datos consumo

Castilla y León fue donde más creció el consumo eléctrico en 2018, junto a Castilla-La Mancha y Melilla

Posted on

DCIM100MEDIA

Castilla y León fue la comunidad autónoma, junto con Castilla-La Mancha y Melilla, donde el consumo de energía eléctrica creció más en el año 2018, con un 1,8%. Según los datos del Informe del Sistema Eléctrico Español de Red Eléctrica de España 2018, la comunidad consumió un total de 14.323 Gw/h de energía eléctrica, siendo la séptima región en consumo. Hay que recordar que Castilla y León es la cuarta región española en producción de energía eléctrica con 26.796 Gw/h, un 187% de sus consumo.

Según el Informe de REE, la demanda eléctrica creció respecto al año anterior en la mayoría de las comunidades autónomas, destacando los incrementos en Ceuta (+2,2 %), y Castilla-La Mancha y Castilla y León (+1,8 %).

En relación a la los máximos de demanda, la punta máxima se registró el 8 de febrero a las 20:24 horas con 40.947 MW, un 1 % inferior al máximo del año anterior registrado en enero, y alejado del récord histórico de 45.450 MW registrado en diciembre del 2007.

Respecto a la cobertura de la demanda, el 95,6 % de la demanda del sistema eléctrico peninsular se cubrió con producción interna, mientras que el resto de generación necesaria para abastecer la demanda se importó de otros países.

Según los datos de REE,  la demanda de energía eléctrica en España continúa con el crecimiento iniciado en el 2015, tras las sucesivas caídas de los cuatro años anteriores, aunque se sitúa todavía por debajo del nivel máximo de demanda alcanzado en el año 2008. En concreto, en el 2018 creció un 0,4 % respecto al año anterior, con una tasa de crecimiento inferior respecto a la del 2017 (1,2 %)

En el sistema peninsular, que representa algo más del 94 % de la demanda total española, el consumo anual de electricidad ha sido igualmente un 0,4 % superior al 2017. Corregidos los efectos de temperatura y de laboralidad, el crecimiento de la demanda eléctrica atribuible principalmente a la actividad económica aumentó hasta el 0,3 % respecto al 2017.

Por grandes sectores de actividad, según el Índice de Red Eléctrica (IRE) que recoge los datos de demanda eléctrica de grandes consumidores, el consumo eléctrico industrial, que representa alrededor del 30 % de la demanda, registró un descenso del 2,3 % (un 2,2 % corregidos los efectos de laboralidad y temperatura). Por su parte, el sector servicios, que representa cerca del 13 % de la demanda, descendió también un 0,6 % (+0,4 % corregido de efectos de laboralidad y temperatura).

Anuncios

Petróleo y gas aún suponen el 66% del consumo de energía en España frente al 11,3% de renovables

Posted on

gasolinera

El consumo de energía primaria en España continuó la tendencia de crecimiento iniciada en 2015, incrementándose un 1,8% respecto al año anterior. Sin embargo, el petróleo y las renovables fueron las únicas fuentes que, tras crecer en 2017, volvieron a hacerlo en 2018, con un 2,6% y un 1,7% respectivamente, según los datos del informe Statistical Review of World Energy 2019 presentado recientemente en Madrid.

Durante 2018, se revirtió la coyuntura negativa de 2017 en que una gran sequía provocó un desplome de la producción de energía hidroeléctrica. Así, los buenos datos de precipitaciones empujaron el consumo de energía hidráulica un 87,4%, pasando a representar un 5,6% del total de energía primaria consumida, frente a solo el 3% del año anterior, que marcó un récord negativo.

El consumo de carbón, que se vio disparado en el 2017  como sustituto de la energía hidroeléctrica, descendió un 17,3% en 2018. Por su parte, el gas descendió un 0,8% y la energía nuclear lo hizo un 4,3%. De este modo, el mix de consumo de energía quedó de la siguiente manera: petróleo (47,13%), gas (19,14%) y renovables (11,32%) ocuparon los primeros lugares. La energía nuclear (8,91%) adelantó al carbón (7,87%), y en último lugar se situó la energía hidráulica (5,63%).

Tras un ligero ascenso el pasado año, la generación eléctrica volvió a descender ligeramente en 2018, (-0,2%). No obstante, a pesar del notable crecimiento del peso de la energía hidroeléctrica, que representó un 12,8% del total (frente al 6,8% de 2017), el orden en el reparto no tuvo variaciones: las renovables volvieron a ser la fuente con mayor peso en el mix de generación eléctrica (25,7%), seguidas del gas natural (20,8%) y la energía nuclear (20,2%). El carbón, que aumentó su peso hasta el 16,8% el pasado año, mantuvo la cuarta posición en el mix, pero con un peso relativo notablemente menor, del 14%. Finalmente, se situaron la energía hidroeléctrica y el petróleo (5,7%).

Fruto de este mayor nivel de consumo de energías limpias las emisiones de CO2 en España se redujeron en un 1,6%, tras haber crecido el año anterior al mayor ratio en 5 años. El país se desmarca, así, de los datos negativos registrados a nivel mundial.

La demanda mundial de petróleo se mantuvo en un escenario de relativa estabilidad, con un aumento del 1,2% a pesar de las oscilaciones de precios ocurridas a lo largo del año. Factores geopolíticos conllevaron recortes de la producción y una caída de las reservas, que provocó que los precios aumentaron hasta alcanzar máximos históricos de 85 dólares por barril.

El gas natural tuvo un año de bonanza, marcado por el mayor aumento de la tasa de consumo y de producción (5%) de los últimos 30 años, lo que empujó los precios a la baja. La expansión del mercado de GNL, así como la mayor movilidad de sus exportaciones ha conducido a un mercado mundial de gas cada vez más integrado con una mayor correlación y una menor volatilidad entre los precios de las distintas regiones.

Por su parte, la generación mundial de electricidad aumentó un 3,7% en 2018, una de las tasas de crecimiento más elevadas de los últimos 20 años. La mayor parte del crecimiento, un 81%, procedió de las economías emergentes.

Castilla y León fue la tercera comunidad donde el consumo eléctrico creció más en 2016

Posted on

torretas 1

El consumo eléctrico sigue dando una de cal y una de arena. Si el año 2015 fue de inflexión con un crecimiento medio del 1,7% de la demanda, durante el pasado año 2016 el consumo a nivel volvió a bajar.

Según los datos de Red Eléctrica de España, la demanda de energía eléctrica peninsular, una vez corregida la influencia de las temperaturas y de la laboralidad que recoge el efecto del año bisiesto, registró en 2016 una variación ligeramente negativa respecto al año anterior del 0,1%. Aunque no en todas las comunidades autónomas tuvo el mismo comportamiento. En el caso de Castilla y León, el consumo eléctrico creció un 2,1%, hasta los 14.154 Gwh, siendo la tercera comunidad donde más lo hizo por detrás de Extremadura y Navarra.

La incidencia climatológica cada vez tiene más importancia a la hora de valorar el consumo eléctrico en el mercado, sobre todo por la mayor temperatura media global pero también pero el menor frío el determinados meses de invierno.

Según el Informe del Sistema Eléctrico Español del 2016 de REE, “desde el punto de vista de la influencia de las temperaturas sobre la demanda, al igual que ocurrió en los años 2014 y 2015, en el conjunto de 2016 se han registrado temperaturas más calurosas en verano y más suaves en invierno que las correspondientes a la media histórica. Los grados día con efecto frío han sido inferiores en un 8,8% a los valores medios y los grados día con efecto calor han sido superiores en un 28,8% a los valores medios del período considerado.”

También destaca que el consumo de los consumidores de mayor tamaño, aquellos con un consumo contratado superior a 450 Kwh, bajó en el año 2016 un 0,7%. Un dato que destaca porque se produce tras dos años de crecimientos por encima del 2% de este tipo de clientes, claves para el consumo energético global.

Ilustración: J.C. Florentino

Las centrales de carbón descienden un 8,5% su potencia instalada de generación eléctrica en 2016

Posted on

ree

El parque generador de energía eléctrica en España registró en el 2016 un ligero descenso del 0,9% respecto al año anterior, debido al cierre de varias centrales de carbón que representan un descenso del 8,5% de su potencia instalada respecto al año anterior, según los avances de Red Eléctrica de España (REE). Por otra parte, la generación solar fotovoltaica ha crecido un 0,3% con respecto al 2015. A cierre del 2016, la potencia instalada del sistema eléctrico nacional se sitúa en 105.308 MW.

La demanda de energía eléctrica peninsular del 2016, con datos estimados a cierre de año, se sitúa en 250.266 GWh, y experimenta un crecimiento del 0,8% con respecto al año anterior. Corregidos los efectos de la laboralidad y la temperatura, la demanda se estima en el mismo nivel que en el 2015. El 41,1% de la producción eléctrica en la Península procedió de fuentes renovables, lo que supone 4,2 puntos porcentuales más que en el 2015.

El máximo de potencia instantánea se ha producido por primera vez en el periodo de verano, concretamente el 6 de septiembre a las 13.32 horas con 40.489 MW, apenas un 0,6% inferior al máximo del año anterior registrado en febrero, y un 10,9% menor al récord alcanzado el 17 de diciembre del 2007 de 45.450 MW.

En el 2016, el 41,1% de la energía generada en el sistema eléctrico peninsular procedió de fuentes renovables frente al 36,9% del año anterior, crecimiento favorecido principalmente por el aumento del 25,1% de la producción hidráulica respecto al 2015.

La energía nuclear ha sido en el 2016 la primera fuente de generación eléctrica y ha cubierto el 22% de la demanda de este año, seguida de la eólica (19,2%), la hidráulica (14,1%), el carbón (13,7%), los ciclos combinados (10,4%), la cogeneración (10,1%), la solar fotovoltaica (3%), la solar térmica (2%), otras renovables (1,4%) y los residuos (1,2%). Además, las importaciones de energía eléctrica han cubierto en el 2016 el 2,9% de la demanda peninsular.

El consumo eléctrico se mantiene plano en 2016 pese al buen dato de septiembre

Posted on

consumo-electrivo

El buen comportamiento del consumo eléctrico durante el pasado mes de septiembre, motivado en gran parte por unas temperaturas medias mucho más altas, no es suficiente para mejorar el consumo nacional de energía eléctrica durante los nueve meses del año.

Según datos de Red Eléctrica de España, la demanda peninsular de energía eléctrica en septiembre se estima en 20.832 GWh, un 6,3% superior a la registrada en el mismo mes del año anterior. Si se tienen en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas, la demanda peninsular de energía eléctrica ha aumentado un 3,8% con respecto a septiembre del 2015.

En los nueve primeros meses del año, la demanda peninsular de energía eléctrica se estima en 187.810 GWh, un 0,1% más que en el 2015. Una vez corregida la influencia del calendario y las temperaturas, la demanda de energía eléctrica es un 0,1% inferior a la registrada en el año anterior.

Mientras, la producción de origen eólico en septiembre ha alcanzado los 2.683 GWh, un 10,6% inferior a la del mismo mes del año pasado, y ha supuesto el 13,5% de la producción total. En el mes de septiembre, con la información a día 30, la generación procedente de fuentes de energía renovable ha representado el 30% de la producción. El 55,2% de la producción eléctrica de este mes procedió de tecnologías que no emiten CO2.

Entre enero y septiembre del 2016, la energía  de origen nuclear ha sido la más activa con 23,4% seguida de la eólica con el 20,9%, la hidráulica con un 16,7% y el carbón con el 11,7%.