protección de la avifauna

Toda la Comunidad será zona de protección para la avifauna ante el riesgo de electrocución

Posted on

tendido torres

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente actualiza la orden debido a la gran movilidad y superficie ocupada por las especies y por las numerosas líneas que atraviesan Castilla y León. En riesgo total están especies como en urogallo en León

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente propone que todo el territorio de Castilla y León tenga la consideración de zona de protección para la avifauna y para su salvaguarda contra la colisión y la electrocución en las líneas eléctricas aéreas de alta tensión, que provocan la mayor parte de la mortalidad de las especies por causas no naturales.

De esta manera se actualiza así la orden de 2010 sobre las zonas de protección designadas en Castilla y León para la aplicación de medidas contra la colisión y electrocución en líneas eléctricas aéreas de alta tensión y plantea su extensión a la totalidad del territorio de Castilla y León.

La electrocución tiene un impacto notable, tanto por las especies de aves a las que afecta como por la cantidad de ejemplares, y perjudica especialmente a las especies de tamaño medio y grande que utilizan los posaderos como apoyos, por lo que la orden recoge que estos apoyos eléctricos deben estar perfectamente aislados, tanto en las áreas de cría, como en las de invernada y las de paso por Castilla y León.

En concreto, las especies más afectadas por las líneas de los tendidos eléctricos aéreos son el sisón, el águila perdicera, el milano real, el aguilucho cenizo, el alimoche, el buitre negro, el águila imperial ibérica, la cigüeña negra y el urogallo, con un número de mortalidad importante derivado de causas no naturales.

Medio Ambiente argumenta la necesidad de ampliar la zona de protección a todo el territorio de la Comunidad en la gran movilidad y baja predictibilidad de las aves, en la gran superficie ocupada por varias de las especies incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, en su amplia distribución de cría y la excepcional importancia de Castilla y León para su invernada, con dormideros repartidos en toda su superficie.

Los mapas de electrocución en Castilla y León se realizan a partir de las entradas en los centros de recuperación de animales silvestres de las especies catalogadas y confirman el impacto que sufren en la colisión con las líneas de alta tensión, lo que hace necesario que los apoyos eléctricos estén aislados tanto para las áreas de cría, como en las de invernada y de paso.

En Castilla y León, esta infraestructura adquiere una mayor envergadura debido al carácter de la Comunidad como netamente exportadora de energía, el mantenimiento de una población muy dispersa que requiere una red de distribución muy extensa y la orografía que dificulta el trazado en muchas zonas de montaña.

La Junta publica la propuesta para delimitar las zonas de protección de la avifuana contra la colisión en líneas de alta tensión

Posted on

DCIM100MEDIA

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha publicado a finales de julio la orden por la que somete al trámite de información pública la propuesta de Orden de la Dirección General del Medio Natural por la que se delimitan las zonas de protección para avifauna en las que serán de aplicación las medidas para su salvaguarda contra la colisión y la electrocución en las líneas eléctricas aéreas de alta tensión. La propuesta tiene fecha de 18 de Julio y ha habido 20 de días desde su publicación para poder alegar y presentar los documentos y justificaciones  necesarios.

Dicha propuesta de la administración regional es muy importante ya que Castilla y León es una de las comunidades autónomas que por su extensión geográfica y también por su producción de energía eléctrica dispone de un mayor número de kilómetros de tendidos eléctricos. Además, las compañías eléctricas son conscientes de que los tribunales de justicia ya han emitido sentencias en donde corroboran la responsabilidad de las empresas frente a los posibles daños que ocasiones sus redes entre la avifauna.

Según organizaciones ecologistas como SEO Birdlife, en España pueden llegar a producirse en torno a 30.000 muertes al año de aves por colisión y electrocución con redes de alta tensión.  Los tribunales cada vez están tomando más nota de este tipo de percances, especialmente si se producen en zonas de especial protección de la avifauna.

La propia Red Eléctrica de España (REE) ha suscrito un compromiso de biodiversidad en la que se compromete a seguir una serie de parámetros medioambientales en sus instalaciones. Entre ellos destacan:

-En la construcción de nuevas líneas se evitan las áreas de reproducción, alimentación y dispersión de especies de aves amenazadas.

-Interrupción de los trabajos en los periodos de nidificación y cría de aves y otras especies de fauna sensible.

-Señalización de las líneas eléctricas mediante dispositivos (salvapájaros) para evitar la colisión de aves.

-Predicción de ocupación, por nidos de cigüeña y cuervo, en los apoyos de nuevas líneas.

-Intervención inmediata ante situaciones de peligro para la fauna.

-I+D+i orientada a la prevención de las afecciones a la fauna.