Carburantes

Las organizaciones agrarias critican que el precio del gasóleo agrícola se ha duplicado desde el año 2000

Posted on

gas agricola

Asaja pide al Gobierno medidas urgentes que palíen la subida de precios de los carburantes y la falta de rentabilidad de muchas explotaciones que afrontan una nueva campaña con graves problemas de liquidez. El precio del gasóleo agrícola se ha duplicado respecto al año 2000, pasando de 0,418euros/l. a 0,975euros/l, según datos aportados por la organización Asaja.

En plena campaña de siembra, la escalada de precios del petróleo está provocando que los costes de producción del sector agrario se estén disparando como consecuencia fundamentalmente de las subidas de precios del gasóleo agrícola y los fertilizantes. Esto está haciendo mella en las economías de las explotaciones agrarias que en buena parte arrastran los desequilibrios de una mala campaña de precios.

Según Asaja, “el aumento desmesurado del precio del gasóleo afecta en general a todos los bolsillos, pero tiene una incidencia especial en aquellos sectores en los que es difícil trasladar estos incrementos al precio del producto. Este es el caso del sector agrario, donde por las condiciones específicas de formación de los precios, los agricultores y ganaderos no pueden repercutir las subidas de los costes de producción en el precio de venta de sus productos”.

El precio del gasóleo B se sitúa cada vez más cerca de su máximo histórico de 1,12 €/l alcanzado en 2012. La subida del gasóleo ha sido muy destacada a lo largo del año y esto influye de forma directa en las cuentas de la explotación. Según los cálculos de Asaja, respecto a otoño de 2017, año en el que los costes de producción ya eran altos, el precio del carburante se ha elevado en lo que va de año en torno a un 42%. Para una explotación de unas 200 hectáreas de secano, estaríamos hablando unos 8.300 euros de costes de gasóleo y otros 21.600 de abono, lo que supone más de 3.500 euros de diferencia con respecto al pasado año.

Si bien es cierto que el gasóleo que utilizan los agricultores y ganaderos (gasóleo B) está bonificado gracias a la devolución parcial del Impuesto especial de Hidrocarburos aprobada en 2010 (se devolvían 78 euros por cada 1000 litros consumidos) tenemos que recordar que este reembolso parcial se ha reducido en 15 euros con la modificación de la Ley de Impuestos Especiales que entró en vigor en julio de 2017, quedando la devolución del impuesto en 63 euros por cada 1.000 litros consumidos.

Asaja ha solicitado de nuevo una reducción de la factura del gasóleo del 35 % y del 15% en los plásticos y fertilizantes en el IRPF.

Ilustración: J. C. Florentino

Anuncios

El uso de los combustibles fósiles bajará del 85 al 50% en el 2040

Posted on

gasolina surt

La transición energética en España y el mundo continúa hacia una menor dependencia de los combustibles fósiles, aunque su uso seguirá siendo importante todavía en los próximos años. Esa es la conclusión de una reciente jornada organizada por la petrolera BP España ante los retos planteados por el sector energético.

Según estimaciones de BP, para el año 2040, el Producto Interior Bruto se duplicará fruto del aumento de la población mundial y el incremento en la prosperidad de las personas que viven en países en vías de desarrollo, progreso que conllevará un crecimiento del 33% de la demanda de energía. Por tanto, el sector energético se enfrenta a un doble reto: por un lado, dar respuesta a esa mayor demanda energética que el mundo necesita para continuar desarrollándose y, por otro, seguir reduciendo las emisiones de CO2 para limitar el calentamiento global.

En esta transición energética en marcha, que llevará muchos años, los combustibles fósiles, que hoy en día representan el 85% de nuestra energía primaria, mantendrán una importante cuota en el mix energético. Así, el petróleo y el gas acapararán en torno al 50% en el año 2040, mientras que el carbón será el que experimente una mayor volatilidad según las diferentes estimaciones, pudiendo suponer desde un 20% en los escenarios más continuistas, hasta un 10% en aquellos escenarios en los que un precio alto por tonelada de CO2 le penalice en mayor medida.

Para el año 2030, los países de la UE tienen como objetivo reducir sus emisiones un 40% respecto a los niveles de 1990, lo que para España supone 150 millones de toneladas de CO2 anuales. Según un estudio realizado al respecto por la Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP) y KPMG, ya se ha alcanzado una reducción de 120 millones al año. En la generación eléctrica las inversiones han permitido que  la energía eólica y solar alcanzasen, conjuntamente, el 11% del mix de energía primaria – frente al 4% a nivel mundial, y el 25% en el mix de generación eléctrica.

Pero este esfuerzo no se ha quedado solo en el sector eléctrico, sino que todos los sectores de la economía han contribuido a la reducción de emisiones por la vía de la eficiencia energética: en el caso del sector del refino, en los últimos diez años se han reducido en un 7%, al tiempo que la producción aumentaba un 7%, con lo que la intensidad de las emisiones del refino se ha reducido en  un 14%. Lo mismo se puede decir del sector del transporte, que redujo sus emisiones en un 15%, mientas el tráfico se reducía en un 3%, alcanzándose por ello un eficiencia energética de un 12% en este sector.

Según los participantes en la Jornada, los coches con motor eléctrico aún no son competitivos en costes frente a aquellos con motor de combustión interna, y aún será necesaria una década para que el desarrollo tecnológico haga que los costes se igualen. En definitiva, la electrificación del transporte por carretera se acelerará en los próximos años, pero dependerá de factores como la reducción de costes del desarrollo tecnológico, la resolución de las limitaciones existentes actualmente en cuanto a autonomía de las baterías, la rapidez de la recarga, las infraestructuras necesarias, la legislación y los gustos de los consumidores.

El alza de los impuestos a los carburantes supondrá a los agricultores y ganaderos de la región pagar 480 euros más al año

Posted on

SUBIDA CARBURANTES

La anunciada  subida de los impuestos a los carburantes anunciada por el Gobierno, y que acabará en gran parte con el efecto frontera entre comunidades autónomas, no saldrá en balde para los agricultores y ganaderos de la región. Según estimaciones de UPA-COAG, cada agricultor y ganadero de la región, tendrá que gastar de media 480 euros más al año por cada explotación. Sobre todo teniendo en cuenta el actual alza del precio del petróleo en origen que ha disparado de nuevo los precios de la gasolina y diesel en las estaciones de servicio. La subida estimada por esta agrupación de organizaciones agrarias se estima en 5 céntimos por litro, que consideran del todo “inasumible” por agricultores y ganaderos.

A nivel nacional, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, UPA, se ha mostrado “muy indignada” con el Gobierno por su decisión de imponer una subida de impuestos al gasóleo en aquellas Comunidades Autónomas que no lo hicieron en el pasado. De esta manera, nueve regiones se verán forzadas a encarecer entre 0,01 y 0,048 euros cada litro de combustible. En total, UPA estima que el Gobierno recaudará más de veintisiete millones de euros, cifra a la que habría que añadir el 21% de IVA. “Una jugosa tajada de más de 32.800.0000 € para el Ejecutivo”, concluyen en la organización de productores.

UPA ha recordado el nombre de esta medida cuando se ofreció a las Comunidades adoptarla de forma voluntaria: “céntimo sanitario”, en referencia al supuesto destino del dinero recaudado con esta propuesta. Sin embargo, “nunca se ha demostrado que el destino de este dinero repercutiese en los servicios sanitarios y, de hecho, el céntimo sanitario ha coincidido con todos los recortes en sanidad”, ha apuntado UPA. Los agricultores y ganaderos advierten de que esta medida “llega en el peor momento” ya que coincide con la subida del precio del petróleo que está agitando los mercados mundiales.

La organización ha apuntado así al reciente informe de expertos que recientemente aconsejó al Gobierno subir más las tasas a los carburantes más contaminantes. UPA ha explicado que este tipo de medidas “no protegen el medio ambiente ya que no podemos dejar de producir alimentos” y ha acusado al Gobierno de cubrir estas subidas de impuesto “con palabras de protección al medioambiente cuando, en realidad, esto es una excusa para hacer caja”.

Un estudio destaca la revolución digital que tendrán que acometer las gasolineras con más peso del coche eléctrico y de gas natural

Posted on

auto-gas

Vehículos conectados, apps y economía colaborativa irrumpen en el sector de la comercialización de carburantes. En la próxima década, las estaciones de servicio tendrán que responder a las nuevas necesidades de vehículos eléctricos, híbridos, autónomos y compartidos. Las gasolineras se someterán a un proceso de digitalización que les permitirá comunicarse directamente con el propio automóvil, además de con conductores y consumidores. La tercera edición del informe ‘Energy Journal’ de Oliver Wyman analiza los retos y oportunidades del sector energético y profundiza en el futuro de las gasolineras.

Según el estudio, se están desarrollando distintos procesos que están modificando la relación gasolinera-cliente-automóvil y, por tanto, el modelo de negocio de las estaciones de servicio que deben empezar a adaptarse a esta nueva realidad. La demanda de gasolina ha comenzado a ralentizarse en las economías más maduras y se prevé que la tendencia continúe, debido a que las nuevas generaciones han dejado de soñar con disponer de un vehículo en propiedad.

Según Alejandro Gaffner, socio de Oliver Wyman en España, ‘la transformación digital de las estaciones de servicio es inminente y sus efectos cambiarán el modelo económico del sector. En los próximos años, los operadores que se anticipen al cambio contarán con una importante ventaja competitiva’.

Entre otros aspectos, la consultora estratégica prevé la creación de un ecosistema en el que el conductor pasará a un segundo plano, mientras que gasolineras y automóviles se comunicarán entre sí para seleccionar el combustible preferido del conductor, repostar sin que este se involucre en el proceso y gestionar el pago vía apps integradas en los respectivos sistemas.

Por otra parte, la gasolinera del futuro tendrá que reflejar la diversidad de sus clientes. La creciente popularidad de vehículos híbridos y eléctricos promoverá que las estaciones de servicio dispongan de estaciones de carga, como ya ocurre en algunos países de Europa, y se preparen para atender la creciente demanda de gas natural comprimido y licuado.

Según los expertos de Oliver Wyman, el porcentaje de beneficios provenientes de la gasolina y del diésel podría continuar descendiendo debido a la diversidad de servicios y productos ofrecidos en las gasolineras. Se prevé que las estaciones de servicio se convertirán en grandes centros logísticos de gestión de pedidos online. Un concepto de tienda de conveniencia que se expande con la economía colaborativa, en la que se podrá repostar combustible de forma más sofisticada y, además, recoger pedidos que han sido entregados en la estación por un dron.

Adicionalmente, el repostaje podría no tener lugar en las gasolineras, ya que comienzan a aparecer los servicios de combustible por encargo, en los que los clientes pueden solicitar que su pedido sea enviado al aparcamiento de su oficina.

Por otra parte, a medida que los servicios de car-sharing se expandan, las estaciones de servicio también contratarán con más compradores para flotas. En lugar de proporcionar sus servicios a conductores individuales, las redes de gasolineras podrán mantener contratos de largo plazo con este tipo de compañías. Asimismo, los fabricantes de coches autónomos también podrán decidir desarrollar programas de repostaje a largo plazo para sus compradores.

Se espera que en 2022 los coches estén equipados con suficiente conectividad a Internet para que puedan recomendar a sus conductores dónde repostar, así como para efectuar el pago directamente.

Castilla y León fue la región de España con mayor consumo de gasóleo agrícola en 2016

Posted on

El consumo de productos petrolíferos en España en 2016 se situó en 57 millones de toneladas, un 1,8% más que en 2015, según los datos de la memoria de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos.  Continúa la leve recuperación de la demanda, iniciada hace dos años, y la mayoría de los productos presentan tasas de variación positivas.

El consumo de GLP ha aumentado un 8,2%, el de las gasolinas un 2,3%, los querosenos un 7,1%, los gasóleos un 1,6%, los fuelóleos un 4,6% y sólo el dato de consumo de otros productos (lubricantes, productos asfálticos, coque y otros) tuvo una tasa de variación negativa del 8%. La demanda de combustibles de automoción fue de 27 millones de toneladas, un 3% más que en 2015. De este total, un 82,6% correspondió al gasóleo auto y un 17,4% a las gasolinas.

Castilla y León registró un consumo de 1,74 millones de toneladas de gasóleo A para automoción, con 635.000 toneladas para gasóleo B o agrícola y 223.000 toneladas para gasóleo C. La región fue el pasado año la que registró el mayor consumo de gasóleo agrícola de toda España, incluso por delante de Andalucía, Mientras, el consumo de gasolina sin plomo 95 fue de 250.000 toneladas, la sexta más alta de España, y la de gasolina sin plomo de 98 de 18.000 toneladas.

En 2016, el 56,8% de los turismos matriculados a nivel nacional fueron de motor diésel, el 40,2% de gasolina y un 3% de las matriculaciones fueron de vehículos híbridos o eléctricos.

La proporción de biocarburantes agregada a los carburantes convencionales, gasóleos y gasolinas ha superado de nuevo este año el mínimo establecido por la normativa vigente. En el caso del bioetanol que se mezcla con las gasolinas, asciende a un 5,2% para el conjunto, muy superior a la referencia del 3,9% legalmente establecida. La proporción de biodiésel añadida a los gasóleos de automoción en el año 2016 se ha situado también por encima de dicha referencia, en el 4,3%.

Ilustración: J.C. Florentino

Seis provincias de Castilla y León entre las 20 de España con el precio del gasóleo antes de impuestos más caro

Posted on

gasolinera

Los conductores de Castilla y León no tienen mucha suerte con el precio de las gasolineras. El último informe realizado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, referido al mes de octubre pasado, mostraba como seis provincias de la región figuraban entre las 20 españolas con el precio del gasóleo A para automoción antes de impuestos más caras de España. Solo las provincias de Salamanca y Soria quedaban fuera de la lista de estas 20 más caras, aunque por muy poco. Entre las más caras figuraban Palencia, León, Zamora y Valladolid.

Mientras, en el caso de la gasolina 95, la situación era algo mejor, aunque cuatro de las provincias de la comunidad –León, Valladolid, Zamora y Burgos– figuraban entre las 20 españolas con el precio más cara en dicho mes.

En octubre de 2016, las estaciones de servicio integradas en la red de distribución de BP marcaron los precios promedio más altos en gasolina 95, seguidas de las de CEPSA y REPSOL. En gasóleo A, las estaciones de REPSOL y CEPSA registraron precios promedio idénticos, siendo superiores al correspondiente a la red de BP.

Un dato que resulta muy curioso es como los precios promedio de los tres operadores con capacidad de refino en España fueron superiores a los de otros operadores con redes destacadas como GALP Energía España y DISA Península. El promedio correspondiente a los restantes operadores fue inferior al de todos los anteriores para ambos carburantes.

Los conductores portugueses se ahorran más de 12 euros de media en llenar el depósito en las gasolineras fronterizas de Castilla y León

Posted on

gasolinera-borba
Gasolinera en Portugal

La nueva subida en el precio de los carburantes para automoción ha intensificado de nuevo la llegada de conductores portugueses a las gasolineras de Castilla y León, sobre todo a las de localidades fronterizas de Zamora y Salamanca. Las diferencias de precios entre España y Portugal a la hora de repostar oscilan entre los 20 y los 25 céntimos por litro, lo que supone un ahorro de entre 12 y 18 euros de media dependiendo si se trata de gasoil o gasolina. Las diferencias en el caso de las gasolinas son mayores que las de los coches diesel.

Las diferencias tan grandes de precios entre España y Portugal en materia de carburantes se explican por el mayor IVA, del 23% en tierras lusas frente al 21% en España, pero sobre todo por los mayores impuestos petrolíferos al otro lado de la frontera. El gobierno portugués grava actualmente con 40 céntimos cada litro de gasóleo y con 62 el de gasolina. Mientras que en España, el impuesto del gasoil es de 37 céntimos por litro y el de la gasolina es de 48.

Gran parte de los conductores portugueses que repostan en las gasolineras españolas cercanas a la frontera, en la provincia de Zamora y de Salamanca, son camiones y furgonetas, los más perjudicados con la diferencia de precios. Para mitigarlo, el Gobierno portugués autorizó en verano una bajada impositiva sólo para las gasolineras situadas en tres puntos de la frontera España que solo afecta al gasóleo profesional. Una de las localidades elegidas ha sido Vilar Formoso, además de Elvas en la frontera con Extremadura y una tercera fronteriza con Galicia.