Biomasa

La Junta da luz verde a un nuevo Centro logístico de biomasa forestal en León

Posted on Actualizado enn

El presupuesto para su construcción asciende a 1,1 millón de euros, contará con una superficie de 15.000 metros cuadrados y se prevé pueda generar 32 puestos de trabajo en la zona de La Bañeza

El Consejo de Gobierno celebrado el pasado 28 de diciembre autorizó una partida presupuestaria a Somacyl de 3,1millones de euros para financiar, en la provincia de León, la construcción de un Centro logístico de biomasa forestal, la restauración de la explotación de calizas Peña de Rego, en Carucedo; la ejecución de una senda en la margen derecha del río Duerna para conectar La Bañeza con la pedanía de Santiago de Valduerna (300.000 euros), y la mejora de accesos al pueblo de Sosas de Laciana, en Villablino (250.000 euros).

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente tiene entre sus objetivos el fomento del uso de la biomasa forestal con fines térmicos y eléctricos, como energía renovable, autóctona y que permite la puesta en valor de las masas forestales a través de su aprovechamiento y la lucha contra los incendios forestales.

La biomasa obtenida por estas vías requiere de operaciones posteriores de transformación (astillado), secado, almacenamiento y distribución. A su vez, la empresa pública Somacyl participa en la planta de generación de electricidad a partir de biomasa forestal y herbácea ubicada en la localidad de Cubillos del Sil (León) y gestiona varias redes de calor con biomasa forestal en las provincias de León y Valladolid.

Con este centro logístico que Somacyl va a construir en la comarca forestal de La Bañeza se pretende incentivar la limpieza de los montes mediante la intensificación de tratamientos silvícolas que puedan ser valorizados para su uso como astilla forestal, generar una economía forestal que cree empleo en estas zonas rurales afectadas por la despoblación, producir biomasa forestal adecuada para fomentar su uso térmico en Castilla y León y reducir el combustible en los montes y, en consecuencia, la capacidad de propagación de los incendios forestales.

Con un presupuesto de inversión de la Junta de 1.150.000 euros, el nuevo Centro Logístico contará con una superficie total ocupada de 15.000 metros cuadrados, en la que se ubicarán una nave de 300 metros cuadrados, báscula de pesaje, astilladora de cuchillas, cargadora de ruedas, campa de zahorra artificial y un vallado perimetral de la parcela, estimándose una creación de empleo de 32 personas.

Castilla y León lidera la producción de pellets en España con 14 fábricas y 153.467 tn de producción

Posted on

La Asociación Española de la Biomasa, AVEBIOM ha publicado el “Informe estadístico sobre producción y consumo de pellets en España durante 2020”. En ese año, España consumió 705.000 toneladas de pellet, sobre todo en el sector residencial unifamiliar, que se mantiene como el principal usuario de este biocombustible renovable, sostenible y económico. El 86% de las 616.000 toneladas de pellet que se fabricaron en España estaba certificado ENplus®.

En 2020, las 85 plantas de pellets operativas en España fabricaron 616.000 toneladas de este biocombustible. Casi 100.000 menos que en 2019, cuando se alcanzó la cifra récord de 714.000 toneladas. El efecto de la pandemia sobre la actividad en las fábricas y, sobre todo, un invierno suave están detrás de está menor producción. Castilla y León dispone de 14 fábricas de pellets, tres más que en el año 2017. Por número de fábricas, está empatada con Andalucía, aunque su capacidad máxima de fabricación es mucho mayor, hasta 469.000 tn, casi un tercio del total nacional. La producción en el año 2020 quedó muy lejos del teórico, en 153.467 tn.

Al finalizar el presente año 2021 se podría superar este récord con 716.000 toneladas, una tendencia que proseguiría durante 2022 con una previsión de aumento tanto de la capacidad máxima teórica del país -que se situaría en los 2.000.000 de toneladas al año- como de la producción real, que rozaría las 800.000 toneladas anuales.

A pesar de la menor producción, en 2020 el consumo de pellets aumentó en comparación con 2019 acercándose a las 705.000 toneladas.

“En las últimas semanas, fabricantes y distribuidores de equipos nos están comunicando aumentos significativos de las ventas, por lo que en 2022 veremos un crecimiento del consumo por encima de lo estimado en el informe, ya que los sondeos se realizaron antes del incremento de precios de los combustibles fósiles y, además, el otoño está siendo más frío de lo normal”, aclara Pablo Rodero, responsable de certificación de biocombustibles en AVEBIOM y actual presidente del Consejo Europeo del Pellet.

El sector de la calefacción residencial sigue instalando equipos en viviendas unifamiliares y se mantiene como el mayor usuario de pellets en España: en 2020 aumentó el consumo hasta las 458.000 toneladas, el 65% del total utilizado en el país.

Las instalaciones de potencia superior a 50 kW, mayoritariamente calderas en redes de calor, bloques de viviendas, edificios públicos y en industria, consumieron cerca del 35% del total.

La producción y el consumo de pellets en nuestro país han ido prácticamente a la par desde 2012. Tan solo en 2020 vemos un ligero desajuste entre la oferta y la demanda nacional, remontando con importaciones de proximidad desde Portugal y que tenderá a corregirse en los próximos dos años.

De hecho, el saldo neto entre importaciones y exportaciones en 2020 fue de 46.000 toneladas en 2020; tan solo un 6,5% del consumo total del año.

España sigue aumentando el porcentaje de pellet con calidad certificada año tras año. En 2020, 39 plantas -entre las que figuran todas las de gran capacidad- produjeron pellet certificado ENplus®, poniendo en el mercado el 86% del pellet que se fabricó en España -esto es 531.000 toneladas-, un 4% más que en 2019. El compromiso de los fabricantes y la responsabilidad de los consumidores están permitiendo que se afiance la presencia de un biocombustible renovable, sostenible y creador de empleo en el país.

El sector de la biomasa espera una alta demanda este invierno ante los precios disparados de gas, luz y gasóleo

Posted on

Con la llegada del invierno, el sector de la biomasa alcanza su punto álgido, que en la actual coyuntura de precios disparados de luz, gas y petróleo puede suponer un punto de inflexión en el sector.

Según un Javier Díaz González, Presidente de AVEBIOM, “en  las últimas semanas, estamos viendo cómo la biomasa aparece en periódicos y noticiarios como una solución fiable, limpia y económica para calentar los hogares españoles. Y es que así es: España tiene la fortuna de contar con enormes recursos energéticos renovables, como el sol y el viento, que todo el mundo reconoce, y también la biomasa, que aporta en este momento el 14% de toda la calefacción en nuestro país. Es, de hecho, la principal fuente de energía renovable para este uso.

El precio del litro de gasóleo de calefacción ha pasado de 0,515 € hace justo un año a 0,855 €/l en los últimos días de octubre de 2021. Una subida del 66% en tan solo un año, que resultará difícil de sobrellevar a muchas familias.

Por el contrario, los precios de los biocombustibles sólidos para uso doméstico se mantienen en unos rangos muy contenidos a lo largo de los años, como muestra el Índice de Precios de la Biomasa que elabora la Asociación Española de la Biomasa de forma trimestral desde 2012.

Así, por ejemplo, el pellet distribuido a granel en camión cisterna tiene un precio hoy de 256,62 €/tonelada, mientras que hace un año era de 255,77 €/ton.

En el caso de la astilla forestal acondicionada para uso doméstico, el precio es aún más competitivo para el usuario, con una media histórica de 110 €/ton, incluido el transporte.

La cuenta es fácil de hacer: 2 kilógramos de pellet contienen la misma energía que 1 litro de gasóleo, por lo que una familia que consuma 3.000 litros de gasóleo al año, ahorraría más de 1.000 euros si lo sustituyese por pellets. El ahorro sería aún mayor si el cambio es a astilla, cuya equivalencia energética es de 2,5 kg de astilla por litro de gasóleo: esta familia recortaría más de 1.700 euros en su factura anual.

Por su parte, la OCU ha elaborado recientemente una comparativa entre sistemas de calefacción para una vivienda de 90 m2 en una región fría. Se sitúan en cabeza con claridad los equipos de pellets, seguidos de las bombas de calor y el gas natural”

Para el presidente de AVEBIOM, “en la actualidad, la industria de la bioenergía dispone de calderas y estufas para uso doméstico de elevadas prestaciones y eficiencia, automatizadas y con emisiones prácticamente nulas.

Esto, junto con la estandarización de los biocombustibles a escala mundial son las claves para que el parque europeo de equipos de biomasa supere ya los 7 millones de unidades. La biomasa aporta más del 80% de toda la energía renovable en la UE, más que la suma de lo que aportan la solar, la eólica y la hidráulica juntas.

En cuanto al gas natural, un combustible fósil que se ha colado en nuestras casas gracias a excelentes campañas de marketing, la volatilidad de su precio, ahora mismo en subida libre -se ha incrementado más de un 250% en lo que va de año y la tendencia se mantiene-, y la preocupación continua sobre la seguridad del suministro derivada de su procedencia geográfica, no nos parecen buenos argumentos para seguir apostando por su uso.

En la actualidad, según las estimaciones realizadas por el Observatorio de la Biomasa de AVEBIOM, el parque nacional de equipos de calefacción alimentados con biocombustibles sólidos superará las 440.000 unidades a final de año.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) prevé que entre 2020 y 2030, España puede aumentar la contribución de la biomasa para generar calor en 400 ktep (equivalente al consumo actual en calefacción y ACS de 710.500 hogares españoles), lo que requiere la movilización de 1,2 millones de toneladas de biomasa más.

En verdad, el objetivo del PNIEC nos parece poco ambicioso y, de hecho, según el proyecto Agrobioheat las cifras podrían triplicarse si se movilizasen biomasas de origen agrícola como las podas de frutales, la paja de cereal o el hueso de aceituna, entre otras”.

La planta de generación de energía eléctrica mediante biomasa de Cubillos del Sil (León) se acerca a su inicio de actividad

Posted on

Fuerzas Energéticas del Sur de Europa I, promotora de la planta de generación eléctrica mediante biomasa agroforestal ubicada en el Polígono Industrial El Bayo (en Cubillos del Sil, (El Bierzo, León), confirma que la fase de pruebas de la planta se acerca a su finalización.

La finalización de la puesta en marcha, incluyendo la optimización y las pruebas de prestaciones, es condición para declarar el inicio de actividad y para la entrada en la fase definitiva de explotación, prevista para este mismo mes de octubre.

El proyecto de instalación y puesta en marcha, además de las dificultades habituales en cualquier planta de estas características y envergadura, se ha visto afectado por la pandemia del Covid-19, ya que diversos equipos y sistemas principales necesarios para el funcionamiento en condiciones de la central (caldera, turbina, tratamiento de biomasa, etc.) dependen para su puesta en marcha y ajuste final de la intervención de técnicos especialistas extranjeros, que en su momento abandonaron la planta siguiendo instrucciones de sus empresas ante la situación sanitaria.

Estos técnicos no han podido reincorporarse hasta fechas recientes y de forma parcial. Todo eso ha retrasado sustancialmente el ajuste fino, la ejecución de las pruebas en condiciones normales y la entrada en operación de la planta.

La planta está habilitada para la combustión tanto de biomasa forestal como de paja, con sistemas de almacenamiento, procesado y alimentación a caldera diferenciados para ambos tipos de combustible, lo que incorpora una mayor complejidad técnica. Esto otorga flexibilidad para la operación, pero complica la puesta en servicio y los ajustes, requiriendo la presencia de múltiples especialistas y la disponibilidad del rango de combustible según diseño.

Por todo ello, durante la fase de puesta en marcha y de pruebas, la operación de la planta ha experimentado varias paradas técnicas, debido a la falta de los técnicos especialistas extranjeros, para ajustar y corregir los equipos y sistemas y para optimizar la planta para lograr su rendimiento diseñado.

Desde el comienzo de las pruebas, la planta ha contado con unos sistemas de depuración de gases plenamente operativos, que aplican las mejores técnicas disponibles, que han garantizado unas emisiones a la atmósfera en todo momento muy por debajo de los niveles fijados por la normativa vigente. Además de las mediciones de las emisiones de planta, se han instalado equipos de medida de inmisiones en la estación de mediciones existente junto a la Central de Compostilla II.

España cuenta con 75 plantas de pellets, 59 de producción de astillas y 26 de huesos de aceituna

Posted on

AVEBIOM ha vuelto a actualizar el mapa de la biomasa industrial en España, que recoge un total de 75 plantas de pellets abiertas durante 2020-2021 en España, 8 menos que en el anterior inventario. En este excepcional periodo, 9 fábricas han cesado su actividad de manera definitiva. En general contaban con una producción escasa, o bien ya estaban inactivas a finales de 2020. En el último año solo ha comenzado a trabajar una nueva planta, en Burgos, con una partida inicial de 2.000 toneladas de pellet. Y siguen sin arrancar las 3 fábricas de Sunwood en Jaén y Cuenca y la de Euroil Biomasa también en Jaén.

Solo 10 fábricas aumentaron este año su producción en comparación con la temporada 2019-2020, mientras que 31 redujeron su actividad, en ocasiones de forma notable, entre ellas algunas de las instalaciones más grandes del país.

Los pequeños productores prácticamente han mantenido sus números. Un invierno no muy frío y la acumulación de existencias pueden ser las causas de que en esta última temporada se hayan fabricado alrededor de 510.000 toneladas de pellets, 160.000 toneladas menos que el año anterior.

El número de fábricas con producción certificada ENplus® aumenta en dos y ya son 41 instalaciones las que cuentan con el sello de calidad. El 87% de la producción de pellets en España está certificada ENplus®. Ninguna de las plantas que han cerrado estaba certificada.

En cuanto a los distribuidores certificados para el suministro de pellet ENplus®, la lista de certificados activos se amplía con 8 nuevas empresas y ya son 36 en todo el país.

AVEBIOM ha inventariado 59 plantas de producción de astillas, 2 menos que en 2020. Seis centros cierran y cuatro nuevos empiezan a producir: dos gestionados por Veolia en Valladolid y Palma de Mallorca, y otros dos asociados a las fábricas de pellets de Naturbero en Guipuzcoa y de Maderas Campos en Jaén.

La mayoría de los centros tiene producciones inferiores a 30.000 toneladas al año -las dos terceras partes tienen capacidad para producir hasta 10.000 toneladas-. Nueve instalaciones producen más de 30.000 toneladas, y solo tres de ellas, todas en la región del mediterráneo oriental, son capaces de superar las 60.000 t/año.

Dos productores más se han certificado en BIOmasud® y ya son cinco en todo el país los que ofrecen astilla de calidad: Alcolea Biomass Center y Greenalia Woodchips, que también son distribuidores certificados, Pallet Tama, Naparpellet y Maderas Campos.

El último inventario de productores de hueso de aceituna recoge un total de 26 fábricas, una más que en el inventario anterior. Las producciones por fábrica son, por lo general, inferiores a las 10.000 t/año, aunque esto varía con la campaña anual de la aceituna y este año seis centros reportan capacidades superiores a 10.000 t/año; dos de ellas capaces de alcanzar las 60.000 t/año. Un nuevo certificado BIOmasud® eleva el número total de productores con el sello a cuatro: Biocombustibles del Mediterráneo, Combustibles Cabello, Ecoloma Biocombustibles y Maderas Campos. A los que hay que añadir dos distribuidores certificados.

Rebi ultima la obra de sus instalaciones del Grupo Losan en Soria para recuperar la energía excedentaria de su planta de cogeneración

Posted on

El grupo soriano REBI y la planta de cogeneración LOSAN, ultiman la obra en el recinto del Grupo LOSAN para hibridar la Red de Calor con Biomasa de Rebi con la planta de cogeneración de ciclo combinado de 19MW de la que dispone en Soria.

El proyecto consiste en aprovechar el calor residual y excedentario de la planta de tableros de madera, sin la necesidad de implantar nuevas fuentes de combustión y sin necesidad de aumentar los focos de emisión, para incorporarlo al desarrollo de la Red de Calor que abastece de energía térmica para calefacción y agua caliente sanitaria a los diferentes usuarios residenciales e institucionales, públicos y privados adheridos al district heating. A través de la hibridación, la Red de Calor va a reforzar y optimizar el suministro gracias al aporte de energía proveniente de los excedentes disponibles de la generación en la planta de LOSAN. Este proyecto no hace sino replicar la hibridación que ya tiene Rebi en Aranda de Duero (Burgos) desde hace dos años, donde el funcionamiento está siendo un éxito, y donde la totalidad de los clientes de dicha ciudad conectados a la Red tienen el servicio de calefacción y agua caliente gracias a la recuperación del calor sobrante de la planta de cogeneración que Energywoks posee en la factoría de Michelin con lo que la emisión de humos se reduce a prácticamente cero.

La inversión supera los 5 millones de euros y las obras están a punto de terminar. Ha sido necesario instalar nuevos equipos, como una subestación de intercambio que se ubica en LOSAN para volcar la energía a la Red de Calor, energía en forma de agua caliente; también se ampliará la canalización de la Red en 4,2 kilómetros de tubería en doble dirección. La subestación está protegida por un módulo de madera energéticamente sostenible diseñado por Rebi; uno de los laterales está conformado por 26 placas solares que abastecen el funcionamiento de la propia estación de intercambio.

El trazado de este nuevo tramo de la Red de Calor parte de la planta de LOSAN y finalizará en la calle Galicia de Soria, que es el que está en plena construcción.  Desde la calle Galicia se conecta la Red con Pedro de Rúa, trazado ya habilitado.

En torno al 20 por ciento de la energía que circule por la canalización subterránea en forma de agua caliente procederá de la central de Rebi y el otro 80 por ciento provendrá de la recuperación de LOSAN. Las calderas de la central pararán gran parte del año y se podrán en funcionamiento en caso de parada en la planta de cogeneración o en momentos puntuales donde las necesidades energéticas sean muy altas. La existencia de un gran depósito de inercia en la instalación de El Mirón de más de 5.000 m3 que acumula agua a mas de 90ºC supone la mejor de las herramientas para acompasar la producción de la energía con la demanda.

El calor sobrante que la planta LOSAN aportará a la Red de Calor de Rebi procede de cuatro puntos distintos de su instalación: la condensación del circuito de vapor de la cogeneración que existe en la planta, el vapor excedentario procedente de la extracción de turbina, los excedentes de producción térmica del circuito de aceite térmico del proceso productivo de tablero y la recuperación del calor residual de los humos procedentes de la combustión de las calderas de biomasa antes de ser evacuado a la atmósfera. El trasvase de energía de cada una de estas fuentes requiere intercambiadores de diferentes tipologías, desde tubulares, de tubo aleteado, y de placas.

Todo este calor se almacenará en forma de agua caliente en un depósito de 400 metros cúbicos, que pasará por la subestación para ser posteriormente distribuida mediante las tuberías enterradas a la Red de Calor de Soria. Estas cuatro fuentes de energía permiten recuperar 13 megavatios que se transportan en forma de energía térmica mediante agua caliente con salida a 88 grados centígrados desde las instalaciones de LOSAN.

50.000 de estufas y calderas de biomasa se vendieron durante el año de la pandemia en el sector residencial español

Posted on

400.000 viviendas independientes se calientan con estufas o calderas de biomasa

El año de la pandemia, el año de quedarse en casa primero y de refugiarse en las segundas residencias después, ha batido récords de fabricación e instalación de estufas y calderas de biomasa en los últimos meses.

Solo el parón de la actividad comercial e instaladora durante el segundo trimestre del año ha impedido que en 2020 se superasen las ventas de años anteriores. 

Lo más destacable es que, a pesar de la situación, el sector ha demostrado su capacidad para atender de forma sostenida y sin ningún problema a cientos de miles de familias, empresas, servicios públicos de todo tipo y, en especial, a las más de 900 instalaciones que, según datos del Observatorio de la Biomasa de AVEBIOM, proporcionan calefacción y ACS a centros de salud, hospitales, y residencias geriátricas en toda España. 

Impresionante ritmo de instalación de estufas y calderas en el sector residencial
Instaladores, distribuidores y fabricantes de equipos de biomasa trabajaron sin descanso durante la segunda mitad del año. Esta intensidad ha compensado con creces la práctica total suspensión de actividad ocurrida durante la primavera, de manera que el movimiento económico del sector sólo se ha reducido en un 3,4% con respecto al año 2019 y ha generado un volumen de negocio de 344 millones de euros, cifra que incluye también el suministro de pellet y el mantenimiento de equipos.

En 2020 se instalaron 49.589 estufas y calderas de biomasa de hasta 50 kW de potencia. Con esta aportación, el parque nacional de equipos de calefacción alimentados con biocombustibles sólidos se sitúa en 403.618 unidades. De estos, el 98% están ubicados en viviendas independientes.

La tendencia es muy positiva, aunque en números absolutos todavía estamos lejos de países de nuestro entorno, como Francia, que cuenta con 1,2 millones de estufas y calderas de biomasa funcionando, o Italia con 2,2 millones. Las administraciones públicas francesa e italiana promueven desde hace años el cambio de modelo energético hacia las energías renovables en los sistemas de calefacción de las viviendas.

Todos los equipos de calefacción residencial con biomasa consumieron el año pasado en nuestro país alrededor de 505.000 toneladas de pellet y otros biocombustibles de origen natural y renovable como el hueso de aceituna, procedente de la industria del aceite de oliva, las astillas de madera o las cáscaras de frutos secos.

Un dato relevante es que el pellet consumido durante 2020 para calentar viviendas evitó el consumo equivalente de 254 millones de litros de gasóleo de calefacción, 29 millones de litros más sustituidos en comparación con el año anterior, y con ello se evitaron también las emisiones equivalentes a retirar de la circulación 450.000 coches.

5.000 profesionales se dedican a fabricar, suministrar e instalar y mantener equipos de biomasa con potencia superior a los 50kW
Al cierre de 2020 operaban en España 14.329 calderas industriales de biomasa -las de potencia superior a 50 kW-, proporcionando energía térmica a comunidades de vecinos, edificios públicos, industrias, complejos comerciales y redes de calor. En total, 925 nuevas instalaciones respecto a 2019.

La potencia total instalada de equipos industriales de biomasa se situó en 7.502 MW, que son 402 MW más que el año anterior. Esta potencia garantizó la producción de una cantidad de energía equivalente al consumo de 1.536 millones de litros de gasóleo.

La cifra de negocio en el sector de la generación térmica industrial con biomasa en el año 2020 se incrementó en un 6,1% respecto al año anterior y llegó a los 599 millones de euros. La cadena de valor de la biomasa ligada a este sector creó 262 nuevos empleos hasta llegar a los 4.989 trabajadores directos. 

Ventajas de la biomasa como fuente de energía
La producción de energía térmica con biomasa es un ejemplo de economía circular, en el que se aprovechan astillas de madera, restos de podas, hueso de aceituna, cáscaras de frutos secos u otros subproductos de origen biológico. Además, al sustituir a otras formas de energía basadas en combustibles fósiles, el uso de estas biomasas evita las nocivas emisiones que afectan al cambio climático.

En concreto, en España la biomasa evitó en 2020 la emisión de más de 4 millones de toneladas de CO2, lo que equivaldría a retirar de la circulación 2,7 millones de turismos.

La biomasa es, hoy en día, la principal fuente de energía renovable para calefacción en Europa con una cuota del 85%; tendencia que se mantendrá al menos en el medio plazo.

Se produce de forma local y es renovable, gracias a la fotosíntesis de las plantas. Se obtiene mediante gestión forestal sostenible, lo que mejora el estado general de los bosques en toda Europa.

Su uso como fuente de calefacción renovable reduce el uso de combustibles fósiles y sus nocivas emisiones a la atmósfera que aceleran el cambio climático.

Avebiom lanza una guía que ayudará a contratadores y prescriptores a elegir los proyectos de biomasa más adecuados

Posted on

La Asociación Española de la Biomasa en colaboración con varias empresas del sector ha elaborado una guía dirigida a organismos contratadores y prescriptores para contribuir a la mejor elección posible de equipos en las licitaciones.

Diversas empresas del sector de la venta, distribución y servicio técnico de calderas automatizadas de biomasa -pellet, astilla, leña- han elaborado con la colaboración de la AVEBIOM un documento de principios denominado “Guía de ayuda para una licitación de biomasa”.

La guía ofrece información, datos objetivos y claves sobre el uso y la valorización de la biomasa, con el objetivo de lograr una mayor difusión del alcance de esta energía renovable y facilitar a los responsables públicos criterios de valoración a la hora de implementar equipos y componentes en instalaciones públicas que utilicen biocombustibles sólidos.

El documento ya se ha enviado a todos los colegios de ingenieros del país y en breve se hará lo mismo a los colegios de arquitectos, ambos, prescriptores fundamentales de los equipos en proyectos de climatización. Varios colegios territoriales han contactado con la asociación para mostrar su interés en la materia.

La guía pretende contribuir a que los pliegos técnicos que rigen los concursos públicos en este ámbito adapten sus exigencias técnicas a las necesidades de cada instalación, fundamentándose en parámetros objetivos y exigiendo unas prestaciones acordes a las necesidades de cada usuario.Todo ello de conformidad con los principios de transparencia y libre concurrencia que deben regir toda licitación pública.

Juan Jesús Ramos, técnico de AVEBIOM y responsable del Sello del Instalador asegura que “la guía pone a disposición de los diversos organismos contratadores de las administraciones públicas y de los prescriptores y proyectistas la experiencia y conocimiento de nuestras empresas y de los técnicos de AVEBIOM para que la elección de los equipos y componentes sea la más adecuada a las necesidades concretas del licitador”.

Descarga de la guía aquí.

50.000 estufas y calderas de biomasa se vendieron en 2020 en el sector residencial en toda España

Posted on

400.000 viviendas independientes se calientan con estufas o calderas de biomasa según datos del Observatorio de la Biomasa de AVEBIOM para 2020

Instaladores, distribuidores y fabricantes de equipos de biomasa trabajaron sin descanso durante la segunda mitad del año pasado. Esta intensidad ha compensado con creces la práctica total suspensión de actividad ocurrida durante la primavera, de manera que el movimiento económico del sector sólo se ha reducido en un 3,4% con respecto al año 2019 y ha generado un volumen de negocio de 344 millones de euros, cifra que incluye también el suministro de pellet y el mantenimiento de equipos.

En 2020 se instalaron 49.589 estufas y calderas de biomasa de hasta 50 kW de potencia. Con esta aportación, el parque nacional de equipos de calefacción alimentados con biocombustibles sólidos se sitúa en 403.618 unidades. De estos, el 98% están ubicados en viviendas independientes. Solo el parón de la actividad comercial e instaladora durante el segundo trimestre del año ha impedido que en 2020 se superasen las ventas de años anteriores. 

La tendencia es muy positiva, aunque en números absolutos todavía estamos lejos de países de nuestro entorno, como Francia, que cuenta con 1,2 millones de estufas y calderas de biomasa funcionando, o Italia con 2,2 millones. Las administraciones públicas francesa e italiana promueven desde hace años el cambio de modelo energético hacia las energías renovables en los sistemas de calefacción de las viviendas.

Todos los equipos de calefacción residencial con biomasa consumieron el año pasado en nuestro país alrededor de 505.000 toneladas de pellet y otros biocombustibles de origen natural y renovable como el hueso de aceituna, procedente de la industria del aceite de oliva, las astillas de madera o las cáscaras de frutos secos.

Un dato relevante es que el pellet consumido durante 2020 para calentar viviendas evitó el consumo equivalente de 254 millones de litros de gasóleo de calefacción, 29 millones de litros más sustituidos en comparación con el año anterior, y con ello se evitaron también las emisiones equivalentes a retirar de la circulación 450.000 coches.

Al cierre de 2020 operaban en España 14.329 calderas industriales de biomasa -las de potencia superior a 50 kW-, proporcionando energía térmica a comunidades de vecinos, edificios públicos, industrias, complejos comerciales y redes de calor. En total, 925 nuevas instalaciones respecto a 2019.

La potencia total instalada de equipos industriales de biomasa se situó en 7.502 MW, que son 402 MW más que el año anterior. Esta potencia garantizó la producción de una cantidad de energía equivalente al consumo de 1.536 millones de litros de gasóleo.

La cifra de negocio en el sector de la generación térmica industrial con biomasa en el año 2020 se incrementó en un 6,1% respecto al año anterior y llegó a los 599 millones de euros. La cadena de valor de la biomasa ligada a este sector creó 262 nuevos empleos hasta llegar a los 4.989 trabajadores directos. 

El hueso de aceituna para biomasa no necesitará ser manejado por un gestor de residuos autorizado

Posted on

La Asociación Española de la Biomasa considera una muy buena noticia la aclaración emitida por la Subdirección General de Economía Circular en la que excluye el hueso de aceituna del ámbito de aplicación de la vigente Ley de residuos y suelos contaminados.

En una “nota interpretativa” de mayo de 2021, la Subdirección General de Economía Circular aclara que el hueso de aceituna obtenido mediante métodos mecánicos o físicos es un material biomásico procedente de la agroindustria, natural, no peligroso y que se utiliza para generar energía sin poner en peligro la salud humana ni el medio ambiente.

El hueso de aceituna no figuraba de manera explícita entre los materiales excluidos del ámbito de aplicación de la Ley 22/2011, de 28 de Julio, de residuos y suelos contaminados, lo que ha generado durante años consultas por parte de particulares y administraciones públicas.

Gracias a esta aclaración, el hueso de aceituna obtenido por medios mecánicos no requiere ser manejado por un gestor de residuos autorizado, lo que facilita su uso en instalaciones de generación de energía tanto a escala industrial como doméstica. 

Pablo Rodero, responsable de la certificación de biocombustibles sólidos en AVEBIOM, considera que es una muy buena noticia, “ya que confirma las bondades del hueso de aceituna como biocombustible, un material de origen natural, muy abundante en España y cuya calidad se puede certificar gracias a BIOmasud®”.

Un grupo de trabajo creado en 2020 para clarificar esta cuestión acaba de concluir que el hueso de aceituna extraído por medios mecánicos con destino a generación de energía queda excluido, junto con las cáscaras de frutos secos, de la aplicación de esta Ley.

A finales de 2020, técnicos de AVEBIOM se reunieron con miembros del Grupo de Trabajo de Subproductos y Fin de Condición de Residuo creado por la Subdirección General de Economía Circular (Ministerio para la Transición Energética y el Reto Demográfico) para evaluar este tema. Pablo Rodero y Alicia Mira detallaron las características del mercado de hueso de aceituna y explicaron que, aparte del hueso proveniente de las almazaras, existe otro volumen que proviene de extractoras de aceite de orujo. En este caso, previo a la extracción del aceite, se separa el hueso -de similar calidad y tamaño algo menor- para su comercialización como biocombustible.