innovación

La Junta de Castilla y León subvencionará con 12 millones de euros una aeronave estratosférica propulsada por energía solar para aplicaciones de observación y comunicaciones

Posted on

sun_cloud_copyright_altran
Sun Cloud ©Altran

Se trata de un proyecto de I+D de Especial Interés para el Gobierno castellanoleonés. La plataforma aeroespacial, que se mantendrá en una posición geoestática a 20 kilómetros de la superficie terrestre, tendrá cero emisiones contaminantes. El proyecto generará 30 empleos directos en el primer año y 68 en el segundo.

Ecosat Airships, filial propiedad 100% de Altran España, ha recibido un incentivo de 12.278.624 euros de la Junta de Castilla y León para desarrollar dos prototipos de Plataforma de Alta Altitud (HAPS, High Altitude Platform Seudo Satelite), una aeronave estratosférica no tripulada, alimentada exclusivamente por energía solar. Se trata de una solución híbrida entre un satélite artificial y una plataforma aeroespacial que se mantendrá en una posición geoestática a 20 kilómetros de la superficie terrestre y se podrá utilizar para suministrar servicios de telecomunicaciones, defensa y seguridad y observación de la Tierra con cero emisiones contaminantes.

Ecosat es una iniciativa de Altran España que se enmarca dentro de sus líneas estratégicas de I+D+i, que se vienen desarrollando desde 2014. Con unos costes de construcción y operación muy bajos, es capaz de transportar una carga útil a medida del cliente durante 3 años sin necesidad de mantenimiento. Después de este período, es fácilmente recuperable y reciclable, evitando así la creación de basura espacial.

El proyecto, que ha sido considerado de Especial Interés para el Gobierno de Castilla y León y generará 30 empleos directos en el primer año y 68 en el segundo, se llevará a cabo en dos fases:

Un modelo de ingeniería, que es un prototipo de 30 metros de longitud, que se utilizará para demostrar el rendimiento físico de la aeronave (aerodinámica, estabilidad y control).

Un prototipo funcional de 80 metros de longitud, que se empleará para para demostrar su rendimiento funcional. Este prototipo permitirá realizar un vuelo a 20 km de altitud y permanecer a esa altitud durante 2-3 meses en sus primeros vuelos.

La aprobación del incentivo por parte de la Junta de Castilla y León supone la culminación del compromiso de esta Comunidad con el proyecto, que ha tenido una estrecha y fructífera colaboración con la Universidad de León, que colabora desde 2017 como asesor científico del Programa.

Concretamente, en colaboración con la Universidad de León, Altran ha realizado varios ensayos funcionales y de túnel de viento, así como pruebas en vuelo en el aeródromo de Pajares de los Oteros. Asimismo, se ha colaborado con el Centro Computacional de la Junta de Castilla y León (SCAYLE) para llevar a cabo los cálculos aerodinámicos, y varios de sus estudiantes participan en programas de becas de I+D en Altran España.

La Universidad de Burgos desarrolla un novedoso sistema de almacenamiento de energía por calor latente

Posted on

siecal
Sistema Inteligente de climatización con almacenamiento de energía térmica por calor latente (SIECaL) ©UBU

El Grupo de Ingeniería Energética (iENERGIA) de la Universidad de Burgos (UBU), coordinado por el investigador Eduardo Montero, ha firmado un contrato de I+D con la empresa MASIDI, financiado por la convocatoria de Proyectos de I+D en pymes de la Junta de Castilla y León.

Este proyecto – ‘Sistema Inteligente de climatización con almacenamiento de energía térmica por calor latente (SIECaL)‘- tiene su origen en el desarrollo de un sistema de monitorización inalámbrica y de gestión remota (web, móvil) de instalaciones de climatización de baja y media temperatura que incorporan energías renovables -solar, geotermia, biomasa- o de alta eficiencia energética -bomba de calor- con almacenamiento de energía.

Estos resultados patentados por la Universidad de Burgos serán de utilidad en MASIDI para poner a punto un nuevo sistema de intercambiadores de almacenamiento térmico mediante materiales de cambio de fase (PCM), que permiten una reducción sustancial del espacio necesario en sala de máquinas frente a sistemas convencionales de almacenamiento en agua. Además, la monitorización del intercambiador-PCM permite tomar decisiones de gestión energética.

El proyecto surge de los trabajos previos coordinados por los investigadores José María Cámara Nebreda y Eduardo Montero, que se realizaron en el marco de la convocatoria Prueba Concepto de la Universidad de Burgos, que tiene por objeto incrementar el potencial comercial de las tecnologías generadas en la UBU.

La empresa MASIDI Ingeniería desarrolla soluciones innovadoras para la mejora de la competitividad de sus clientes, apoyando esos desarrollos con la prestación de servicios avanzados en Medioambiente, Energía e Ingeniería.

En cuanto al Grupo de Investigación de Ingeniería Energética (iENERGIA)  tiene como objetivo el desarrollo de investigación básica y aplicada en el campo de la eficiencia energética y las energías renovables. El dominio de actuación abarca las propiedades termodinámicas y de transporte de nuevas mezclas fluidas (tales como combustibles y biocombustibles, refrigerantes, fluidos caloportadores, materiales de cambio de fase), almacenamiento de energía térmica, eficiencia energética en la edificación y la industria, auditorías energéticas, potencial de uso de energías renovables en edificios y para generación eléctrica y nuevos sistemas de abastecimiento energético con energías renovables.

Vortex Bladeless prueba sus primeros prototipos de aerogeneradores sin palas en Ávila

Posted on Actualizado enn

Uno de los prototipos que estamos probando en un "balcón" de una vivienda en Ávila
Uno de los prototipos que están probando en un “balcón” de una vivienda en Ávila

Pocas start up españolas han despertado tanto interés en los últimos años como Vortex Bladeless, la empresa creada por David J. Yáñez, Raúl Martín y David Suriol, que desarrolla aerogeneradores sin palas. La clave del proyecto está en la oscilación que provoca el viento sobre el dispositivo, lo que se conoce como Vortex Shedding, que habitualmente provoca el movimiento de las estructuras de grandes obras públicas como los puentes.

Una innovación a nivel mundial que llevan desarrollando más de cuatro años  y que esperan que en el 2017 entre ya en una nueva fase con nuevos prototipos de unos 100 vatios y que prevé para el 2018 la fabricación de un molino de 4 Kw y diez metros de altura. Con un menor coste de fabricación e instalación, sin ruidos y que sobre todo amplía considerablemente los posibles emplazamientos de los postes eólicos incluso hasta el centro de las ciudades.

“Se trata de un nuevo concepto de la eólica, similar al que ha seguido la fotovoltaica, con mínimo mantenimiento, bajo impacto visual y de ruido, y un menor coste de instalación y operación”. Pensado incluso para el cliente particular, más accesible incluso que la minieólica actual que todavía no ha tenido una gran penetración comercial. Y también para que se complemente fácilmente con las instalaciones de fotovoltaica para autoconsumo.

Se trata de un proyecto netamente español, que ha contado con el apoyo de ayudas del CDTI y también del Fondo Emprendedores de la Fundación Repsol, así con la participación de destacados socios financieros muy conocidos. Y que sus promotores quieren que se desarrolle en lo posible en España.

“Lo más probable es que la primeras series -asegura David Yáñez, co-CEO y CTO del proyecto- se desarrollen en España. Después los costes mandarán, pero sí queremos que al menos el producto se ensamble en España. En sectores como los composites, que en nuestro caso es fundamental, España es puntera”.

photo_vortex
Este nuevo concepto de la eólica se podrá complementar fácilmente con las instalaciones de fotovoltaica para autoconsumo

La vinculación del proyecto con Castilla y León es muy importante, ya que dos de los impulsores del proyecto crecieron en Ávila, aunque no nacieron allí, y estudiaron industriales en Valladolid. Y en la capital abulense mantienen un centro de trabajo, además de la sede central de Madrid.

“La idea como tal del proyecto surgió cuando estudiaba en la Universidad de Valladolid, asegura David Yáñez. Y en un pequeño pueblo de la provincia de Ávila, en Gotarrendura, están probando muchos de los prototipos gracias al apoyo del ayuntamiento, un firme defensor de las renovables”.

Vortex Bladeless ya tiene completados cuatro prototipos que están probando con alternadores en entornos reales. “La idea es que a final de año o principios del 2017 ya tengamos unos 20 equipos que los comprará gente que conoce el mundo de la eólica y nos ayudará en su testeo. Hay un prototipo de unos 100 vatios que estamos probando, con 2,5 a tres metros de altura, que sería ideal por ejemplo para paneles de señalización que con viento razonable podrían sustituir a paneles de unos 125 vatios”.

Y de cara al 2018 la empresa espera poder lanzar al mercado una gama más avanzada, de unos 10 metros de altura, con 4 Kw de potencia. Lo que por ahora no entra en sus planes inmediatos es el modelo de 1 MW, que sería ya para generación eléctrica pura.