emisión gases

Castilla y León ha descendido sus emisiones de CO2 desde 1990 aunque sigue entre las tres comunidades con más emisiones

Posted on

El Observatorio de la Sostenibilidad ha realizado un informe para analizar las emisiones de CO2 de las diferentes comunidades autónomas españolas durante un largo periodo de tiempo, de 1990 a 2015, y ver su evolución tanto en emisiones fijas (las que proceden de centrales energéticas y de grandes industrias sobre todo) y las difusas (transporte, calefacción, etc). Todos los datos han sido recogidos de fuentes oficiales del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente.

Respecto al total de las emisiones entre 1990 y 2015, Andalucía y Cataluña suponen cada una un 14% del total emitido, seguida de Castilla y León con un 10%, Galicia con un 9%, Asturias con un 8% o Comunidad Valenciana con un 7%. Mientras, Rioja, Navarra, Cantabria y Extremadura son las que menos emisiones presentan.

Excepto País Vasco, Galicia y las Castillas, que emiten un poco menos 1990, todas las Comunidades Autónomas han aumentado sus emisiones, destacando Extremadura, Murcia, Andalucía, Navarra y Baleares. Según la Directiva europea 406/2009/CE (Decisión de reparto de esfuerzos) España debería  alcanzar una reducción del 10% para el año 2020 y según el Acuerdo de París, las  emisiones se deberían reducir un 40% para el año 2030. Países como Francia y Alemania han reducido ya mucho más sus emisiones de CO2 a la atmósfera.

Si se realiza el mismo análisis per cápita, pero centrados solo en las emisiones difusas, se observa que los mayores valores se dan sobre todo en comunidades muy extensas con población más bien dispersa, con los máximos en Castilla y León, y Aragón (que ya estaban en el máximo de la ratio para todas las emisiones), seguidos a más distancia por Castilla-La Mancha, Extremadura, Navarra y Asturias. La concentración de la población parece favorecer una tasa de emisiones difusas per cápita menor, este análisis refleja más directamente las formas de consumo más cercanas al ciudadano. Mención aparte merece, no obstante Andalucía, que se aparta claramente de este patrón aparente.

Anuncios

La provincia de León concentra cinco de las seis mayores instalaciones emisoras de gases de efecto invernadero de la región

Posted on

central

La provincia de León es la que se lleva la peor parte en el mapa  de las emisiones de gases de efecto invernadero de la Comunidad de Castilla y León. Según el nuevo Informe del Observatorio de la Sostenibilidad, con datos del 2015, cinco de las seis mayores instalaciones emisoras de este tipo de gases se sitúan en León en las localidades de La Robla, Cubillos del Sil, Páramo del Sil y Toral de los Vados. Centrales térmicas de carbón y cementeras son las que concentran el mayor número de emisiones. De los 12,5 millones de toneladas emitidas verificadas en 2015, más de 9,3 millones proceden de las centrales de carbón.

La región es la tercera de España en emisiones totales, tanto fijas como difusas, tras Andalucía y Cataluña, y la segunda en emisiones por habitante con 13,3 toneladas. Sin embargo, dada su gran extensión, es una de las que menos emite por hectárea de terreno. Desde 1990, la región ha conseguido reducir las emisiones, tras la crisis del carbón.

En España tan solo 10 empresas responsables del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero, según los datos del Observatorio de la Sostenibilidad con datos del 2015. Las emisiones procedentes de fuentes fijas (producción de energía, siderurgia, industria del petróleo, cementeras y otras instalaciones industriales) representaron el 40,4% (137,1 millones de toneladas) del total de las emisiones de CO2 españolas en 2015. El restante 59,6% correspondió a fuentes de emisión difusas (transporte, hogares, servicios, agricultura…).

Las emisiones de los sectores fijos en toda España se concentran en un núcleo de 10 empresas que llegan a emitir el 70 % (69,4%) o lo que es lo mismo 95,2 millones de toneladas de las emisiones de GEI. Estas 10 empresas acumulan 95.206.677 toneladas de Gases de efecto invernadero verificadas respecto a 137.135.337 emitidas en total por las empresas que están incluidas en el Registro Nacional de Emisiones (RENADE) lo que supone un 69% del total emitido por fuentes fijas. Las primeras 20 son responsables del 80% (79,5%) de la contaminación de gases de efecto invernadero emitida por fuentes fijas. Tan solo 70 empresas emiten más del 92% del CO2 emitido en España por fuentes fijas.

Las emisiones de carbono de un país dependen de sectores fijos (instalaciones industriales y energéticas) y sectores difusos, que son el resto de emisiones. La proporción en España en el año 2015 es de un 41%, si bien en otros años la media era más aproximada al 45% para sectores fijos, y del 55% para los sectores difusos, aproximadamente.

Según los responsable del informe, “el problema es que para posibilitar un cambio en el comportamiento de los sectores difusos son necesarios cambios en el transporte, en la calefacción, en el sector residencial, que suponen cambios de comportamiento de toda la sociedad, mientras el resto de los cambios, en los fijos, supone modificar los procesos o el comportamiento de estas pocas empresas”.

La menor generación renovable e hidráulica, y el mayor uso del carbón elevan las emisiones de gases un 4% en 2015

Posted on

emisiones gases

El aumento de la actividad económica e industrial y sobre todo el mayor uso del carbón en le generación eléctrica ha vuelto a provocar que las emisiones de gases de efecto invernadero aumenten en España con mayor empuje.

Según los datos preliminares –no oficiales todavía, del Ministerio de Medio Ambiente– adelantados en el Informe de Cambio Climático del Observatorio de Sostenibilidad, la emisión de gases creció un 4% de media en el 2015 frente al aumento del 1,7% en 2014. Los años anteriores, entre 2008 y 2014, habían disminuido de forma destacada, incluso por encima del 7% anual ante la menor actividad industrial de los principales sectores causantes de estas emisiones (siderúrgicas, petroleras, papeleras, cementeras, cerámicas…).

Según el coordinador del informe, José Santamarta, en el 2015 aumentó un 22% el uso del carbón en la generación de electricidad en las centrales de ciclo combinado mientras que se estancó  el uso del gas natural en las mismas. También se ha notado en el aumento de las emisiones, el aumento del consumo de productos petrolíferos en un 2% y la menos disponibilidad de energías renovables y de energía hidráulica, las que menos emisiones registran.

Según el responsable del informe, el parón de las renovables también tiene que ver con este aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero ya que entre 2014 y 2015 solo se han instalado en España 27 megawatios de potencia eólica. Para Santamarta, con estos datos será muy complicado que España cumpla sin sus compromisos de cubrir el 20% de la demanda global con renovables en 2020.