia de Eficiencia Energética de Castilla y León 2020, que con el mejor aprovechamiento de los fondos europeos disponible, está facilitando la inversión de las empresas tanto en actuaciones de ahorro energético, como en la implantación de energías renovables competitivas, que permitan la reducción de los costes energéticos. Esperamos que las mejoras en la próxima convocatoria para 2018 de ayudas de ahorro energético para empresas, tanto en cuestiones de edificación (incluidos locales comerciales) como de proceso industrial, junto a la nueva convocatoria para empresas de ayudas en energías renovables para 2018, provoquen el efecto deseado de mejora de la competitividad de nuestro tejido empresarial. Creemos que el autoconsumo con fotovoltaica en instalaciones industriales debe despegar a partir de esta convocatoria de ayudas.

Tanto a nivel particular como a nivel empresarial como en el mundo agrícola y ganadero, ¿cómo se está trabajando en el apoyo al desarrollo del autoconsumo en la región?

Castilla y León, a través del EREN, ha sido parte fundamental en la iniciativa de EnerAgen (Asociación Española de Agencias de Gestión Energética) de apoyar el autoconsumo, mediante la plataforma web Autoconsumo al Detalle. El objetivo de esta herramienta es dar a conocer que el autoconsumo es posible, es legal y es rentable con la actual legislación, el RD 900/2015, y facilita información técnica para el adecuado dimensionamiento de las instalaciones. Además, desde 2018 el autoconsumo con fotovoltaica estará cubierta por las convocatorias públicas de ayudas para energías renovables. Adicionalmente, el convenio firmado entre Cylsolar, UNEF y el EREN perseguirá dar la máxima difusión en la Comunidad a las posibilidades del autoconsumo mediante energía solar fotovoltaica.

Este año ha resultado complicado en cuanto a incendios en la región ¿El desarrollo de sector de la biomasa, con importantes proyectos en marcha como el de Forestalia en Cubillas del Sil, deben ser una pieza clave en una estrategia forestal integral?

Por supuesto, la utilización ordenada de biomasa forestal y agrícola en grandes proyectos de generación eléctrica es uno de los objetivos del Plan de la Bioenergía de Castilla y León. El proyecto de Forestalia en El Bierzo supone un paso más y muy importante en estos objetivos, uniéndose a los proyectos ya operativos de Acciona y EREN en Briviesca, o de Gestamp y Somacyl en Garray. Pero la utilización de la biomasa forestal no se circunscribe a estos proyectos de generación eléctrica, sometidos a una compleja regulación, sino que va mucho más allá, teniendo grandes posibilidades como competencia directa de los combustibles fósiles en usos estrictamente térmicos, como la calefacción, a través de calderas  o estufas individuales, calderas colectivas en comunidades de vecinos o redes de calor.

Anuncios

Castilla y León y Asturias insisten ante el Ministerio de Energía para lograr un cupo para el carbón nacional en las térmicas

Posted on

carbón

Castilla y León y Asturias, las dos principales regiones productoras de carbón nacional, siguen insistiendo ante el Ministerio de Energía para conseguir un trato más favorable al carbón nacional en las centrales térmicas. Y conseguir con ello el mantenimiento del empleo en las comarcas mineras, cuyas empresas están llegando al límite de la viabilidad en muchos casos.

Sin embargo, desde el Ministerio destacan que la diferenciación entre carbón “autóctono” y carbón “importada” podría dar problemas serios ante la Comisión Europea. Según ha declarado el ministro de Energía Álvaro Nadal recientemente, lo importante será mantener el peso del carbón en el mix energético español, sobre todo en ellos como el actual en el que la energía de origen hidráulico ha caído más de un 50% en producción.

Unas declaraciones que no satisfacen a las dos principales regiones afectadas por la crisis del carbón, ni a nivel institucional ni empresarial ni sindical.

Desde el Ministerio se ha insistido en los últimos meses en que están negociando con las empresas propietarias de las centrales térmicas, con Endesa a la cabeza, para lograr que mantengan abiertas aquellas centrales que cuentan con las instalaciones medioambientales necesarias para hacerlo tras las inversiones realizadas en desulfatadoras desde el 2008. Hay que recordar que a partir del 2020 la Unión Europea ha establecido límites muy estrictos a las emisiones de SO2, NOx y partículas para este tipo de instalaciones.

El propio presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha solicitado públicamente al Ministerio de Energía que se reserve un hueco térmico del 4% para el mineral de origen español. El carbón de las cuencas leonesas y palentinas cuenta con una potencia calorífica media de 5.50 termias por toneladas. Hay que tener en cuenta que las centrales térmicas en funcionamiento a día de hoy en Castilla y León podrían demandar una media superior al millón de toneladas de carbón para su funcionamiento, con todo lo que ello conlleva para el empleo en sus diferentes eslabones, desde la extracción hasta el transporte y las propias centrales térmicas.

La producción de carbón en Castilla y León apenas supone el 10% del total español

Posted on

mina carbón

El uso de la energía con carbón ha tenido uno de los mejores inicios de año en España de los últimos años pero que no ha beneficiado en nada al sector del carbón de Castilla y León ni a sus empresas. Al igual que ha ocurrido en el 2016 cuando la producción de carbón español ha caído en picado un 43% hasta los 1,74 millones de toneladas.

De esta cantidad, las minas de la región, concentradas en León y Palencia, solo aportaron unas 170.000 toneladas. De esta forma el carbón de las cuencas de la región aporta ya menos del 10% del carbón producido en toda España. Muy lejos quedan las cifras cercanas a los 5 millones de toneladas que salían de las empresas de carbón de la comunidad en los primeros años del siglo XXI.

Mientras, las importaciones de carbón de terceros países siguen acaparando todo el protagonismo de las centrales hasta sumar 14,6 millones de toneladas, aunque con un descenso del 23% y de más de 8 millones de toneladas en relación al año anterior. Países como Rusia, Indonesia, Colombia o, en el futuro, Alemania, han tomado la delantera al carbón castellano leonés o asturiano a marchas forzadas. El propio Ministerio de Industria se ha mostrado muy favorable a la importación de carbón de otros países como Alemania para mantener estabilidad en los precios de la electricidad.

Durante el primer trimestre del 2017, debido a las condiciones climatológicas de menos lluvias y viento, el carbón se ha convertido en la segunda energía española de mayor producción con más del 16% del total de energía producida, solo por detrás de la energía de origen nuclear, según los últimos datos de Red Eléctrica de España. Una circunstancia que debería ser positiva para las empresas mineras de Palencia y León, pero que, vistos los antecedentes de importaciones de carbón a bajo precio, no parecen serlo.

Ilustración: J.C. Florentino

Castilla y León pierde protagonismo frente a Aragón y Asturias en la producción de carbón

Posted on

carbón

El carbón sigue siendo una de las energías punteras en cuanto a producción en Castilla y León con casi un tercio del total, solo superada por la energía de origen eólico. Sin embargo, la procedencia del carbón ha cambiado de forma radical de dueños y procedencia.

La producción minera de carbón cayó un 65,3% durante el pasado año, sin poder competir con los precios y eficiencia del carbón importado para las grandes centrales térmicas de León y Palencia.

Los datos recogidos en la memoria del Ente Regional de Energía (EREN) de Castilla y León son demoledores: la producción regional cayó desde los 1,04 millones de toneladas en 2014 a las 362.565 toneladas del 2015. La caída fue más fuerte en antracita que en hulla.

Castilla y León ya solo produce el 26% de la hulla que se produce en España y el 18% de la antracita. Aragón y Asturias comparten en liderazgo español con más de un millón de toneladas cada una. Castilla-La Mancha es la cuarta región productora, pero con cifras muy bajas.

La clave de esta pérdida de protagonismo del carbón castellano-leonés la encontramos en Bruselas, pero también a miles de kilómetros de distancia. La falta de incentivos a la compra de carbón nacional ha provocado las importaciones masivas de carbón a bajos precios y más eficiente desde países como Rusia, Indonesia o Colombia. La compra de carbón nacional en las centrales termoeléctricas bajó un 41,7% en el 2015, mientras que las importaciones de otros países aumentaron un 96%.

Este panorama ha desembocado en una gran pérdida de empleo (del 54% desde 2011 según UGT), de las empresas del sector y de las ayudas a la producción, con la consiguiente pérdida de actividad comercial y renta en las comarcas mineras.

“La aplicación del beneficio fiscal para el carbón europeo propuesta supondría una mejora sustancial para la competitividad del carbón de León y Palencia respecto al importado”

Posted on

director general energia castilla y leon

Entrevista con
Ricardo González Mantero, Director general de Energía y Minas
Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León

¿Qué posibilidades reales tendría la aplicación del “céntimo verde” para los minerales como el carbón en la Unión Europea según ha sido trasladado recientemente a la Comisión Europea y que anteriormente siempre parecía contar con la negativa comunitaria?

Lo primero que es preciso aclarar es que nunca ha habido una negativa por parte de la Comisión Europea a la aplicación del beneficio fiscal que se propone, consistente en una bonificación del 80% en el impuesto especial al carbón para los carbones extraídos con los requisitos medioambientales y laborales europeos o equivalentes. Es más, para la Comisión se trata de una propuesta novedosa, que no le había sido nunca antes trasladada por el Gobierno español ni por otros Estados miembros.

Fue una delegación de la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, encabezada por la propia consejera, Pilar del Olmo, quien informó sobre la propuesta de modificación de la Ley española de Impuestos Especiales a Bruselas, en una reunión presencial con el Gabinete de la Comisaria de Competencia. En ese encuentro, se expusieron las características de la medida, las razones por las que pensamos que se ajusta estrictamente a la normativa europea para ser una ayuda compatible con el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, y los resultados que tendría su aplicación para la industria extractiva del carbón, tan afectada por la situación de precios muy bajos del carbón de importación. Una reunión a la que acudimos acompañados por la Mesa del Foro para el Futuro del Sector del Carbón y de las Cuencas Mineras (integrado por la patronal Cecale y los sindicatos CCOO y UGT) y por representantes de Acom y Euracom.

¿Cuándo se va a presentar en firme dicha propuesta?

En estos días, se remitirá oficialmente la propuesta al Gabinete de la Comisaria de Competencia, junto con los informes independientes elaborados por expertos fiscales del máximo prestigio, traducidos ya al inglés, para que la Comisión nos traslade su opinión respecto a la medida, y su consideración o no como ayuda compatible con el Tratado. La respuesta de la Comisión, de ser favorable a lo que entendemos desde Castilla y León, nos permitiría exigir con el máximo fundamento al Gobierno de España, ya sea el actual, en funciones, o al que le sustituya, la aplicación inmediata de la bonificación fiscal, mediante Real Decreto-Ley, de modificación de la Ley de Impuestos Especiales. La opinión de los expertos fiscales de la Administración autonómica, y la de los expertos independientes consultados, es coincidente en cuanto a la aplicabilidad de la medida, de forma inmediata y sin necesidad de autorización de la ayuda de Estado por parte de la Comisión Europea.

¿Qué habría cambiado en la actualidad para que la Unión Europea no haya dicho ‘no’ desde el principio?

Como se ha indicado en la respuesta anterior, es la primera vez que la propuesta de bonificación fiscal se ha trasladado a la Comisión Europea, y lo ha hecho una Comunidad Autónoma, Castilla y León que, como es conocido, no tiene competencias para la aplicación de la medida, ya que ello requiere la modificación de una ley estatal. Por este motivo, en los meses de julio y agosto del año pasado, la Junta trasladó la propuesta al Gobierno central. Contestó también a las diversas cuestiones planteadas por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas respecto a la legalidad de su aplicación, sin que el Ministerio plantease nuevos inconvenientes a los ya respondidos. Fue entonces cuando se elaboró la propuesta de enmienda a la Ley de Medidas Fiscales para 2016, que se remitió al Grupo Popular en el Senado acompañada de un informe de un experto fiscal independiente. Sin embargo, el Grupo Popular no llegó a presentarla. Sí lo hizo el Grupo Socialista en la Cámara Alta, que defendió un texto de modificación calcado al propuesto por la Junta, aunque la enmienda no prosperó.

De poderse llevarse a cabo, ¿qué ventajas competitivas tendría para el sector del carbón en Castilla y León y sus empresas?

El impuesto especial al carbón tuvo una exención total para los carbones utilizados para generación térmica hasta 31 de diciembre de 2012, y comienza a aplicarse a partir de 1 de enero de 2013, tras la publicación de la Ley 15/2012 de Medidas Fiscales para la Sostenibilidad Energética. El impuesto, de 0,65 euros por Gigajulio, supone para la tipología de carbones que se extrae en León y Palencia entre 12 y 14 euros por Gigajulio. Con la bonificación que se propone del 80%, la medida implicaría que las mineras pudieran ofertar nuestro carbón a las centrales térmicas a un precio inferior al actual, entre 10 y 11 euros menos. Estimamos, y así nos lo confirma Carbunión, que esto supondrá una mejora sustancial para la competitividad del carbón de León y Palencia respecto al importado. Esta rebaja, unida a los ajustes de costes llevados ya a cabo por parte de las empresas mineras, supondría que nuestro carbón volviese a ser atractivo en precio y, por tanto, más competitivo para las centrales térmicas que el mineral de importación.

¿Están satisfechos desde la Junta de Castilla y León sobre las actuales normas que regulan el consumo de carbón autóctono o debería apoyarse aún más su uso?

Están pendientes aún de aplicación, como se ha insistido reiteradamente, diversos compromisos del Marco de Actuación 2013-2018. Hablamos de la creación de un mecanismo de sustitución del procedimiento de restricciones por garantía de suministro, que perdió vigencia el 31 de diciembre de 2014, que permita que el carbón español represente un 7,5% del mix de generación, una cifra ya inalcanzable con la actual producción de carbón. Tampoco se ha materializado el compromiso de creación de sistemas de ayuda para la adaptación de algunos de los grupos térmicos que queman carbón español a los requerimientos de la Directiva de Emisiones Industriales.

Foto: Peio García

Las ayudas a proyectos generadores de empleo en las comarcas mineras serán de 1 millón de euros en 2016

Posted on

mina

Una resolución del pasado 30 de octubre del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras, ha establecido el calendario de ayudas para la puesta en marcha de proyectos empresariales que generen empleo en dicha zona, que afecta especialmente a la provincia de León en la región.

La financiación de las ayudas que se concedan tendrá carácter plurianual y se imputará al crédito presupuestario 20,1 millones de euros, con cargo al presupuesto del Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras, de los ejercicios 2016, 2017, 2018 y 2019. Estas ayudas tendrán una cuantía máxima estimada de 4.500.000,00 euros. Los importes máximos previstos serán de un millón de euros para el ejercicio 2016; 1,1 millones euros para el ejercicio 2017; 900.000  euros para el ejercicio 2018 y 1,5 millones de euros para el ejercicio 2019. Excepcionalmente se fija una cuantía adicional por importe máximo de hasta 500.000,00 euros, cuya aplicación no requerirá de una nueva convocatoria.

El Marco de Actuación para la Minería del Carbón y las Comarcas Mineras en el período 2013-2018 contempla la aprobación de medidas de reactivación en las comarcas mineras, destinadas a financiar nuevas instalaciones y a ampliar las existentes. Sobre todo de pequeñas iniciativas empresariales que creen nuevos puestos de trabajo o ayuden a mantener los ya existentes.

Los proyectos para cuya realización se solicite la ayuda habrán de cumplir los requisitos y condiciones que se establecen en los artículos 4 y 5 de la Orden IET/1157/2014, de 30 de junio («Boletín Oficial del Estado» núm. 162, de 4 de julio de 2014) que aprueba las bases reguladoras de las ayudas.

La Junta pide al Ministerio mejorar con urgencia la orden relativa al carbón para que las empresas acometan las inversiones en las centrales

Posted on

carbon

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no ve claro el Plan elaborado por el Ministerio de Industria para el carbón español de cara al periodo 2015-2018. La CNMC rechaza su presentación como incentivo medioambiental y recomienda al Ministerio su tramitación ante Bruselas para su autorización al creer que puede considerarse como “ayuda de Estado”. El informe de la Comisión Nacional enfría las expectativas de las empresas mineras y de los trabajadores de cara a los próximos años.

La Junta de Castilla y León sigue defendiendo que el plan se ajusta a la legalidad vigente. Según asegura a www.energiacastillayleon.com el director general de Energía y Minas de la Junta, Ricardo González Mantero, “respecto al céntimo verde, consideramos que el incentivo fiscal propuesto es la mejor solución para mejorar la competitividad de las producciones de carbón de León y Palencia, y que se han aportado en abundancia argumentos jurídicos para garantizar que esta actuación se ajusta a la legalidad vigente”.

Según la Junta, las empresas con centrales en propiedad que usan carbón en la comunidad habían previsto su paso al Plan Nacional Transitorio.

“Respecto a la Orden de pagos por capacidad -asegura el Director General de Energía y Minas de la Junta- antes de 1 de octubre, fecha tope marcada en el RD 815/2013, y a la vista de que el Minetur había comprometido publicar la Orden de pagos por capacidad, las tres empresas eléctricas con centrales térmicas en Castilla y León decidieron pasar los cinco grupos térmicos que siempre hemos previsto podrían adaptarse a la Directiva de Emisiones Industriales (DEI), a Plan Nacional Transitorio (PNT), lo que posibilita tomar posteriores decisiones de inversión. Estos 5 grupos son: Endesa: Compostilla 3, 4 y 5; Gas Natural Fenosa: La Robla 2 e Iberdrola: Guardo 2”.

La clave de todo el proceso se centra ahora en las inversiones que deben acometer las empresas para no tener que adelantar el cierre de las centrales.

Para Ricardo González Mantero, “pese a que la decisión es buena, en el sentido de que la otra opción era permanecer en la exención (de cumplir la DEI) por vida útil limitada (a 17.500 h de funcionamiento desde 1 de enero de 2016, y cierre a más tardar el 31 de diciembre de 2023), tiene sus consecuencias: si finalmente no se acometen inversiones (instalaciones de desnitrificación), la fecha de cierre se adelantará al 30 de junio de 2020, como máximo (puede ser antes, ya que hay una limitación de emisiones que obliga a parar cuando se alcance). Si las inversiones se acometieran, en cambio, se daría un horizonte de largo plazo de operación de estas centrales”.

Ahora el balón está en el tejado del Ministerio de Industria y su responsable José Manuel Soria. O del próximo ministro que haya tras las elecciones.

“Ese posible adelanto del cierre en 3,5 años es una cuestión responsabilidad absoluta del Minetur –asegura el Dirección General de Energía y Minas– que es el que ha dado las señales a las eléctricas para que pasaran las centrales a PNT. Por lo tanto, corresponde al Minetur mejorar el texto de la Orden con urgencia para notificarla a la Comisión y publicarla en el BOE, para lo que ya dispone de observaciones, remitidas en su momento como alegaciones al texto propuesto, y que no se llegaron a tener en cuenta”.

Ilustración: J.C.Florentino