Biomasa

Castilla y León es la región con más hectáreas forestales con certificación sostenible, con un total de 758.447

Posted on

El sistema de certificación forestal PEFC, de la Asociación Española de Sostenibilidad Forestal,  ha sumado en el año 2020 un total de 124.010 hectáreas certificadas en gestión forestal sostenible, 6.363 nuevos selvicultores y gestores forestales se han adherido a la certificación y 76 empresas más han implantado la cadena de custodia para ofrecer garantías de sostenibilidad económica, ambiental y social.

Castilla y León, con 758.447 hectáreas es la región con mayor extensión de este tipo de superficie forestal, tras sumar 6.995 hectáreas durante el pasado año. Los datos y estadísticas de cierre de 2020 demuestran la implicación y el compromiso del sector forestal por continuar creciendo en responsabilidad, a pesar de la situación global de pandemia que ha sufrido el planeta y que se ha prolongado durante todo el año. La resiliencia de todos los agentes de los distintos eslabones de la cadena de valor forestal ha sido extraordinaria e imprescindible para continuar creando un mundo más sostenible y equilibrado en términos sociales, económicos y medioambientales.

Según los datos obtenidos, los selvicultores y gestores forestales han mostrado su compromiso con la certificación forestal PEFC, siendo ya un total de 41.870 adscritos que gestionan de manera sostenible 2.423.362 de hectáreas de superficie forestal en el territorio español. La Covid-19 ha revelado la necesidad de mantener los bosques cuidados y sanos para que puedan funcionar como sumideros de carbono, mejorando la calidad del aire y albergando la biodiversidad necesaria para asegurar la salud del planeta.

En este impulso por preservar y gestionar de forma sostenible las masas forestales y siguiendo con las estrategias del Pacto Verde Europeo, las Comunidades Autónomas de Galicia, Aragón y Extremadura son las que más han crecido, con unos incrementos de 73.679, 22.331 y 10.917 hectáreas, en cada una de ellas, lo que supone un crecimiento neto del 40%, 21% y 11%, respectivamente.

Según la Asociación Española de Sostenibilidad Forestal,  estas cifras han sido posibles gracias al compromiso de estas CCAA y su apuesta por la certificación de sus montes, unido al esfuerzo de los propietarios y gestores forestales privados de cada una de estas regiones que ponen en valor la gestión activa de su territorio. A estas tres autonomías se suman Castilla y León, Andalucía, Euskadi, Navarra y Asturias, las cuales también han visto incrementada su superficie forestal certificada. En lo que respecta al compromiso de propietarios y gestores con el Sistema PEFC, destacan por un mayor incremento, Galicia con 5.530 nuevos gestores, Asturias con 529 y Euskadi con 280.

Continuo crecimiento del sector de la biomasa en Castilla y León

Posted on

Castilla y León dispone de una gran capacidad productora de biomasa, derivada fundamentalmente del carácter eminentemente forestal de nuestro territorio (el 51% de la superficie regional, 4,8 millones de hectáreas de terreno forestal, que albergan los mayores recursos de biomasa forestal de España). La masa forestal de la comunidad autónoma alberga 225 millones de toneladas de biomasa seca con un crecimiento anual de 6,5 millones de toneladas, de las que se aprovechan con destino a la bioenergía unas 700.000 Tn/año, pasando este año a más de 1 millón de Tn/año una vez que empiece a consumir a pleno rendimiento la planta de Forestalia en Cubillos del Sil, entre otras infraestructuras que consumen biomasa como combustible.

La comunidad de Castilla y León alberga instalaciones de producción y transformación, tanto de pellets como de astillas, punteras a nivel nacional en calidad y en cantidad. Es la comunidad autónoma que concentra el mayor volumen de producción de pellet, con unas 223.000 toneladas/año, de las que el 92% están certificadas con el sello de garantía ENplus. Operan actualmente 13 fábricas de pellet, siete de ellas certificadas. La producción nacional es de 714.000 toneladas/año y 82 fábricas, 39 certificadas.

Cada vez un mayor número de usuarios finales optan por las soluciones con biomasa para alimentar las calderas para producción de calefacción y agua caliente sanitaria con un incremento constante tanto del número de instalaciones como de la potencia acumulada en todos los sectores: agroganadero, industria agroalimentaria, ocio-servicios, edificios y equipamientos públicos, viviendas unifamiliares, bloques de viviendas o redes de calor, ocupando Castilla y León los primeros puestos en el ranking de las comunidades autónomas.

Según los datos del Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa de Avebiom, Castilla y León tiene la segunda posición nacional, con un volumen de negocio de 325 millones de euros, con la generación de 2.150 empleos (más un millar más de personas vinculadas a la actividad tradicional, como aprovechamiento de leña, y a la generación eléctrica con biomasa de origen forestal o agroalimentario); cuenta con 44.755 equipos en funcionamiento (estufas y calderas) y genera 1.530 megavatios (Mw) de potencia.

Asimismo, Castilla y León es líder a nivel nacional en energía consumida (toneladas equivalentes de petróleo) y en emisiones reducidas (toneladas de CO2), con 870.000 tn, equivalente a la retirada de más de 580.000 vehículos de la circulación.

Apoyo de la Junta a la biomasa
La acción de la Junta de Castilla y León se centra en diversas líneas de actuaciones, que reciben un impulso en esta legislatura, como la movilización de las importantes existencias de biomasa de montes. Asimismo, la Administración regional impulsa proyectos de utilicen biomasa como materia prima para la producción eléctrica; en este ámbito ya opera una planta del grupo Gestamp, en la provincia de Soria, con una potencia de 17 Mw y 140.000 Tn de consumo, y la central del grupo Forestalia en Cubilllos del Sil (León) con 50 MW de potencia y un consumo cercano a 350.000 Tn de biomasa. Ambos proyectos cuentan con participación de la Junta de Castilla y León en las sociedades vehículo.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de Somacyl, mantiene una importante línea de actuaciones desde el año 2013 para implantación de sistemas térmicos con biomasa en edificios públicos, habiendo acometido 35 proyectos para sustitución de sistemas que operan con combustibles fósiles por biomasa, mediante la instalación de calderas individuales y redes de calefacción centralizadas con biomasa, con una inversión de 35 millones de euros,  que suministran 100.000.000 kWh útiles con biomasa a más de 120 edificios públicos. Dichas instalaciones consumen actualmente 38.500 Tn de astilla forestal y 1.250 Tn de pellets y han permitido una reducción de emisiones de CO2 a la atmosfera de 37.500 Tn/año.

También se trabaja en la promoción del uso de biomasa en el sector agro-ganadero e industrial mediante el desarrollo de proyectos piloto demostrativos, entre los que destaca la red de calor del Polígono Industrial de Villalonquéjar, en Burgos, primera red de calor industrial por biomasa que hay en España.

Además, las redes de calor urbanas por biomasa son una solución perfecta para integrar el uso térmico de la biomasa forestal en ciudades (3 de cada 4 redes de calor en España utilizan biomasa forestal como combustible), fomentando un modelo de desarrollo urbano moderno, sostenible y respetuoso con el medio ambiente. En Castilla y León se han desarrollado en los últimos años importantes redes de biomasa que colocan a la comunidad como puntera a nivel nacional: las redes de Soria, Universidad de Valladolid (30 edificios públicos incluido el Hospital Clínico de Valladolid –el mayor hospital que en España tiene este tipo de alimentación de calefacción y agua caliente sanitaria-), Huerta del Rey (Valladolid), Aranda de Duero y Ponferrada (terminada e inminente entrada en producción) son ejemplos en esta línea que ya dan servicio a miles de usuarios. Todas estas redes de biomasa se han promovido con la participación de la Junta de Castilla y León a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

Tres acciones son relevantes para potenciar la demanda de biomasa forestal en Castilla y León:

Por un lado, el fomento de la instalación de sistemas de calefacción alimentados por biomasa en los edificios públicos de la Junta. Para ello se trabaja conjuntamente con la Consejería de Economía y Hacienda para elaborar un Programa que desarrolle esta medida.

En segundo lugar, la incentivación fiscal de la sustitución de sistemas de calefacción alimentada por gasóleo por otros menos contaminantes, en especial la biomasa forestal; una opción que radica en los Ayuntamientos pues el impuesto directamente relacionado con este fin es el de Bienes Inmuebles (IBI).

Y, por último, la solicitud al Gobierno de la Nación -a través de una resolución aprobadas por las Cortes de Castilla y León en octubre de 2019- de la reducción del IVA que grava la biomasa forestal o los suministros energéticos con este combustible, para colocarlo al mismo nivel que Francia o Reino Unido; sería el espaldarazo definitivo para que el sector tenga a nivel nacional un crecimiento exponencial imprescindible en la lucha contra el cambio climático.

Castilla y León contará con 13 millones para proyectos de energía térmica renovable

Posted on

De los trece millones de euros que el Gobierno de España destina a la convocatoria de ayudas a proyectos de renovables para la producción de energía térmica en Castilla y León, 9,5 se los reparten la biomasa, el biogás y el biometano. El mayor montante, 6,5 millones de euros, se destinará al uso de biomasa en redes de calor, que distribuyen la energía térmica a más de un edificio.

La primera convocatoria de ayudas a la inversión en proyectos de energías renovables para la producción de energía térmica en la Comunidad de Castilla y León contará con un presupuesto de 13 millones de euros. El Consejo de Ministros acordó autorizar al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) a aprobar esta convocatoria.

Se prevé que, en conjunto, se movilicen cerca de 36,46 millones de euros en inversiones asociadas a proyectos que, además de suponer un impulso para la reactivación económica, contribuirán a la diversificación de las fuentes de energía primaria, a la reducción de la dependencia energética y evitarán la emisión de 46.768 toneladas equivalentes de CO2 al año, en línea con los objetivos marcados por el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030 y por el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

La convocatoria se inscribe en la línea de ayudas dotada con 316 millones de euros que el Ministerio de la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco) puso en marcha a través del IDAE para impulsar instalaciones de renovables para la producción de energía, tanto térmica como eléctrica, en todo el territorio nacional.

En total, se destinarán 20 millones euros a la Comunidad de Castilla y León. A los 13 millones de la convocatoria que ha aprobado ahora el Consejo de Ministros, se suman otros 7 millones que serán tramitados en próximas fechas e irán vinculados a otra convocatoria para proyectos de producción eléctrica mediante el uso de energías renovables.

Reparto presupuestario en diferentes tecnologías renovables
Por tecnologías, la distribución del reparto inicial acordado con la Junta de Castilla y León se llevará a cabo de la siguiente manera: 100.000 euros para aerotermia con abastecimiento fotovoltaico; 1.500.000 euros para biomasa; 200.000 para geotermia o hidrotermia; 2.950.000 para energía solar térmica; 6.750.000 euros para biomasa en redes; y 1.500.000 euros para biogás + biometano.

Tras haber acordado con la Junta de Castilla y León un reparto entre tecnologías adaptado a las necesidades de la región, el IDAE realizará la correspondiente convocatoria de ayudas que se otorgarán mediante régimen de concurrencia competitiva.

Valoración de los proyectos
En cuanto a la valoración de los proyectos, se han establecido criterios vinculados a transición justa, reto demográfico, generación de empleo, innovación, lucha contra la pobreza energética, impulso a sectores industriales estratégicos locales o apoyo a la participación ciudadana, como el impulso a las comunidades energéticas locales.

La convocatoria irá dirigida a personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, que planeen llevar a cabo un proyecto acorde con estas especificaciones. También podrán solicitar estas ayudas comunidades de bienes, comunidades de propietarios, grupos de comunidades de propietarios y otras agrupaciones que puedan llevar a cabo las actuaciones a las que se destinan las ayudas.

La Junta de Castilla y León planea calentar 1200 edificios públicos con biomasa

Posted on Actualizado enn

bosque leña

AVEBIOM aplaude el acuerdo de la Junta de Castilla y León para calentar edificios públicos con biomasa

Entre las 10 medidas de la Junta de Castilla y León incluidas en el Acuerdo 26/2020, de 4 de junio, la tercera indica que la biomasa es la fuente de energía de referencia para calentar los edificios administrativos en sustitución de los combustibles fósiles.

Según Javier Díaz, presidente de la Asociación Española de la Biomasa –AVEBIOM–, “el Acuerdo adoptado es una excelente noticia para nuestro sector. El compromiso cada vez más definido de la Junta con la biomasa, y el ejemplo que esto supone para el resto de la sociedad, va a generar actividad y nuevos empleos, tanto en la parte de los aprovechamientos forestales como en la fabricación de pellet y astilla y en la instalación de equipos de combustión”.

El presidente de AVEBIOM recuerda los beneficios que la valorización energética de la biomasa conlleva: “menor riesgo de incendios forestales, soberanía energética, empleo rural, y todo en el marco de la economía circular sostenible, consustancial a nuestro sector”.

Desde 2013, Somacyl ha promovido la instalación de sistemas térmicos con biomasa en más de cien edificios públicos. A partir de ahora se pretende actuar sobre otros 1.200 edificios, entre los cuales figuran cerca de 300 centros de educación primaria, cuya gestión comparte con los ayuntamientos.

Además, según el inventario de bienes de 2019, la Junta es propietaria, u ostenta algún derecho real, de 2.700 inmuebles, que, en su gran mayoría requieren calefacción y ACS.

Bosques y biomasa en Castilla y León
La comunidad autónoma alberga una superficie forestal de 4,9 millones de hectáreas, de las que tres millones están arboladas y 1,8 millones de hectáreas corresponden a bosque cerrado.

La Consejería de Medioambiente se encarga de gestionar 1,3 millones de hectáreas de superficie forestal arbolada, garantizando su sostenibilidad mediante una gestión cada vez más ordenada: cerca del 70% de esta superficie se maneja de acuerdo a algún tipo de documento técnico –proyecto de ordenación, plan técnico, etc– y más de 751.000 hectáreas están certificadas en el esquema PEFC.

Los pinares gestionados por la Junta, fuente fundamental de biomasa para usos energéticos, ofrecen una cantidad de madera disponible de 2,5 millones de metros cúbicos cada año (Mm3/año).

En estos montes se ha aprovechado como media durante el último quinquenio 1,4 Mm3/año, es decir, el 60% de su posibilidad. Una cifra superior a la media nacional y similar a la europea. Lo explicó Javier Ezquerra, jefe de servicio de gestión forestal de la Junta de Castilla y León, durante la Conferencia Internacional sobre el mercado doméstico de pellets organizada por AVEBIOM en septiembre de 2019.

Castilla y León es líder en el sector de los biocombustibles forestales: en sus 13 fábricas de pellets en activo se produjeron en 2019 más de 220.000 toneladas, un 31% del total nacional. Y también alberga el mayor número de centros logísticos de astilla forestal con 13 instalaciones.

Castilla y León lidera la producción de pellets de madera en España con 223.00 toneladas, casi un tercio del total nacional

Posted on

GRAFICO evolucion PRODUCCION porcentaje CCAA 2020 NP avebiom p

La producción de pellet de madera en España ha aumentado un 20% en el último año, alcanzado el volumen récord de 714.000 toneladas en 2019. En 2022 la producción de pellet se situará por encima de las 900.000 toneladas. Son datos del Informe Estadístico Anual sobre el Mercado del Pellet en España que ha elaborado recientemente la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom).

La producción española en 2010 contaba con 29 fábricas de pellet que produjeron 150.000 toneladas principalmente destinada al mercado exterior. En la actualidad, en 2019, se han producido en España 714.000 toneladas en 82 fábricas que se destinan principalmente al mercado interior. Es un 20% más que la producción del año anterior.

De la producción española, el 77% se destina a uso doméstico, siendo los sacos de 15 kilogramos la forma más común de consumo en el mercado interno.

Otra característica del mercado español es que el sello ENplus, el certificado de calidad internacional más reconocido, es el más demandado por los clientes españoles, estando certificado bajo este sello el 82% del pellet que se fabricó en 2019.

Por Comunidades Autónomas, destaca la producción de Castilla y León con más 223.000 toneladas, Cataluña con 97.000 toneladas y en tercer lugar Galicia con una producción de 86.000 toneladas en 2019. Habiendo fábricas en 16 de las 17 Comunidades que han generado miles de nuevos empleos estables en el medio rural.

Además de ser año récord en términos de producción, 2019 también lo ha sido en volumen importado desde Portugal. Un exceso de producción en Portugal, provocado por una menor demanda del mercado británico, ha facilitado la entrada en España de 160.000 toneladas de pellet. Este aumento de la importación junto con el suave otoño en España han llenado los almacenes de los fabricantes y distribuidores españoles, que no han dudado en ajustar el ritmo de fabricación para adaptarse a la demanda actual.

Por otro lado, a causa del COVID-19 se ha ralentizado demasiado el trabajo de las empresas instaladoras de nuevas calderas y estufas de pellets, por lo que se espera que el aumento del consumo en España durante 2020 sea sólo del 2% mientras que el crecimiento medio del consumo de pellet en España los últimos tres años ha sido del 12%.

Las expectativas para la producción de pellet de madera en España en el año 2022 son mucho más positivas que para este año, esta cifra se acercará a las 900.000 toneladas. A pesar del anormal desplome de los precios del petróleo, se espera una serie de medidas legislativas desde el Gobierno de España que impulsarán el uso de las Energías Renovables los próximos años. Como otros países de la UE, España ha expresado su deseo a la Comisión Europea de apoyar una salida “verde” para la economía Post Covid, lo que se une a la intención de la UE de llegar a un acuerdo para alcanzar objetivos de descarbonización más ambiciosos para 2030.

El sector de la biomasa garantiza el suministro de energía durante el estado de alarma

Posted on

estufa pellet

Los principales fabricantes de pellet y otros biocombustibles -como astilla y hueso- continuarán suministrando desde sus instalaciones para garantizar el aprovisionamiento del mercado en todo el territorio durante lo que resta de invierno y durante todo lo que dure el estado de alarma por la crisis del Coronavirus. Así lo han asegurado tanto la Asociación Española de la Biomasa (AVEBIOM) y la Asociación Española de Empresas Productoras de Pellets de Madera (APROPELLETS).

Castilla y León es una de las comunidades autónomas donde mayor número de empresas relacionadas con la actividad forestal y la biomasa están operativas. Y donde un mayor número de calderas y estufas que usan pellets de madera están en funcionamiento. Por no hablar de las redes de calor instaladas en importantes localidades de la región.

Los distribuidores de pellet seguirán abasteciendo a los puntos de venta que permanecen abiertos al público: gasolineras e hipermercados de alimentación, y también continuar realizando entregas directas en puntos de consumo.  Así, las calefacciones y las industrias que utilizan biomasa podrán seguir funcionando sin problema durante el confinamiento por la alarma del coronavirus.

Se recomienda a los usuarios que evalúen bien sus necesidades para optimizar la logística y transporte. En cuanto a los servicios técnicos de calderas y estufas, estos siguen atendiendo averías.

Por su parte, las centrales eléctricas con biomasa están bien abastecidas de biocombusible y seguirán generando energía sin problema. Además, muchas empresas de la cadena de la biomasa informan ya desde sus webs o por email que ya han tomado tomando todas las medidas necesarias para proteger a sus trabajadores y a sus clientes durante la prestación de los servicios.

La energía es un servicio básico en nuestra sociedad y así lo recoge el Real Decreto 463/2020 de de 14 de marzo en su artículo 17, donde se hace una referencia explícita a la necesidad de garantizar el suministro de energía eléctrica y combustibles durante el estado de alarma.

La distribución de mercancías se considera necesaria, como expone el artículo 14 del RD y el recién publicado TMA/229/2020, de 15 de marzo, que garantiza a los transportistas el acceso a servicios necesarios para facilitar el transporte.

Ilustración: J.C. Florentino

Agrobioheat, un proyecto que aprovecha la energía de los sarmientos

Posted on

viñedo

Agricultores de Castilla y León participaron en unas jornadas demostrativas del proyecto europeo Agrobioheat para la valorización energética de los sarmientos

Empresas, bodegas y agentes de desarrollo rural españoles y europeos se dieron cita en Vilafranca del Penedès en unas jornadas demostrativas del proyecto europeo Agrobioheat, una iniciativa que promueve el uso eficiente de la agrobiomasa para obtener energía en la Europa rural.

Según Manolis Karampinis, investigador del Centre for Research and Technology Hellas y coordinador del proyecto Agrobioheat, se ha elegido Vilafranca como sede de la tercera reunión de trabajo y de estas jornadas informativas por ser un referente europeo en la valorización energética de los sarmientos, cuyo modelo puede replicarse en otros lugares.

Karampinis ofreció datos sobre el enorme potencial de los sarmientos como biocombustible en el continente europeo y mostró casos de éxito de toda Europa. Por su parte, Laura Carbó, técnica de medioambiente del ayuntamiento de Vilafranca, presentó las éxitosas experiencias locales que comenzaron con el proyecto VinyesxCalor.

El evento contó con la presencia de cincuenta participantes, provenientes de diferentes Comunidades Autónomas–como Castilla y León, La Rioja, País Vasco, Andalucía o Castilla-La Mancha- así como de otros países europeos – Grecia, Eslovenia, Italia o Rumania- donde la superficie de viñedo es importante. Entre ellos, representantes de bodegas, cooperativas, ingenierías, fabricantes e instaladores de calderas, agencias de la energía y grupos de acción local asistieron a estas jornadas.

Cómo aprovecha Vilafranca la energía de los sarmientos
El ayuntamiento utiliza las podas de los viñedos para alimentar una caldera de biomasa que abastece a una red de calor municipal en el distrito de “La Girada”. La red calienta varios equipamientos municipales desde 2018. En la actualidad, la Empresa Municipal d’Aigües de Vilafranca (EMAVSA) se encarga de la gestión de la red de calor.

El aprovisionamiento de sarmiento a la red de calor lo realiza la cooperativa vitivinícola “La Granada” que, entre otros servicios a los agricultores asociados, ofrece el de recoger la poda de las viñas por un coste inferior al de realizarlo de manera individual.

ASAJA Castilla y León recuerda a agricultores y ganaderos que se han convocado las ayudas a la utilización de energías renovables

Posted on Actualizado enn

PANELES2

La Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, recuerdan desde ASAJA, ha convocado las ayudas dirigidas a la utilización de energías renovables en el sector empresarial de nuestra comunidad autónoma.

Las subvenciones previstas en esta convocatoria tienen por objeto promover la utilización de energías renovables, tanto energía solar, térmica y fotovoltaica, como biomasa y geotermia, en el ámbito del sector empresarial, buscando la utilización de la mejor tecnología disponible (MTD).

Pueden ser beneficiarios de estas subvenciones, entre otros, autónomos y agricultores y ganaderos que sean titulares de explotaciones agrarias o cotitulares de explotaciones de titularidad compartida inscritas en el Registro de Explotaciones Agrarias de Castilla y León (REACYL). Además, estos beneficiarios tienen que cumplir una serie de obligaciones, que se detallan en la normativa.

La ayuda consistirá en subvencionar los costes de las instalaciones de energías renovables siguientes:

-Energía solar térmica.
-Energía solar fotovoltaica.
-Biomasa
-Geotermia

La cuantía de la ayuda varía en función del tipo de actuación, entre el 25% y el 40% del coste subvencionable. Además, hay un tope de la cuantía determinada por magnitudes relativas para cada tipo de actuación a llevar a cabo. No serán subvencionables las actuaciones cuyo coste subvencionable sea inferior a 4.000 € ni superior a 1.000.000 €.

El plazo de presentación de solicitudes comenzó a partir de las 09:00 horas del día 14 de marzo de 2020 y finalizará el 2 de abril de 2020.

La central eléctrica con biomasa de Cubillos del Sil de 50 Mw se pondrá en marcha en el primer trimestre de este año

Posted on

cubillos del sil

La cuenta atrás para uno de los proyectos de biomasa más importantes de Castilla y León y de España ya han comenzado. Según asegura AVEBIOM, el grupo empresarial aragonés Forestalia, dedicado a la promoción de las energías renovables, pondrá en marcha la central eléctrica con biomasa de 50 MW en Cubillos del Sil (León) durante el primer trimestre de 2020. Además, aumentará la capacidad de producción de su planta de pellet en Huerta del Rey (Burgos) hasta las 50.000 t/año.

Forestalia adquirió la planta de pellets de Ribpellet en diciembre de 2018 y en la actualidad está realizando mejoras para optimizar su funcionamiento y aumentar su producción. El 95% de los pellets obtenidos se destina al mercado de la calefacción doméstica nacional.

La empresa cuenta con otra fábrica de pellets, la de mayor capacidad del país, en Erla (Zaragoza) con 140.000 t/año. Una empresa del grupo, Eramón, se encarga de realizar los aprovechamientos forestales para abastecer sus plantas de pellets. Mientras, la central eléctrica de Cubillos del Sil ya cuenta con acopios de biomasa y está realizando las pruebas previas a la puesta en marcha, que está prevista durante el primer trimestre de 2020. La central producirá 322.000 GWh/año, equivalente al consumo de 93.000 hogares, para lo que necesitará 280.000 t/año de biomasa forestal y paja.

Recientemente ha obtenido aprobación para construir una campa de 30.000 m2 y poder acopiar hasta 100.000 m3 de biomasa.

Según AVEBIOMForestalia tiene en proyecto otra central eléctrica con biomasa en Guardo (Palencia), aunque está esperando que el Ministerio saque un nuevo concurso a subasta, algo que podría ocurrir a principios de 2020. De momento, el grupo está comprando los terrenos para instalar la planta. Junto a la central está previsto construir una tercera fábrica de pellets. Y también está en proyecto otra más en Andorra (Teruel) en 2021.

 

La nueva red de calor de Aranda de Duero prevé abastecer de calefacción y agua caliente sanitaria a 4.600 viviendas y 30 edificios públicos

Posted on

red-de-calor-de-aranda-de-duero

La red de biomasa de Aranda de Duero, durante los tres primeros meses de funcionamiento, suma ya la conexión de 500 viviendas con 1.500 vecinos y el colegio Claret. Con una inversión de más de 15 millones de euros y la creación de cuarenta puestos de trabajos directos e indirectos, los edificios conectados a esta red de calor dejarán de emitir 11.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

La entidad promotora de esta red es Centrales de Calor, sociedad mixta participada por la soriana Rebi, con amplia experiencia en el panorama nacional en el diseño, construcción, gestión y mantenimiento de redes de calor; también participada por la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente (Somacyl) y el Ente Regional de la Energía (EREN), ambos socios fundadores del proyecto.

Un total de 12 megavatios de potencia instalada en la central térmica ubicada en la calle Santander de Aranda de Duero generarán 40 millones de kilovatios de energía térmica en una central que consumirá 12.000 toneladas de biomasa local al año. Los edificios conectados dejarán de emitir 11.000 toneladas de CO2 a la atmósfera con una creación de 40 puestos de trabajo entre directos e indirectos. La inversión supera los 15 millones de euros.

Sin coste de conexión para los vecinos
La conexión no supone ningún sobrecoste ni derrama para los vecinos porque la pequeña obra en la sala de calderas corre a cargo de la empresa, mientras que el consumidor solo paga la energía térmica de biomasa que consume. Ahora también se llega a los edificios de viviendas de nueva construcción. De esta manera, quien compre una vivienda en un bloque nuevo en la zona de actuación de la Red, verá reflejado en su contrato que incorporará Red de Calor con Biomasa; la sala de calderas cuenta con una estación de intercambio de placas que hace el trasvase de la energía de los tubos de la calle al circuito del edificio, con un equipo de producción de calefacción y otro de agua caliente. El consumo se mide de manera individualizada con un contador de kilovatios colocado en el rellano del portal y no es necesario que el habitáculo disponga de ningún otro equipo ni caldera.

La Red de Calor de Aranda de Duero conforma una clara responsabilidad de liderazgo en la creación de conciencia entrando en las casas de los ciudadanos, en cada vivienda que decide conectarse a esta Red, a cada edificio público y usuario que lo utiliza. Es una forma de democratizar el uso de las energías renovables, explicando sus ventajas medioambientales de una forma didáctica, asumiendo la realidad del ahorro económico y de los beneficios técnicos y de confort que produce su incorporación a la vida diaria.

Paralelamente continúan también a buen ritmo las canalizaciones donde la empresa promotora Rebi introduce los tubos preaislados por los que circula agua caliente a 90 grados centígrados. Una red que se diseña según el interés de las comunidades de propietarios que quieran formar parte del nuevo servicio de abastecimiento de energía verde procedente de la biomasa. Teniendo en cuenta la buena acogida que está teniendo el proyecto por parte de los arandinos, la empresa pretende llegar a finales de este año a superar las 8.000 toneladas de CO2 evitadas a lo largo de 2020.

Rebi actualmente abastece de energía térmica generada con biomasa a más de 6.000 usuarios en las cinco redes de calor que está gestionando: Olvega, Soria, Presidencia de la Junta de Castilla y León, Aranda de Duero y Guadalajara.

Primera experiencia en España de hibridación entre una Red de Calor con Biomasa y una central de cogeneración
En la Red de Calor de Aranda de Duero ha arrancado la primera experiencia que se pone en macha en España de hibridación entre una Red de Calor que abastece de energía térmica con biomasa y una central de cogeneración de energía eléctrica ubicada en la planta industrial de Michelin. Esta experiencia conjunta es un ejemplo de hibridación y aprovechamiento eficiente a gran nivel que solo se puede realizar en ciudades que cuentan con redes de calor urbanas, que permiten la integración de diferentes fuentes de energía térmica.

Esta colaboración supone un gran avance en la innovación en el sector de las energías renovables; no existe nada igual en España hoy por hoy, y es el resultado de un acuerdo al que llegaron hace meses la sociedad promotora Centrales de Calor con la empresa Energy Works Aranda, propietaria de la central de cogeneración, cuyo principal cliente en este municipio burgalés es la empresa Michelin. Tanto es así que Rebi y Enegy Works podrían replicar esta experiencia en otros puntos de la geografía española donde coincidan.

La instalación de Energy Works es de tipo ciclo combinado gas-vapor generadora de electricidad que vierte a la Red Eléctrica mediante una turbina de gas y dos de vapor a diferente presión. El calor resultante se conduce a través de la Red de Calor para que pueda ser utilizado en los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria de los vecinos de Aranda de Duero en un 50% por ciento, mientras que el otro 50% restante será energía térmica de biomasa que llegará a los usuarios procedente de la central térmica.

El calor residual o excedente de producción de una industria pesada en aplicaciones residenciales redunda en un mejor aprovechamiento de los recursos energéticos y el cuidado y respeto del medio ambiente por reducción de emisiones contaminantes.

La importancia de la biomasa en Castilla y León
Castilla y León es una de las regiones con mayor producción de biomasa: nuestros bosques acumulan 225 millones de toneladas, con un crecimiento anual de 6,5 millones de toneladas. La región también cuenta con una gran capacidad de transformación de esta biomasa para convertirla en energía térmica: 11 fábricas de pellets, 10 redes de calor, más de 100 edificios públicos conectados…, siendo la primera en el ranking nacional de energía consumida procedente de la biomasa.

Ventajas de la biomasa como combustible
La biomasa es fuente de energía limpia, renovable, que reporta indudables beneficios energéticos, medioambientales y socioeconómicos; asimismo conviene resaltar el aprovechamiento energético de la biomasa como estrategia energética, medioambiental, de desarrollo rural y empleo, por lo siguiente:

Permite reducir la dependencia respecto a los recursos fósiles, contribuyendo cada vez en mayor medida a satisfacer las necesidades energéticas: contamos con un importante volumen de materias primas y residuos agrícolas y forestales susceptibles de ser destinados a fines energéticos. Contribuye al ahorro y estabilidad en la factura energética de familias, empresas e instituciones: reducción de consumos y costes y mayor estabilidad del precio de la energía. Reduce la huella de carbono, contribuyendo a mitigar el efecto invernadero, gracias a que la biomasa tiene un balance neutro en emisiones de CO2. Mejora el estado selvícola de los montes: los aprovechamientos forestales para proporcionar la biomasa conllevan la limpieza de las masas forestales, ayudando a prevenir el riesgo de incendios forestales Capacidad para generar nueva actividad económica (aprovechamientos forestales, transporte, procesado del combustible, fabricación de calderas, fabricación de pellets, instaladores, mantenimiento…), cuya cadena de valor permanece íntegramente en la Comunidad y permite la generación de empleo aprovechando recursos locales y contribuyendo a fijar población real en el medio rural.