biomasa

Tres centros educativos de la provincia de Ávila incorporarán redes de biomasa

Posted on

pellets

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado 960.000 euros contratar el desarrollo y el mantenimiento de una red térmica alimentada por biomasa para el IES Alonso Madrigal y el IES Jorge Santayana y la Escuela de Artes de Ávila.

Esta instalación centralizada de calefacción para los tres centros abulenses, que forma parte de la política de energías renovables de la Junta, comenzará su funcionamiento a finales de 2020, aunque el contrato se extiende hasta 2023 para trabajos de operación y mantenimiento, y sustituirá así el consumo de gasóleo en los estos tres centros.

Esta red compartida de calefacción y agua caliente se desarrolla gracias a la colaboración suscrita entre la Junta de Castilla y León y el Ente Regional de la Energía (EREN) que forma parte de la política energética de la Junta para promover instalaciones de calefacción centralizadas como las existentes en Cuéllar (Segovia), el complejo de la sede de la Presidencia de la Junta o de biomasa como las de los ayuntamientos de León, Villaquilambre (León) o el edificio de la Fundación Santa Bárbara, entre otras.

Asimismo, la Consejería de Economía y hacienda prevé ejecutar, a través del EREN, instalaciones compartidas de calefacción por biomasa en otros centros educativos de la Comunidad.

La puesta en marcha de este proyecto permitirá mejorar la eficiencia energética de todo el sistema de calefacción, como consecuencia de la sustitución de equipos antiguos con menor rendimiento, de la centralización de la generación térmica que permite equipos más grandes y con mayor rendimiento y gracias al almacenamiento de calor instalado que hace que las calderas puedan operar con mayores rendimientos.

Además, esta instalación reducirá el gasto al tratarse de un combustible más barato con una menor fluctuación del precio respecto al gasoil, atenuará los costes de mantenimiento como consecuencia del menor número de instalaciones a mantener, implicará reducir las emisiones de CO2 al tratarse de un combustible renovable, que además implicará beneficios económicos para las zonas rurales al ser un combustible autóctono.

Castilla y León impulsa un proyecto europeo para el desarrollo de las energías renovables

Posted on

Reunión trabajo Approve-Junta CyL
Reunión trabajo Approve-Junta CyL

Proyectos de biomasa en Castilla y León sirven de ejemplo a regiones europeas en el marco del proyecto Approve

El proyecto APPROVE tiene como objetivo apoyar el desarrollo de las fuentes de Energía Renovable (RES) a través de la promoción, la sensibilización y el desarrollo de nuevos programas renovables en las regiones europeas que participan en el proyecto. Castilla y León es la primera Comunidad española en producción de energía renovable con un 22 % del total nacional. La Junta pondrá en marcha la Estrategia Térmica Renovable 2020-2030 que impulsará el desarrollo de las energías limpias, apostando por el desarrollo de la biomasa como combustible renovable.

La Consejería de Economía y Hacienda, a través del Ente Público Regional de la Energía de Castilla y León (EREN), impulsa el proyecto europeo APPROVE ‘Advancing Public Participation and stakeholder engagement for the improvement of renewable Energy policies’. Este proyecto europeo tiene como objetivo impulsar la promoción y la participación pública y de agentes privados en el desarrollo de las energías renovables, especialmente impulsando la bioenergía en Castilla y León.

Proyecto apoyado por la UE
El proyecto europeo APPROVE, está cofinanciado por el programa INTERREG EUROPE, para fomentar la cooperación interregional integrando a todos los Estados miembros de la Unión Europea, Noruega y Suiza, en el marco del objetivo de Cooperación Territorial Europea financiado conjuntamente con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). El programa INTERREG EUROPE se concentra en cuatro áreas: investigación, desarrollo tecnológico e innovación; competitividad de las pymes; economía hipocarbónica; y finalmente medio ambiente y eficiencia en el uso de los recursos.

En concreto, los socios de Castilla y León en este proyecto son las entidades regionales de Laponia en Finlandia, de Epiro en Grecia, y Normandía en Francia, así como un socio asesor: el centro de investigación italiano Poliedra, ubicado en Milán.

Las actuaciones del proyecto APPROVE están incluidas en la Directiva Europea sobre energías renovables. El desarrollo de este programa se realiza en encuentros de trabajo, promoción, visitas técnicas y sesiones de intercambio de buenas prácticas que servirán para la realización de un plan de actuación para superar las barreras a las energías renovables en las cuatro regiones europeas participantes.

Castilla y León, líder nacional en renovables, con un 22 % de la producción
Castilla y León es la primera Comunidad Autónoma española en producción de energía de origen renovable con un 22 % del total nacional. La Consejería de Economía y Hacienda pondrá en marcha la Estrategia Térmica Renovable 2020-2030 que impulsará el desarrollo de las energías limpias, apostando especialmente por el desarrollo de la producción energética partiendo de la biomasa como combustible renovable.

El sector de la biomasa en la Comunidad representa un consumo de energía superior a las 282.000 toneladas equivalentes de Petróleo, cuenta con casi 45.000 calderas instaladas, un volumen de negocio cercano a los 325 millones de euros, y una generación de empleo superior a los 2.150 trabajadores.

Este liderazgo de la Comunidad en la producción energética de origen renovable ha sido posible gracias al desarrollo de las energías limpias que se vienen coordinando a través del el Plan de Bioenergía 2011-2020 que ha establecido las bases para la promoción de los distintos usos de la bioenergía: eléctricos, térmicos y en el transporte en los últimos 8 años.

La Junta de Castilla y León tiene como objetivo incrementar la potencia de instalada en renovables en esta legislatura: en 2.000 MW en eólica (de 5.600 a 7.600MW) y multiplicar por cinco la fotovoltaica (de 500 a 2.500MW), y proyectos como APPROVE nos pueden ir dirigiendo en líneas con las políticas europeas.

Representantes de otras regiones de Europa en Castilla y León
Los socios europeos del programa APPROVE, así como agentes del sector de sus respectivas regiones han visitado recientemente Castilla y León con motivo de la última edición de Expobiomasa, para realizar una jornada de trabajo de intercambio de experiencias de éxito y analizar posteriormente como se pueden transferir entre las diferentes regiones.

Además los representantes de Laponia, Epiro, Normandía y Milán han conocido de primera mano el proyecto de la nueva planta de producción eléctrica con biomasa de Cubillos del Sil (León) y han realizado visitas técnicas a los principales proyectos impulsados en materia de bioenergía en la Comunidad como la central térmica de trigeneración y la red del polígono industrial de Villalonquejar, el silo ‘toploader’ con la red de calor con biomasa del Complejo Asistencial Fuentes Blancas, y la caldera de biomasa y chimenea WESP en Kronospan-Castañares, todas ellas en Burgos; así como la Red de calor con biomasa de la Universidad de Valladolid, la de Renault y la urbana en el barrio de Huerta del Rey en Valladolid. Todos ellos ejemplos de éxito de proyectos de biomasa en Castilla y León, que les podrán servir de referencia a otras regiones.

La Junta de Castilla y León propondrá al Gobierno de España la aplicación de un IVA reducido para el uso de biomasa

Posted on

pellets

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha propiciado la implantación de sistemas térmicos con biomasa en más de cien edificios públicos

Castilla y León continúa siendo líder a nivel nacional por la energía consumida procedente de biomasa forestal y por la reducción de emisiones de CO2, y mantiene la segunda posición, sólo por detrás de Andalucía, tanto en volumen de negocio, como en número de empleos, equipos en funcionamiento y potencia generada. La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, propondrá al Gobierno de España la aplicación de un IVA reducido, tanto para el uso de biomasa, como para las instalaciones transformadoras y para la energía distribuida por las redes de calor instaladas.

Castilla y León dispone de una gran capacidad productora de biomasa, el 51% del territorio, casi cinco millones de hectáreas, es forestal, y alberga los mayores recursos de biomasa forestal de España, 225 millones de toneladas, con un crecimiento anual de 6,5 millones de toneladas, concentrando el mayor volumen de producción de pellet de España, con 160.000 toneladas al año, el 92 % certificadas con el sello de garantía ENplus.

En Castilla y León operan 11 fábricas de pellet, siete de ellas certificadas también con este sello de garantía, y es líder a nivel nacional por la energía consumida,  282.000 toneladas equivalentes de petróleo, y por la reducción de emisiones, con casi 900.000 toneladas, lo que equivale a retirar de la circulación cerca de 600.000 vehículos.

El negocio generado en el sector en 2018 ascendió a 325 millones de euros y el volumen de empleo estimado alcanza las 2.150 personas, 45.000 equipos en funcionamiento y una potencia generada de 1.530 megavatios, lo que nos sitúa en segunda posición a nivel nacional, solo por detrás de Andalucía.

Implantación de la biomasa en edificios públicos
El apoyo de la Junta de Castilla y León a esta fuente de energía renovable se ha traducido en los últimos años en las importantes actuaciones llevadas a cabo por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de Somacyl, desde 2013, que han propiciado la implantación de sistemas térmicos con biomasa en más de cien edificios públicos, con una inversión de 33,7 millones de euros. Estas instalaciones consumen 27.500 toneladas de astilla forestal y 1,1 toneladas de pellets, con una reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera de 26,5 toneladas al año.

Cabe destacar la relevancia del proyecto de la red de calor de la Universidad de Valladolid y su última conexión con el hospital Clínico. Esta instalación de calefacción centralizada es la red de calor pública con biomasa más importante de España, con una red de canalizaciones de distribución de agua caliente de más de 12 kilómetros de  longitud, que  se ha extendido con un nuevo ramal de tuberías desde el Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM) hasta la sala de calderas del hospital. La red entró en funcionamiento en el año 2015 y actualmente da servicio de calefacción y agua caliente sanitaria a 27 edificios, a los que habrá que sumar en breve otros tres más, el Palacio de Congresos Conde Ansúrez, la Biblioteca Reina Sofía y la Casa del Estudiante. Desde su arranque, la red de calor ha suministrado 19 millones de kilovatios útiles al año a los edificios universitarios y deportivos de la Junta conectados.

La Junta apoya también proyectos que utilizan biomasa como materia prima para la producción eléctrica, entre ellos una planta del grupo Gestamp, en Soria, con una potencia de 17 megavatios  y 140.000 toneladas de consumo, y la construcción de la central del grupo Forestalia, en Cubilllos del Sil, en León, con 50 megavatios de potencia y un consumo cercano a 300.000 toneladas de biomasa; sin olvidar el sector agro-ganadero e industrial, entre los que destaca la red de calor del Polígono Industrial de Villalonquéjar en Burgos.

La Junta solicitará al Gobierno la aplicación del IVA reducido
En esta misma línea y manteniendo la idea que de que el uso de la biomasa como combustible supone una serie de beneficios económicos, sociales y medioambientales que aconsejan fomentar su uso frente al de los combustibles fósiles, la Junta de Castilla y León solicitará al Gobierno de España la aplicación de un IVA reducido a la biomasa forestal, a las instalaciones necesarias para su transformación y a la energía distribuida por redes de calor alimentadas mayoritariamente con este combustible, en sintonía con lo que ya ocurre en otros países europeos.

El panorama internacional europeo refleja que mientras España aplica un IVA del 21%, otros países aplican tasas reducidas de IVA: Reino Unido, 5% para redes de calor de uso doméstico y biocombustibles; Alemania, 7%; Francia, 10%; y  Bélgica, 6%  para biocombustibles; y Francia, 5,5%  para redes de calor con biomasa, medida que ha logrado triplicar la energía generada y distribuida por estas redes.

Aunque la reducción de la tasa de IVA producirá inicialmente una minoración en los ingresos de la Hacienda Pública, entendemos que en un plazo razonable, el importante incremento que se produciría en las actividades relacionadas con la obtención y el uso de la biomasa compensarían esa pérdida, además de mejorar la balanza comercial del país, favorecer el cumplimiento de los compromisos de reducción de emisiones e impulsar el desarrollo rural en amplias zonas del país.

Avanzar en el modelo ‘Low Carbon Cities’, mediante redes de calor por biomasa en las ciudades de Castilla y León, es uno de los objetivos de la presente legislatura en el marco de la lucha contra el cambio climático, para lo que la Junta de Castilla y León elaborará una normativa para garantizar que todos los edificios y organismos autónomos propiedad de la administración autonómica dispongan de un sistema de calefacción alimentado por biomasa, siempre que sea viable técnica y económicamente.

La apuesta por el desarrollo de las redes de calor urbanas más allá de su uso en edificios públicos también es una importante línea de trabajo de la Administración Autonómica. Potenciar la capacidad de las administraciones públicas para diseñar, planificar e implementar políticas sostenibles sobre el uso de la energía, integrándolas en el marco de la planificación urbanística ha sido el objetivo del Proyecto europeo Intesss-PA, enmarcado en el Programa HORIZON 2020, en el que intervino Castilla y León de manera muy activa, junto con otras seis regiones europeas,  potenciando la biomasa como fuente de energía, con el fin de aplicar una planificación energética sostenible, integrada y compartida.

Calordom, Gebio y Erbi, las tres primeras empresas con el sello de calidad “Instalador de Biomasa Certificado” de Avebiom

Posted on

sello biomasa
De izquierda a derecha: Felipe Romero (ICCL), Javier Díaz (presidente de Avebiom), Primitivo Málaga (Gebio), Juan Cabello (Calordom), Luis Silva Lamelas (Erbi) y Javier Vielba (ICCL)

El presidente de Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), Javier Díaz, ha hecho entrega a los representantes de CALORDOM, GEBIO y ERBI del sello de ‘Instalador de Biomasa Certificado’ (IBC), lo que las convierte en las tres primeras empresas españolas en obtener esta certificación.

“Una marca que avala la calidad y la especialización en la instalación, operación, mantenimiento y reparación de instalaciones térmicas de biomasa”, según ha indicado Díaz en un acto que ha tenido lugar en la sede de la Confederación Nacional de Asociaciones de Empresas de Fontanería, Gas, Calefacción, Climatización, Protección contra Incendios, Electricidad y Afines (Conaif).

El presidente de Avebiom ha destacado la importancia de “apostar por ofrecer al cliente garantías de calidad y control de las instalaciones y poder diferenciar en el mercado a las empresas que ejecutan de forma profesional su trabajo”.

Según datos del Ministerio de Industria, en España hay más de 30.000 empresas capacitadas para realizar instalaciones térmicas en edificios (RITE). Según estimaciones del Observatorio Nacional de Biomasa, que gestiona Avebiom desde 2009, un 27% de esas empresas ha operado con equipos de biomasa al menos en una ocasión.

A finales de 2018 funcionaban en España casi 300.000 instalaciones de biomasa para uso térmico. La mayor parte son equipos de pequeña potencia, estufas y calderas de menos de 50 kW para el sector de la calefacción doméstica.

Este sello se ha puesto en marcha en colaboración con el Instituto de la Construcción de Castilla y León (ICCL), queactúa como entidad de certificación en todo el territorio nacional. ICCL, como entidad de certificación externa, aporta al modelo desarrollado por Avebiom la garantía de imparcialidad, competencia técnica, transparencia y confidencialidad necesarias a lo largo de todo el proceso de certificación. El alcance de la certificación se extiende a toda la cadena de valor, incluyendo el diseño, montaje, operación, mantenimiento y reparación de instalaciones.

El director técnico de ICCL, Felipe Romero, y el responsable de certificación de esta entidad, Javier Vielba, pusieron de manifiesto que esta certificación “nace con vocación nacional, de manera que muy pronto va a permitir ofrecer garantías de calidad a través de empresas de toda España”. De hecho, dijeron, las tres primeras certificaciones “ya reflejan esa tendencia, dado que se trata de empresas de Andalucía, Madrid y Castilla y León”.

Castilla y León es la segunda comunidad española en equipos de biomasa con 44.755 equipos en funcionamiento

Posted on

DCIM100MEDIA

El sector de la biomasa en Castilla y León cerró el año pasado con un volumen de negocio que alcanzó los 145,4 millones de euros, un 5% más que en 2017, y la creación de 1.694 puestos de trabajo, según el Informe Anual del Observatorio de la Biomasa elaborado por la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom).

Así, Castilla y León se posiciona en el segundo lugar más relevante a nivel nacional, tan solo por detrás de Andalucía, que el año pasado experimentó el mayor crecimiento nacional, de un 21,4%, hasta alcanzar una cifra de negocio de 177 millones de euros y 1.945 puestos de trabajo.

En cuanto al número de empleos, Castilla y León también ocupa la segunda posición nacional, con un total de 1.694 empleos. También es la segunda comunidad española por lo que respecta al número de equipos en funcionamiento, ranking que encabeza Andalucía, con 78.205 (2.305,8 megavatios), seguida por Castilla y León, con 44.755 equipos (1.529,7 megavatios) o Cataluña, con 27.588 equipos (1.152,6 megavatios).

Por lo que se refiere a la energía consumida, Castilla y León se situó líder a nivel nacional, con 281.607 toneladas equivalentes de petróleo (un 7,2 por ciento más que el año anterior), seguida de Andalucía, con 183.400 toneladas equivalentes (un 10,6 por ciento más), y de Cataluña, con 151.475 toneladas (un 7,5 por ciento más).

Por último, según este mismo informe, Castilla y León también lideró la cantidad de emisiones reducidas gracias a las estufas y calderas de biomasa, que evitaron la emisión de 870.615 toneladas de CO2, el equivalente a 580.410 coches en circulación. Andalucía dejó de emitir 566.998 toneladas de dióxido de carbono, equivalente a 377.999 coches, mientras que en Cataluña se evito la emisión de 468.299 toneladas, es decir, similar a la circulación de 312.199 vehículos.

El presidente de Avebiom, Javier Díaz, consideró que todas las provincias de la comunidad avanzan de forma notable en la instalación, aunque en recursos disponibles destacó los casos de León, Soria o Burgos, que son las que disponen de mayor cantidad de biomasa y que, por lo tanto, son “las más potentes” y donde se encuentran las industrias más importantes relacionadas con la materia.

Un evento en el que se aprecia claramente la “pujanza” del sector en España es la celebración de Expobiomasa, que se celebrará el próximo mes de septiembre, donde está previsto un elevado número de visitantes, de profesionales y la celebración de reuniones y operaciones que ponen de relieve que el de la biomasa es un sector “vivo, muy activo” y que cada día intenta “ganar más terreno a los combustibles fósiles”, añadió.

España cuenta con 220.000 estufas de pellets y 16.000 calderas de uso doméstico

Posted on

estufa pellets

La tendencia europea respecto a la instalación de nuevas estufas de pellets es muy positiva.  Según AVEBIOM, a partir  de los datos del Informe Estadístico elaborado por Bioenergy Europe, podemos estimar que las ventas aumentaron un 16% entre 2016 y 2017. A finales de 2017 había en Europa más de 4,6 millones de estufas de pellets funcionando gracias a unas ventas anuales que superaron las 570.000 unidades.

Destaca la evolución en los países del ámbito mediterráneo, especialmente en Italia, que cuenta con 2,6 millones de estufas funcionando y lidera las ventas desde hace 10 años con 180.000 unidades vendidas en 2017, un 6% más que el año anterior. Se vendió una estufa por cada 340 italianos.

Le sigue Francia, que contaba al final de 2017 con 740.000 estufas de pellets funcionando. El incremento de ventas en 2017 con respecto al año anterior fue del 35%, marcando un record al venderse casi 144.000 estufas, una estufa por cada 465 franceses.

España contaba, en ese momento, con 220.000 estufas de pellets operativas. Las ventas crecieron un 19%, vendiéndose 43.000 estufas, una por cada 1.145 españoles.

En Europa funcionan cerca de un millón de calderas de uso doméstico con potencia nominal inferior a 50kW. En 2017 las ventas se incrementaron un 7,5%, hasta llegar a 82.000 unidades vendidas. Alemania, con más de 265.000 calderas de biomasa funcionando, e Italia, con 115.000 calderas, lideran actualmente las cifras de ventas con 15.000 unidades al año. Sin embargo, Austria, con 125.000 calderas, el país con mejor Tatio por habitante al contar con una caldera por cada 70 austriacos.

España contaba en 2017 con cerca de 16.000 calderas de pellets para uso doméstico. Ese mismo año se vendieron 2.200, un 9,5% más que el año anterior.

La distribución de tipos de equipos sigue tendencias inversas en países del norte de Europa y países mediterráneos. Comparando Finlandia y España, vemos que el país nórdico tiene un ratio de calderas por habitante igual al que tenemos en España de estufas por habitante; al comparar la proporción de estufas por habitante en el país escandinavo, se observa que es igual a la proporción de calderas por español.

Las firmas líderes del sector en Europa estarán presentes en la próxima edición de EXPOBIOMASA 2019 que tendrá lugar en Valladolid a finales del mes de Septiembre.

Avebiom pone en marcha el primer sello de Instalador de Biomasa Certificado junto al Instituto de la Construcción de Castilla y León

Posted on

biomasa 4

La Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom) se suma   la tendencia de la mayoría de los países de la UE de garantizar la calidad de las empresas instaladoras de biomasa y ha puesto en marcha el primer sello de ‘Instalador de Biomasa Certificado’ (IBC). “Se trata de una marca que avala la calidad y especialización de las empresas en la instalación, operación, mantenimiento y reparación de instalaciones térmicas de biomasa”, según ha explicado el presidente de Avebiom, Javier Díaz.

“El objetivo es ofrecer al cliente garantías de calidad y control de las instalaciones y poder diferenciar en el mercado a las empresas que ejecutan de forma profesional su trabajo”, ha precisado el presidente de Avebiom durante la presentación de este sello, que tuvo lugar en la sede del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Además, ha indicado que este sello supondrá la puesta en marcha de un registro de empresas certificadas, que estará al alcance de los usuarios, con la posibilidad de que se pueda medir la satisfacción de los clientes mediante un sistema de evaluación directo.

Según las estadísticas del Ministerio de Industria, en España hay más de 30.000 empresas capacitadas para realizar instalaciones térmicas en edificios (RITE). Según estimaciones del Observatorio Nacional de Biomasa, que gestiona Avebiom desde 2009, un 27% de estos ha operado con equipos de biomasa al menos una vez.

En 2017 había cerca de 250.000 instalaciones de biomasa para uso térmico, según los datos de Avebiom. La mayor parte son equipos de pequeña potencia, estufas y calderas de menos de 50 kW para el sector de la calefacción doméstica.

El sello se ha puesto en marcha en colaboración con el Instituto de la Construcción de Castilla y León (ICCL), que actúa como entidad de certificación en todo el territorio nacional.

Para obtener el sello, los instaladores tienen que cumplir una serie de requisitos definidos en la ‘Carta de Calidad’ en cuanto a su organización, el grado de especialización, la experiencia demostrada, las condiciones de prestación del servicio, la respuesta ante el cliente, la disponibilidad de personal técnico cualificado y los recursos materiales disponibles.

Esta ‘Carta de Calidad’ recoge, entre otras exigencias, el compromiso de informar al cliente de las condiciones idóneas en las que debe realizarse la instalación y el mantenimiento, así como el de asesorar para elegir la solución técnica más eficiente; y la obligación de entregar una factura detallada conforme al presupuesto aprobado.

Para acceder a la certificación, la empresa tiene que contar en plantilla con personal técnico de experiencia contrastada y estar inscrita en el registro autonómico de empresas instaladoras.

El técnico, por su parte, tiene que cumplir los requisitos de formación, experiencia y especialización establecidos en el Perfil Profesional aplicable a su especialidad. La organización certificada dispondrá de un procedimiento de atención de quejas y reclamaciones de sus clientes.

Por su parte, el director técnico y responsable de proyectos europeos del ICCL, Felipe Romero, ha subrayado que el objetivo de la certificación es doble. Por una parte “aumenta la profesionalidad de las empresas del sector y, por otra parte, amplía las garantías que ofrecen a sus usuarios mediante el compromiso recogido en una exigente carta de calidad”.

ICCL, como entidad de certificación externa, aporta al modelo desarrollado por Avebiom la garantía de imparcialidad, competencia técnica, transparencia y confidencialidad necesarias a lo largo de todo el proceso de certificación.

En la actualidad ya son cinco las empresas que han iniciado los trámites para obtener el certificado IBC:

-Calor Erbi. Empresa de Servicios Energéticos (ESE) acreditada por el IDAE. Tiene su sede en Ponferrada (León) y opera en Castilla y León, Asturias, Galicia, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid. Es una compañía comprometida con la calidad de las instalaciones, mediante la formación de sus equipos de instaladores y de la elección de los mejores proveedores de equipos y componentes, y siempre con especial atención a la calidad del biocombustible. De hecho, es una compañía distribuidora de pellet con la certificación ENplus. En la actualidad, Erbi da cobertura a más de 300 instalaciones, principalmente de medios y grandes usuarios.

-Bioloxa. Una compañía ESE acreditada por el IDAE, que desempeña su actividad desde 2015 en Andalucía y Extremadura. Comprometida con la calidad y el medio ambiente, ayuda a las empresas y administraciones a realizar la transición energética y apuesta por una economía verde y circular. En la actualidad da cobertura en modalidad de gestión energética integral a muy diversas instalaciones, principalmente de pequeños y medios usuarios, y trata de promover redes de calor en municipios pequeños con masa forestal cercana o restos agrícolas.

-Gebio. Una empresa ESE integrada verticalmente, con lo que dispone de medios propios para la producción, distribución, ingeniería, instalación y el mantenimiento de sus instalaciones con las que realiza los servicios de venta de energía. Habilitada en el Programa Biomcasa del IDAE, en la actualidad gestiona más de 80 instalaciones de España y Portugal, con servicio propio de telegestión y mantenimiento.

-Calordom. Grupo empresarial de origen familiar, con más de 80 años de experiencia como proveedores de servicios energéticos orientados al mantenimiento de salas de calderas, placas solares o suministros de gasóleo y gas, entre otros. Lleva 30 años trabajando en materia ambiental y es pionera en la implantación de energías renovables en toda España y especialmente en la Comunidad de Madrid. De su actividad cabe destacar el suministro de hueso de aceituna como fuente de energía térmica, combustible que da calor a más de 20.000 familias madrileñas, lo que supone más del 80% de los usuarios finales de la compañía.

-Biomaser. Empresa dedicada al diseño, la instalación y la venta de sistemas de biomasa y energías renovables, con sede en Benavente (Zamora). Opera sobre todo en la Comunidad de Castilla y León, donde ejerce como distribuidora de pellet ENplus A1 Ecofogo. Gestiona más de mil equipos instalados, la mayoría de carácter doméstico, que demanda un producto de calidad y un servicio postventa comprometido.