Biomasa

La red de calor de Soria suma ya 163 contratos de servicios energéticos con comunidades de propietarios y edificios públicos

Posted on

red de calor

La red de calor con biomasa de Soria sigue sumando nuevos clientes. Según informa AVEBIOM,  tras el hotel Alfonso VIII se unirán en breve los 6 polideportivos de la ciudad. En total, más de 35 km de tuberías para proporcionar energía térmica a 16.000 personas. Actualmente la empresa promotora de la Red, Rebi, ha suscrito 163 contratos de servicios energéticos con comunidades de vecinos y edificios públicos, como institutos, residencias juveniles, la biblioteca municipal, el hospital Virgen del Mirón o el mercado municipal.

Javier Jiménez, responsable comercial de la red de Soria, calcula que ésta llega a 16.000 usuarios, bien en sus viviendas, o bien en lugares públicos, teniendo en cuenta que se trata de una capital de provincia con 40.000 habitantes. Rebi dispone de un equipo propio para todas las fases de la red, desde el diseño y la ejecución de obra al mantenimiento y la venta de la energía al cliente final. Rebi pertenece al grupo Amatex, que se encarga de generar y suministrar la astilla desde su base en Cabrejas del Pinar. En la planta también fabrican pellet y viviendas modulares de madera y estructuras de madera. La instalación de Soria da trabajo a 35-40 personas. Solo en la sala de calderas trabajan 8 personas en turnos para cubrir las 24 h.

El pasado verano se conectó un gran consumidor, el hotel Alfonso VIII, y en octubre comenzaron las obras para integrar a los 6 polideportivos de la ciudad y una piscina. La Red de Calor de Soria comenzó a funcionar en enero del 2015.

Según sus responsables,  no todas las comunidades son “conectables”, al menos de momento. Uno de los objetivos a largo plazo, según Javier Jiménez, sería conectar a consumidores que cuentan con sistemas de calefacción individuales. De momento la red de calor se dirige a aquellos edificios que cuentan con distribución comunitaria. Otra de las ideas a futuro es suministrar también frío para climatización.

La sala de calderas se compone ahora mismo de tres calderas suministradas por Ventil de 7 MW cada una. Aún queda espacio para instalar una cuarta unidad, quizás en verano de 2020, explica Adrián Ruiz, ingeniero y responsable técnico de la red. Gracias a la construcción de un enorme depósito de inercia de 5000 m³ de capacidad, equivalente a 125 piscinas olímpicas, la red podría proporcionar hasta 80 GWh/año. Las calderas funcionan por la noche, cuando la electricidad es más barata, acumulando la energía en el depósito de inercia. El agua es impulsada a la red desde dicho depósito a una temperatura de entre 94 y 98ºC, con un retorno en la parte inferior a 75ºC.

El mantenimiento de las calderas se realiza durante el día. La limpieza diaria requiere algo más de una hora de trabajo. En invierno, cuando la carga de trabajo es mayor, se hace mantenimiento preventivo y se limpian antes de que hayan transcurrido 10 horas de trabajo.

En la puerta del cliente Rebi entrega la energía en forma de agua caliente -a 84ºC en invierno y a 70ºC en verano-. Además, se encarga de instalar la subestación para transferir la energía al circuito del edificio y que está compuesta por un intercambiador, una válvula de regulación, un contador y una bomba.

La astilla, seca, cribada y limpia, llega para ser utilizada directamente sin que sea necesario realizar ningún tratamiento en planta, salvo retirar y moler rechazos de tamaño excesivo.

En pleno invierno, las calderas pueden llegar a consumir hasta 120 t/día. El trasiego de camiones en esos días puede ser de 6 o 7 camiones cargados con 16-18 toneladas de astilla.

La Junta destaca que la red de calor de Ponferrada comenzará antes de acabar el año y la planta de biomasa de Forestalia en primavera

Posted on

red de calor

Dos importantes proyectos relacionados con la actividad de la biomasa siguen avanzando en la provincia de León.  El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha asegurado que la red de calor de Ponferrada entrará en producción antes de que acabe el año.

Hay que recordar que en marzo del 2018 la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha adjudicado hoy a la Unión Temporal de Empresas ACSA-Maderas Castañeiras, por 3,3 millones de euros más IVA el contrato de ejecución de la primera fase de las obras de instalación y mantenimiento de la red de calor de Ponferrada que suministrará energía térmica para dar servicio de calefacción y agua caliente a 13 edificios públicos en la zona norte de la ciudad.

Hace pocas semanas, la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León S.A., licitaba por procedimiento abierto, en forma de concurso, el  contrato de venta de energía térmica desde la red de calor de Ponferrada para suministro a terceros. El objeto del contrato es la venta de energía térmica desde la red de calor de Ponferrada para suministro a terceros. El plazo de duración será de 10 años, con prórrogas anuales hasta un máximo de 4 años. La garantía definitiva es de 25.000 euros.

El consejero también aseguró que la planta que la empresa Forestalia ejecuta en el municipio de Cubillos del Sil avanzan «a buen ritmo» se prevé que entre en funcionamiento en marzo de 2020, según el calendario prevista. Dicha planta requerirá para su funcionamiento unas 70.000 toneladas de biomasa que saldrán de las 220.000 hectáreas de terrenos forestales existentes en la comarca del Bierzo.

Tres centros educativos de la provincia de Ávila incorporarán redes de biomasa

Posted on

pellets

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado 960.000 euros contratar el desarrollo y el mantenimiento de una red térmica alimentada por biomasa para el IES Alonso Madrigal y el IES Jorge Santayana y la Escuela de Artes de Ávila.

Esta instalación centralizada de calefacción para los tres centros abulenses, que forma parte de la política de energías renovables de la Junta, comenzará su funcionamiento a finales de 2020, aunque el contrato se extiende hasta 2023 para trabajos de operación y mantenimiento, y sustituirá así el consumo de gasóleo en los estos tres centros.

Esta red compartida de calefacción y agua caliente se desarrolla gracias a la colaboración suscrita entre la Junta de Castilla y León y el Ente Regional de la Energía (EREN) que forma parte de la política energética de la Junta para promover instalaciones de calefacción centralizadas como las existentes en Cuéllar (Segovia), el complejo de la sede de la Presidencia de la Junta o de biomasa como las de los ayuntamientos de León, Villaquilambre (León) o el edificio de la Fundación Santa Bárbara, entre otras.

Asimismo, la Consejería de Economía y hacienda prevé ejecutar, a través del EREN, instalaciones compartidas de calefacción por biomasa en otros centros educativos de la Comunidad.

La puesta en marcha de este proyecto permitirá mejorar la eficiencia energética de todo el sistema de calefacción, como consecuencia de la sustitución de equipos antiguos con menor rendimiento, de la centralización de la generación térmica que permite equipos más grandes y con mayor rendimiento y gracias al almacenamiento de calor instalado que hace que las calderas puedan operar con mayores rendimientos.

Además, esta instalación reducirá el gasto al tratarse de un combustible más barato con una menor fluctuación del precio respecto al gasoil, atenuará los costes de mantenimiento como consecuencia del menor número de instalaciones a mantener, implicará reducir las emisiones de CO2 al tratarse de un combustible renovable, que además implicará beneficios económicos para las zonas rurales al ser un combustible autóctono.

La Junta de Castilla y León propondrá al Gobierno de España la aplicación de un IVA reducido para el uso de biomasa

Posted on

pellets

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha propiciado la implantación de sistemas térmicos con biomasa en más de cien edificios públicos

Castilla y León continúa siendo líder a nivel nacional por la energía consumida procedente de biomasa forestal y por la reducción de emisiones de CO2, y mantiene la segunda posición, sólo por detrás de Andalucía, tanto en volumen de negocio, como en número de empleos, equipos en funcionamiento y potencia generada. La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, propondrá al Gobierno de España la aplicación de un IVA reducido, tanto para el uso de biomasa, como para las instalaciones transformadoras y para la energía distribuida por las redes de calor instaladas.

Castilla y León dispone de una gran capacidad productora de biomasa, el 51% del territorio, casi cinco millones de hectáreas, es forestal, y alberga los mayores recursos de biomasa forestal de España, 225 millones de toneladas, con un crecimiento anual de 6,5 millones de toneladas, concentrando el mayor volumen de producción de pellet de España, con 160.000 toneladas al año, el 92 % certificadas con el sello de garantía ENplus.

En Castilla y León operan 11 fábricas de pellet, siete de ellas certificadas también con este sello de garantía, y es líder a nivel nacional por la energía consumida,  282.000 toneladas equivalentes de petróleo, y por la reducción de emisiones, con casi 900.000 toneladas, lo que equivale a retirar de la circulación cerca de 600.000 vehículos.

El negocio generado en el sector en 2018 ascendió a 325 millones de euros y el volumen de empleo estimado alcanza las 2.150 personas, 45.000 equipos en funcionamiento y una potencia generada de 1.530 megavatios, lo que nos sitúa en segunda posición a nivel nacional, solo por detrás de Andalucía.

Implantación de la biomasa en edificios públicos
El apoyo de la Junta de Castilla y León a esta fuente de energía renovable se ha traducido en los últimos años en las importantes actuaciones llevadas a cabo por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de Somacyl, desde 2013, que han propiciado la implantación de sistemas térmicos con biomasa en más de cien edificios públicos, con una inversión de 33,7 millones de euros. Estas instalaciones consumen 27.500 toneladas de astilla forestal y 1,1 toneladas de pellets, con una reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera de 26,5 toneladas al año.

Cabe destacar la relevancia del proyecto de la red de calor de la Universidad de Valladolid y su última conexión con el hospital Clínico. Esta instalación de calefacción centralizada es la red de calor pública con biomasa más importante de España, con una red de canalizaciones de distribución de agua caliente de más de 12 kilómetros de  longitud, que  se ha extendido con un nuevo ramal de tuberías desde el Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM) hasta la sala de calderas del hospital. La red entró en funcionamiento en el año 2015 y actualmente da servicio de calefacción y agua caliente sanitaria a 27 edificios, a los que habrá que sumar en breve otros tres más, el Palacio de Congresos Conde Ansúrez, la Biblioteca Reina Sofía y la Casa del Estudiante. Desde su arranque, la red de calor ha suministrado 19 millones de kilovatios útiles al año a los edificios universitarios y deportivos de la Junta conectados.

La Junta apoya también proyectos que utilizan biomasa como materia prima para la producción eléctrica, entre ellos una planta del grupo Gestamp, en Soria, con una potencia de 17 megavatios  y 140.000 toneladas de consumo, y la construcción de la central del grupo Forestalia, en Cubilllos del Sil, en León, con 50 megavatios de potencia y un consumo cercano a 300.000 toneladas de biomasa; sin olvidar el sector agro-ganadero e industrial, entre los que destaca la red de calor del Polígono Industrial de Villalonquéjar en Burgos.

La Junta solicitará al Gobierno la aplicación del IVA reducido
En esta misma línea y manteniendo la idea que de que el uso de la biomasa como combustible supone una serie de beneficios económicos, sociales y medioambientales que aconsejan fomentar su uso frente al de los combustibles fósiles, la Junta de Castilla y León solicitará al Gobierno de España la aplicación de un IVA reducido a la biomasa forestal, a las instalaciones necesarias para su transformación y a la energía distribuida por redes de calor alimentadas mayoritariamente con este combustible, en sintonía con lo que ya ocurre en otros países europeos.

El panorama internacional europeo refleja que mientras España aplica un IVA del 21%, otros países aplican tasas reducidas de IVA: Reino Unido, 5% para redes de calor de uso doméstico y biocombustibles; Alemania, 7%; Francia, 10%; y  Bélgica, 6%  para biocombustibles; y Francia, 5,5%  para redes de calor con biomasa, medida que ha logrado triplicar la energía generada y distribuida por estas redes.

Aunque la reducción de la tasa de IVA producirá inicialmente una minoración en los ingresos de la Hacienda Pública, entendemos que en un plazo razonable, el importante incremento que se produciría en las actividades relacionadas con la obtención y el uso de la biomasa compensarían esa pérdida, además de mejorar la balanza comercial del país, favorecer el cumplimiento de los compromisos de reducción de emisiones e impulsar el desarrollo rural en amplias zonas del país.

Avanzar en el modelo ‘Low Carbon Cities’, mediante redes de calor por biomasa en las ciudades de Castilla y León, es uno de los objetivos de la presente legislatura en el marco de la lucha contra el cambio climático, para lo que la Junta de Castilla y León elaborará una normativa para garantizar que todos los edificios y organismos autónomos propiedad de la administración autonómica dispongan de un sistema de calefacción alimentado por biomasa, siempre que sea viable técnica y económicamente.

La apuesta por el desarrollo de las redes de calor urbanas más allá de su uso en edificios públicos también es una importante línea de trabajo de la Administración Autonómica. Potenciar la capacidad de las administraciones públicas para diseñar, planificar e implementar políticas sostenibles sobre el uso de la energía, integrándolas en el marco de la planificación urbanística ha sido el objetivo del Proyecto europeo Intesss-PA, enmarcado en el Programa HORIZON 2020, en el que intervino Castilla y León de manera muy activa, junto con otras seis regiones europeas,  potenciando la biomasa como fuente de energía, con el fin de aplicar una planificación energética sostenible, integrada y compartida.

La nueva planta de biomasa eléctrica de Cubillos del Sil (León) creará 450 nuevos empleos

Posted on

planta central biomasa

La Consejería de Economía y Hacienda financia, a través del Ente Público Regional de la Energía de Castilla y León (EREN), el 50 % de la financiación ajena de la nueva planta de biomasa eléctrica de Cubillos del Sil (León) que con una potencia de 50 MW duplicará hasta los 100 MW la potencia instalada en la Comunidad con esta tecnología renovable.

Esta central eléctrica creará 450 nuevos empleos en plena zona afectada por el cierre de la minería del carbón y centrales térmicas convencionales, y producirá la energía equivalente al consumo de 93.000 hogares. Castilla y León es la primera comunidad española en renovables con un 22 % de producción total en España.

La nueva planta de biomasa eléctrica de Cubillos del Sil supondrá poner en marcha 50 MW de potencia, lo que duplicará la potencia instalada de producción eléctrica a través de esta fuente de energía en la Comunidad, hasta los 100 MW. La planta, con una utilización de 6.500 horas/año, producirá 322.000 GWh/año, el equivalente al consumo de 93.000 hogares. Así se evitará la emisión a la atmósfera de 123.000 tonelada anuales de CO2, consumiendo 280.000 toneladas al año de biomasa, principalmente forestal y paja.

El sector de la biomasa en la Comunidad, que representa un consumo de energía superior a las 282.000 toneladas equivalentes de petróleo, cuenta con casi 45.000 calderas instaladas, un volumen de negocio cercano a los 325 millones de euros, y una generación de empleo superior a los 2.150 trabajadores.

Castilla y León, líder en renovables
Castilla y León es la primera Comunidad Autónoma española en producción de energía de origen renovable con un 22 % del total nacional. La Consejería de Economía y Hacienda pondrá en marcha la Estrategia Térmica Renovable 2020-2030 que impulsará el desarrollo de las energías limpias, apostando especialmente por el desarrollo de la producción energética partiendo de la biomasa como combustible renovable.

Este liderazgo de la Comunidad en la producción energética de origen renovable ha sido posible gracias al desarrollo de las energías limpias que se vienen coordinando a través del el Plan de Bioenergía 2011-2020 que ha establecido las bases para la promoción de los distintos usos de la bioenergía: eléctricos, térmicos y en el transporte en los últimos 8 años.

La Junta de Castilla y León tiene como objetivo incrementar la potencia de instalada en renovables en esta legislatura: en 2.000 MW en eólica (de 5.600 a 7.600MW) y multiplicar por 5 la fotovoltaica (de 500 a 2.500MW).

Expobiomasa 2019 supera las previsiones y recibe la visita de 16.540 profesionales

Posted on

EXPOBIOMASA19 Celtas Cortos
EXPOBIOMASA19 Celtas Cortos

Con una afluencia de 16.540 visitantes profesionales, por encima de la cifra de la edición anterior, Expobiomasa 2019 ha superado claramente las previsiones de la organización, que había calculado unos datos más moderados debido a la reducción del número de jornadas de la feria, de cuatro a tres, en relación con la de 2017.

Aunque al término de la feria se desconocía aún la estimación del volumen de negocio generado, los primeros datos apuntan a una cifra significativamente superior a la de 2017, que se situó por encima de los 17 millones de euros.

Expobiomasa 2019 ha reunido a 540 empresas expositoras de 30 países, que han mostrado las últimas novedades tecnológicas del sector, en un total de 28.000 metros cuadrados del recinto ferial de Valladolid, lo que convierte a esta feria en el certamen del sector más importante del sur de Europa.

Javier Díaz, presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), entidad organizadora de Expobiomasa, aseguró que tanto él personalmente como todo el equipo organizador “estamos muy satisfechos por el desarrollo y los resultados de Expobiomasa 2019, que ha sido sin duda la mejor de las doce ediciones celebradas hasta ahora, por la calidad de la oferta que han traído las empresas expositoras, por el número de profesionales que hemos recibido y por el volumen de negocio generado, que supera con creces la cifra de la edición anterior”.

Según el presidente de Avebiom, “el sector afronta esta temporada con optimismo, con unas expectativas de ventas relativamente altas”.

Y ello se debe, añadió, a dos factores fundamentalmente. “Primero, al hecho de que la alternativa de la biomasa ha calado en la sociedad como solución a las necesidades de calefacción, doméstica e industrial, con un combustible limpio, renovable, que aprovecha una materia prima local no deslocalizable y ofrece un precio más barato y estable. Y en segundo lugar, por la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles, que se han vuelto a disparar en estas últimas semanas”.

El país invitado y protagonista de Expobiomasa 2019 ha sido Finlandia, en cuyo stand se han celebrado alrededor de 400 reuniones de negocio bilaterales entre las 26 empresas presentes en la feria, las más punteras del país, y más de 70 compañías y profesionales de España.

Además del II Seminario Hispano Finlandés de Biomasa —en el que ha participado el presidente de Bioenergy Europe, Hannes Tuohiniitty—, esta edición ha acogido conferencias como la Internacional del Mercado de Pellet Doméstico, la biomasa en Chile, así como cuatro más de carácter técnico sobre calderas, estufas y chimeneas; la fabricación y producción de biocombustibles; calderas industriales y ‘district heating’; y las claves tecnológicas para el uso de calor con agrobiomasa en pequeña potencia.

La red de calor con biomasa de Aranda de Duero comenzará a dar servicio este mes

Posted on

Obra Aranda-2

El equipo de técnicos que conforman la Red de Calor con Biomasa de Aranda de Duero ha llevado cabo durante las últimas semanas las pruebas de funcionamiento para comenzar a dar servicios a finales de este mes de septiembre. Javier Jiménez, uno de los responsables del equipo comercial de la empresa promotora Rebi, reconoce “que todo ha ido según lo previsto, las pruebas son satisfactorias en la central y ya estamos en condiciones de suministrar la energía térmica que producimos a partir de biomasa”.

El departamento encargado de incorporar la estación de intercambio de plazas en las salas de calderas de los edificios adheridos “ya han hecho las acometidas correspondientes necesarias para la conexión en las comunidades de vecinos, y quedan algunos remates en las salas de calderas que iremos terminando durante estos días”.

La Red de Calor de Aranda de Duero ya suma más de 500 viviendas conectadas, superando los 1.500 vecinos, además del colegio Claret. Abastecerá de calefacción y agua caliente sanitaria a 4.600 viviendas y 30 edificios públicos en la ciudad arandina. Un total de 12 megavatios de potencia instalada generarán 45,5 millones de kilovatios de energía térmica en una central que consumirá 13.500 toneladas de biomasa local al año. Los edificios conectados dejarán de emitir 14.700 toneladas de CO2 a la atmósfera con una creación de 40 puestos de trabajo entre directos e indirectos.

La conexión no supone ningún sobrecoste ni derrama para los vecinos porque la pequeña obra en la sala de calderas corre a cargo de la empresa, mientras que el consumidor solo paga la energía térmica de biomasa que consume. “Ahora también estamos llegando a los edificios de viviendas de nueva construcción. De esta manera, quien compre una vivienda en un bloque nuevo en la zona de actuación de la Red, verá reflejado en su contrato que incorporará Red de Calor con Biomasa; la sala de calderas cuenta con una estación de intercambio de placas que hace el trasvase de la energía de los tubos de la calle al circuito del edificio, con un equipo de producción de calefacción y otro de agua caliente”. El consumo se mide de manera individualizada con un contador de kilovatios colocado en el rellano del portal y no es necesario que el habitáculo disponga de ningún otro equipo ni caldera.

Central de cogeneración de Energy Works Aranda
Paralelamente, la Red llegará pronto a la central de cogeneración de Energy Works Aranda cuyo principal cliente es Michelin. El proyecto de biomasa aprovechará el calor de la central de cogeneración que se encuentra ubicada en la planta industrial de Michelin. El calor resultante se conducirá a través de la Red de Calor para que pueda ser utilizado en los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria de los vecinos de Aranda de Duero. Este acuerdo de colaboración es un ejemplo de hibridación y aprovechamiento eficiente a gran nivel que solo se puede realizar en ciudades que cuentan con redes de calor urbanas, que permiten la integración de diferentes fuentes de energía térmica.

Foto: REBI Recursos de la Biomasa