redes de calor

Tres centros educativos de la provincia de Ávila incorporarán redes de biomasa

Posted on

pellets

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado 960.000 euros contratar el desarrollo y el mantenimiento de una red térmica alimentada por biomasa para el IES Alonso Madrigal y el IES Jorge Santayana y la Escuela de Artes de Ávila.

Esta instalación centralizada de calefacción para los tres centros abulenses, que forma parte de la política de energías renovables de la Junta, comenzará su funcionamiento a finales de 2020, aunque el contrato se extiende hasta 2023 para trabajos de operación y mantenimiento, y sustituirá así el consumo de gasóleo en los estos tres centros.

Esta red compartida de calefacción y agua caliente se desarrolla gracias a la colaboración suscrita entre la Junta de Castilla y León y el Ente Regional de la Energía (EREN) que forma parte de la política energética de la Junta para promover instalaciones de calefacción centralizadas como las existentes en Cuéllar (Segovia), el complejo de la sede de la Presidencia de la Junta o de biomasa como las de los ayuntamientos de León, Villaquilambre (León) o el edificio de la Fundación Santa Bárbara, entre otras.

Asimismo, la Consejería de Economía y hacienda prevé ejecutar, a través del EREN, instalaciones compartidas de calefacción por biomasa en otros centros educativos de la Comunidad.

La puesta en marcha de este proyecto permitirá mejorar la eficiencia energética de todo el sistema de calefacción, como consecuencia de la sustitución de equipos antiguos con menor rendimiento, de la centralización de la generación térmica que permite equipos más grandes y con mayor rendimiento y gracias al almacenamiento de calor instalado que hace que las calderas puedan operar con mayores rendimientos.

Además, esta instalación reducirá el gasto al tratarse de un combustible más barato con una menor fluctuación del precio respecto al gasoil, atenuará los costes de mantenimiento como consecuencia del menor número de instalaciones a mantener, implicará reducir las emisiones de CO2 al tratarse de un combustible renovable, que además implicará beneficios económicos para las zonas rurales al ser un combustible autóctono.

La red de calor con biomasa de Aranda de Duero comenzará a dar servicio este mes

Posted on

Obra Aranda-2

El equipo de técnicos que conforman la Red de Calor con Biomasa de Aranda de Duero ha llevado cabo durante las últimas semanas las pruebas de funcionamiento para comenzar a dar servicios a finales de este mes de septiembre. Javier Jiménez, uno de los responsables del equipo comercial de la empresa promotora Rebi, reconoce “que todo ha ido según lo previsto, las pruebas son satisfactorias en la central y ya estamos en condiciones de suministrar la energía térmica que producimos a partir de biomasa”.

El departamento encargado de incorporar la estación de intercambio de plazas en las salas de calderas de los edificios adheridos “ya han hecho las acometidas correspondientes necesarias para la conexión en las comunidades de vecinos, y quedan algunos remates en las salas de calderas que iremos terminando durante estos días”.

La Red de Calor de Aranda de Duero ya suma más de 500 viviendas conectadas, superando los 1.500 vecinos, además del colegio Claret. Abastecerá de calefacción y agua caliente sanitaria a 4.600 viviendas y 30 edificios públicos en la ciudad arandina. Un total de 12 megavatios de potencia instalada generarán 45,5 millones de kilovatios de energía térmica en una central que consumirá 13.500 toneladas de biomasa local al año. Los edificios conectados dejarán de emitir 14.700 toneladas de CO2 a la atmósfera con una creación de 40 puestos de trabajo entre directos e indirectos.

La conexión no supone ningún sobrecoste ni derrama para los vecinos porque la pequeña obra en la sala de calderas corre a cargo de la empresa, mientras que el consumidor solo paga la energía térmica de biomasa que consume. “Ahora también estamos llegando a los edificios de viviendas de nueva construcción. De esta manera, quien compre una vivienda en un bloque nuevo en la zona de actuación de la Red, verá reflejado en su contrato que incorporará Red de Calor con Biomasa; la sala de calderas cuenta con una estación de intercambio de placas que hace el trasvase de la energía de los tubos de la calle al circuito del edificio, con un equipo de producción de calefacción y otro de agua caliente”. El consumo se mide de manera individualizada con un contador de kilovatios colocado en el rellano del portal y no es necesario que el habitáculo disponga de ningún otro equipo ni caldera.

Central de cogeneración de Energy Works Aranda
Paralelamente, la Red llegará pronto a la central de cogeneración de Energy Works Aranda cuyo principal cliente es Michelin. El proyecto de biomasa aprovechará el calor de la central de cogeneración que se encuentra ubicada en la planta industrial de Michelin. El calor resultante se conducirá a través de la Red de Calor para que pueda ser utilizado en los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria de los vecinos de Aranda de Duero. Este acuerdo de colaboración es un ejemplo de hibridación y aprovechamiento eficiente a gran nivel que solo se puede realizar en ciudades que cuentan con redes de calor urbanas, que permiten la integración de diferentes fuentes de energía térmica.

Foto: REBI Recursos de la Biomasa

La red de calor por biomasa de la Universidad de Valladolid atenderá el 90 % de la energía demandada por el Hospital Clínico

Posted on

DCIM100MEDIA

El complejo hospitalario, que exige 12 millones de kilovatios por hora cada año, se convierte así en el hospital español con mayor porcentaje de demanda térmica atendida mediante energías renovables. El resto de la potencia que requiere el edificio será cubierta con las actuales calderas de gas natural.

La conexión del Hospital Clínico Universitario de Valladolid a la red de calor por biomasa de la Universidad de Valladolid se enmarca en la política de ahorro y eficiencia energética promovida por la Junta de Castilla y León a través de la Empresa Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl).

El enganche del hospital a esta red de calor ha supuesto la ampliación de la misma a través de una obra que diferencia dos actuaciones: la ampliación de la potencia térmica instalada en la sala de calderas situada en el Campus Miguel Delibes y la extensión de la red de distribución de energía hasta la sala de calderas del Hospital Clínico, dejando además preparada la red para la conexión futura para tres edificios de la Universidad.

El presupuesto total asignado para el proyecto completo de ampliación ha sido de 1,18 millones de euros, actuación que se amortizará con cargo a los ahorros económicos generados por la red de calor y aun así permitirá reducir un 5 % la factura energética del hospital.

La instalación de calefacción centralizada de la Universidad de Valladolid es la red de calor pública con biomasa más importante de España, que se ha ampliado para abastecer de calefacción y agua caliente sanitaria al Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Para ello, la red de canalizaciones de distribución de agua caliente, con longitud de más de 12 kilómetros, se ha extendido con un nuevo ramal de tuberías preaisladas desde el Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM) hasta la sala de calderas del hospital.

Para desacoplar hidráulicamente los circuitos y realizar la entrega de energía térmica en las condiciones de potencia y temperatura demandadas por el hospital, se ha instalado una nueva subestación de intercambio térmico de hasta 8 megavatios en las dependencias del complejo sanitario.

Ampliación de la central
La planta de generación de energía se encuentra en el extremo norte del Campus Miguel Delibes, en una parcela anexa al edificio LUCIA. Esta edificación albergaba inicialmente tres equipos de combustión de biomasa de parrilla fija, que sumaban una potencia de 14,1 megavatios. Para atender la demanda del hospital, se ha instalado una cuarta caldera de biomasa con tecnología de parrilla móvil de 5 megavatios de potencia, anexa a los equipos actuales, en un espacio que se dejó previsto para tal fin.

Tras la ampliación, la sala de generación cuenta con una potencia total instalada de 19,1 megavatios aumentando la capacidad de distribución de energía de la red y mejorando la seguridad de suministro de los edificios conectados a ella.

La red de calor por biomasa de la Universidad
La red de calor biomasa entró en funcionamiento en el año 2015, dando servicio de calefacción y agua caliente sanitaria a 27 edificios. En este 2019, con la conexión del Hospital Clínico, y más adelante de otros 3 edificios de la UVA -Palacio de congresos Conde Ansúrez, la Biblioteca Reina Sofía y la Casa del Estudiante-, la infraestructura dará servicio a un total de 31 edificios públicos.

Desde su arranque, la red de calor ha suministrado 19 millones de kilovatios útiles al año a los edificios universitarios y deportivos de la Junta conectados.

El biocombustible que se utiliza como materia prima para producir la energía térmica demandada son astillas de madera, con un rango de granulometría de G50 a G100 y con humedad entre el 20 y el 40 %. Hasta la fecha, instalación consumía anualmente 7.600 toneladas de astilla forestal, a los que hay que sumar otras 4.400 toneladas para atender la demanda térmica del Clínico, resultando un consumo total anual tras la ampliación de 11.000 toneladas.

En sus primeros años de funcionamiento, las emisiones de dióxido de carbono evitadas a la atmósfera han sido de 6.800 toneladas anuales, a las que hay que sumar otras 2.940 toneladas anuales que se evitan con la conexión del Hospital Clínico, por tanto se logra una reducción total de emisiones con el proyecto de 9.740 toneladas de dióxido de carbono al año.

El Proyecto Clima apoyará la creación de redes de calor con biomasa en Valladolid, Salamanca, Zamora, Ávila y Palencia

Posted on

DCIM100MEDIA

El ‘Proyecto Clima’ del Ministerio de Transición Ecológica ha seleccionado diez proyectos de construcción de redes de calor con biomasa (district heating) en entornos urbanos, promovidos por la compañía DH Eco Energías, cuyo principal valor medioambiental es la reducción de casi 360.000 toneladas de CO2 anuales, un volumen similar a lo que supondría eliminar la contaminación de unos 240.000 vehículos, el equivalente a todo el parque móvil de provincias como Burgos o Salamanca.

El respaldo del Ministerio de Transición Ecológica a los proyectos de DH Eco Energías se ha formalizado mediante la firma de los diez convenios por parte de la directora general de la Oficina Española de Cambio Climático, Valvarena Ulargui, y el CEO de la compañía, Teo López, en los que se establecen las condiciones de compraventa de las reducciones verificadas de emisiones que generen las redes de calor proyectadas, a través del Fondo de Carbono para una Economía Sostenible (FES-CO2).

Ciudades
Los diez proyectos de redes de calor, que prevén una inversión inicial de 204 millones de euros y la generación de 1.335 empleos durante la fase de construcción, comenzarán a desarrollarse en las ciudades de Ávila, Huesca, Oviedo, Palencia, Salamanca, Valladolid, Zamora y en las localidades madrileñas de Boadilla del Monte, Coslada y Leganés.

La puesta en marcha de estos diez proyectos permitirá el suministro de calor para la generación de calefacción y de agua caliente sanitaria a un total de 111.545 viviendas equivalentes, cuya demanda energética conjunta supera los 1.100 GWh anuales.

Ahorro
El uso de la biomasa como fuente de energía térmica renovable es una tendencia al alza en toda Europa, donde ya representa el 16% de la calefacción urbana, debido a las grandes ventajas que ofrece, tanto medioambientales como económicas, para el usuario.

Según ha afirmado Teo López, CEO de DH Eco Energías, una de las grandes ventajas que ofrece el uso de biomasa como fuente de calor para la calefacción y el agua caliente en el hogar o en edificios de uso colectivo (hoteles, colegios, polideportivos, centros de trabajo, etcétera) tiene con el ahorro medio que genera para el usuario, que oscila entre el 15% y el 30% del coste del gasóleo o el gas. Y a ello se unen otras, como la alta eficiencia de estas instalaciones, casi cuatro veces mayor que las individuales, la mejora de la calificación energética del inmueble, así como la eliminación de chimeneas y de las tareas de mantenimiento de equipos, ya que estos se ubican en un centro de gestión, generalmente al cargo de una compañía especializada.

Las redes de calor con biomasa se han incrementado exponencialmente durante los últimos diez años en España, aunque con cierto retraso en relación con el desarrollo experimentado en toda Europa.

En la actualidad operan en nuestro país 375 redes de calor con biomasa, 340 más que en 2010, situadas en más de 300 municipios de toda España. Además, otras 70 instalaciones se encuentran en fase de ejecución, a las que próximamente se sumarán las proyectadas por DH Eco Energías.

Por comunidades autónomas, Cataluña es la que cuenta con más redes de calor operativas (166), seguida de Castilla y León (62), País Vasco (34), Galicia (22) y la Comunidad de Madrid (16).

Castilla y León es la segunda comunidad española en redes de calor con biomasa

Posted on

redes de calor

En España operan actualmente 375 redes de calor con biomasa, 340 más que en 2010, con una potencia acumulada de 312 MW térmicos, según datos del Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa. De ellas, 292 (78%) son redes de calor con biomasa que dan servicio a edificios de uso público.

A la cifra total hay que añadir las 78 instalaciones que se encuentran en fase de construcción, que elevarán la potencia acumulada a 453 MW términos. Entre ellas, por ejemplo, la nueva red de Guadalajara, la de Aranda de Duero (Burgos) o la ampliación de la red de Soria, así como la nueva red pública de Ponferrada (León) o la ampliación del ‘district heating and coling’ de la Zona Franca de Barcelona.

Por comunidades, Cataluña cuenta con 166 redes de calor, seguida de Castilla y León (62) y del País Vasco (34).

Las 375 redes de calor actualmente en funcionamiento se localizan en un total de 314 municipios de toda España, sobre todo en poblaciones de 1.000 a 10.000 habitantes. En este segmento operan 190 redes de uso público en 155 municipios, que conectan una media de cuatro edificios. Además, también se han puesto en marcha proyectos pioneros en España, como es el centro logístico proyectado en Sillera (Pontevedra), para autoabastecer la demanda de biomasa en esa localidad; o las nuevas redes de calor en polígonos industriales, como las que se prevén construir en Berga (Barcelona) o Villalonquéjar (Burgos).

El crecimiento de las redes de calor en la última década coincide con las estimaciones realizadas por Avebiom en 2015, cuya proyección al año 2020 augura la existencia de unas 700 redes de calor, operativas o en fase de construcción, con una potencia acumulada superior a los 860 MW térmicos.

La Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), constituida en 2004, reúne a los principales actores del sector de la bioenergía a lo largo de toda la cadena de valor de la biomasa, y su objetivo es promover el desarrollo del sector en España. Avebiom cuenta en la actualidad con 180 asociados, que emplean a 11.355 personas y generan un volumen de facturación de 2.200 millones de euros. El principal objetivo de la asociación es contribuir a incrementar el consumo de biomasa con fines energéticos.

Ilustración: J.C.Florentino

La central de biomasa de Navatejera sale de nuevo a información pública para incluir sus canalizaciones de la red de calor a León

Posted on

central termica

El Ayuntamiento de Villaquilambre en León ha elevado a información pública la solicitud de autorización de uso excepcional de suelo rústico para la instalación de una central de producción de energía térmica (48,67 MW) con biomasa para red de calefacción “Norte de León” en la localidad Navatejera.

El proyecto está promovido por la empresa pública Somacyl y está contando con concierta oposición vecinal agrupada en torno a una Asociación de Afectados por la Planta de Biomasa de Navatejera. El proyecto para albergar la central ya fue rechazado en su días por los vecinos de dos barrios de León capital, como Eras de Renueva y Cantamilanos.

La licencia ambiental y urbanística ya ha sido expuesta al público mediante edicto publicado en el Boletín el 31 de enero de 2018, aunque en el proyecto expuesto no se contemplaba las canalizaciones de la red de calor. Por ello, según lo que indica la Ley de Prevención Ambiental de Castilla y León, debe ampliarse dicha exposición, exponiendo el proyecto de ejecución implantación de canalizaciones de tubería preaislada por vía pública de la red de calor “Norte de León”. Simultáneamente se tramita la licencia de uso provisional para construir los accesos, redes de distribución de energía y conexiones a los servicios urbanos. El importe total de ejecución material de la obra del edificio e instalaciones generales asciende a 3.227.952 euros.

Los dos documentos a los que se refiere el presente trámite son proyecto de la central de producción de energía térmica con biomasa de la red de calefacción “Norte de León” y el proyecto de ejecución implantación de canalizaciones de tubería preaislada por vía pública de la red de calor «Norte de León Tramo I», y el proyecto de nuevo centro de transformación, red de calor norte, alimentación a 13,2 KW.

Castilla y León ha presentado en Europa su estrategia sobre redes urbanas de calor con biomasa

Posted on

intensss

La Junta de Castilla y León a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha presentado en la localidad de Catanzaro (Italia) una estrategia para redes urbanas de calor centrada en la generación de energía a través de la biomasa.

La iniciativa, que ha sido desarrollada La Consejería de Fomento y Medio Ambiente y el Instituto de Urbanística de la Universidad de Valladolid, ha sido planteada por el director general de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo, Ángel Marinero, ante los representantes de los gobiernos locales e instituciones de siete países europeos que participan en el proyecto de investigación INTENSSS-PA, donde están España, Italia, Dinamarca, Eslovenia, Grecia, Letonia y los Países Bajos.

El objetivo general del proyecto INTENSSS-PA es potenciar la capacidad de las administraciones públicas para diseñar, planificar e implementar políticas sostenibles sobre el uso de la energía, integrándolas en el marco de la planificación urbanística.

Castilla y León ha centrado su proyecto en la elaboración de una estrategia de apoyo a la generación de energía mediante el uso de la biomasa producida en nuestros bosques, promoviendo redes de calor urbanas más allá de su uso en edificios aislados. Los trabajos han puesto de manifiesto las potencialidades de la biomasa, comenzando por la generación de empleo en el medio rural de gran eficacia dentro de la estrategia demográfica regional y terminando por la eficiencia en el consumo de este tipo de energía canalizado a través de redes de calor al centralizar la producción térmica para agua caliente y calefacción.

Actualmente más de cien edificios públicos de Castilla y León se suministran con biomasa, consumiendo 27.500 toneladas de astilla forestal y 1.100 toneladas de pellets, alcanzando los 71.500.000 kWh útiles y una reducción de emisiones de CO2 a la atmosfera de 26.500 toneladas/año.

El director general ha mostrado además los trabajos que hasta el momento ha venido desarrollando la Consejería, con más de 30 actuaciones para la sustitución de combustibles fósiles por biomasa mediante la instalación de calderas individuales y redes de calor centralizadas, utilizando como combustibles pellets de madera y astilla forestal, con una inversión hasta la fecha cercana a los 38 millones de euros.

El proyecto europeo INTENSSS-PA, enmarcado en el Programa HORIZON 2020,  pretende ayudar a las administraciones públicas a integrar la energía y sus problemas en el planeamiento urbanístico y en la ordenación del territorio. Dispone de un presupuesto de 1,5 millones de euros y estará vigente hasta agosto de 2018. Colaboran otras seis regiones europeas, Pomurge (Eslovenia), Calabria (Italia), Middelfart (Dinamarca), Groninga (Países Bajos), Zemgalia (Letonia) y Thesalia (Grecia),  y varias instituciones de investigación, entre ellas el Instituto de Urbanística de la Universidad de Valladolid.

La Junta de Castilla y León reunió en León el pasado año a los representantes de las siete regiones europeas para intercambiar los proyectos y las experiencias respectivas con el fin de lograr un conocimiento global y definir actuaciones que puedan ser compartidas por todos los miembros.