pellets

La suspensión a la importación certificada de pellets de Rusia abre oportunidades de negocio a los fabricantes de Castilla y León

Posted on

La decisión del Consejo Europeo del Pellet de suspender todos los productores, distribuidores y proveedores de servicios certificados por ENplus® con sede en Rusia y Bielorrusia a partir del 15 de abril de 2022, abre nuevas oportunidades de negocio a las empresas productoras de Castilla y León. Hay que tener en cuenta que los fabricantes rusos enviaban cada año a distintos mercados europeos unos dos millones y medio de toneladas de pellets, que deberán sus reemplazados por empresas de otros mercados. El mercado alemán era uno de los principales clientes del pellets ruso.  

ENplus® es un esquema de certificación basado en valores que incluyen un nivel máximo de responsabilidad social pero también respeto absoluto al estado de derecho. Los miembros del Consejo Europeo del Pellet (EPC) se sienten profundamente preocupados por la agresiva invasión rusa del país soberano de Ucrania y condena enérgicamente esta brutal falta de respeto a los principios democráticos y la violación de los derechos humanos.

Las acciones del gobierno ruso, asistido por Bielorrusia, contradicen los valores del EPC y han sido consideradas por sus miembros como completamente inaceptables. Por lo tanto, después de una evaluación meticulosa de la situación, el EPC ha decidido suspender a todos los productores, distribuidores y proveedores de servicios certificados por ENplus® con sede en Rusia y Bielorrusia a partir del 15 de abril de 2022.

Esto significa que ninguna de estas empresas podrá vender pellets certificados ENplus® mientras permanezca la suspensión, ni se aceptarán nuevas solicitudes de certificación de estos dos países.

Desde AVEBIOM, como responsables de la certificación ENplus® en España, apoyamos la decisión del Consejo Europeo del Pellet. En cuanto a los efectos que puede tener la medida sobre el mercado español, es posible que aumente la demanda a nuestros productores por parte de los distribuidores internacionales que buscarán suplir los dos millones y medio de toneladas que fabrican y, hasta este momento, enviaban a Europa los fabricantes rusos.

Los miembros del EPC han tomado esta decisión no solo teniendo en cuenta el impacto inmediato previsto en las empresas rusas y bielorrusas, que viene a reforzar las sanciones de la UE, sino también plenamente conscientes de las inevitables consecuencias negativas para una variedad de partes interesadas y, en última instancia, para el mercado europeo de pellets. Sin embargo, apoyar al pueblo ucraniano y proteger la integridad del esquema siguen siendo las principales preocupaciones detrás de la suspensión.

El Consejo Europeo del Pellet se compromete así a mantener intacto el proceso de certificación y en línea con sus estándares y principios para el resto de los negocios de pellets en Europa y más allá. EPC también ha publicado una guía sobre la implementación de los requisitos de ENplus® para las empresas afectadas por la guerra en Ucrania.

Castilla y León lidera la producción de pellets en España con 14 fábricas y 153.467 tn de producción

Posted on

La Asociación Española de la Biomasa, AVEBIOM ha publicado el “Informe estadístico sobre producción y consumo de pellets en España durante 2020”. En ese año, España consumió 705.000 toneladas de pellet, sobre todo en el sector residencial unifamiliar, que se mantiene como el principal usuario de este biocombustible renovable, sostenible y económico. El 86% de las 616.000 toneladas de pellet que se fabricaron en España estaba certificado ENplus®.

En 2020, las 85 plantas de pellets operativas en España fabricaron 616.000 toneladas de este biocombustible. Casi 100.000 menos que en 2019, cuando se alcanzó la cifra récord de 714.000 toneladas. El efecto de la pandemia sobre la actividad en las fábricas y, sobre todo, un invierno suave están detrás de está menor producción. Castilla y León dispone de 14 fábricas de pellets, tres más que en el año 2017. Por número de fábricas, está empatada con Andalucía, aunque su capacidad máxima de fabricación es mucho mayor, hasta 469.000 tn, casi un tercio del total nacional. La producción en el año 2020 quedó muy lejos del teórico, en 153.467 tn.

Al finalizar el presente año 2021 se podría superar este récord con 716.000 toneladas, una tendencia que proseguiría durante 2022 con una previsión de aumento tanto de la capacidad máxima teórica del país -que se situaría en los 2.000.000 de toneladas al año- como de la producción real, que rozaría las 800.000 toneladas anuales.

A pesar de la menor producción, en 2020 el consumo de pellets aumentó en comparación con 2019 acercándose a las 705.000 toneladas.

“En las últimas semanas, fabricantes y distribuidores de equipos nos están comunicando aumentos significativos de las ventas, por lo que en 2022 veremos un crecimiento del consumo por encima de lo estimado en el informe, ya que los sondeos se realizaron antes del incremento de precios de los combustibles fósiles y, además, el otoño está siendo más frío de lo normal”, aclara Pablo Rodero, responsable de certificación de biocombustibles en AVEBIOM y actual presidente del Consejo Europeo del Pellet.

El sector de la calefacción residencial sigue instalando equipos en viviendas unifamiliares y se mantiene como el mayor usuario de pellets en España: en 2020 aumentó el consumo hasta las 458.000 toneladas, el 65% del total utilizado en el país.

Las instalaciones de potencia superior a 50 kW, mayoritariamente calderas en redes de calor, bloques de viviendas, edificios públicos y en industria, consumieron cerca del 35% del total.

La producción y el consumo de pellets en nuestro país han ido prácticamente a la par desde 2012. Tan solo en 2020 vemos un ligero desajuste entre la oferta y la demanda nacional, remontando con importaciones de proximidad desde Portugal y que tenderá a corregirse en los próximos dos años.

De hecho, el saldo neto entre importaciones y exportaciones en 2020 fue de 46.000 toneladas en 2020; tan solo un 6,5% del consumo total del año.

España sigue aumentando el porcentaje de pellet con calidad certificada año tras año. En 2020, 39 plantas -entre las que figuran todas las de gran capacidad- produjeron pellet certificado ENplus®, poniendo en el mercado el 86% del pellet que se fabricó en España -esto es 531.000 toneladas-, un 4% más que en 2019. El compromiso de los fabricantes y la responsabilidad de los consumidores están permitiendo que se afiance la presencia de un biocombustible renovable, sostenible y creador de empleo en el país.

El sector de la biomasa espera una alta demanda este invierno ante los precios disparados de gas, luz y gasóleo

Posted on

Con la llegada del invierno, el sector de la biomasa alcanza su punto álgido, que en la actual coyuntura de precios disparados de luz, gas y petróleo puede suponer un punto de inflexión en el sector.

Según un Javier Díaz González, Presidente de AVEBIOM, “en  las últimas semanas, estamos viendo cómo la biomasa aparece en periódicos y noticiarios como una solución fiable, limpia y económica para calentar los hogares españoles. Y es que así es: España tiene la fortuna de contar con enormes recursos energéticos renovables, como el sol y el viento, que todo el mundo reconoce, y también la biomasa, que aporta en este momento el 14% de toda la calefacción en nuestro país. Es, de hecho, la principal fuente de energía renovable para este uso.

El precio del litro de gasóleo de calefacción ha pasado de 0,515 € hace justo un año a 0,855 €/l en los últimos días de octubre de 2021. Una subida del 66% en tan solo un año, que resultará difícil de sobrellevar a muchas familias.

Por el contrario, los precios de los biocombustibles sólidos para uso doméstico se mantienen en unos rangos muy contenidos a lo largo de los años, como muestra el Índice de Precios de la Biomasa que elabora la Asociación Española de la Biomasa de forma trimestral desde 2012.

Así, por ejemplo, el pellet distribuido a granel en camión cisterna tiene un precio hoy de 256,62 €/tonelada, mientras que hace un año era de 255,77 €/ton.

En el caso de la astilla forestal acondicionada para uso doméstico, el precio es aún más competitivo para el usuario, con una media histórica de 110 €/ton, incluido el transporte.

La cuenta es fácil de hacer: 2 kilógramos de pellet contienen la misma energía que 1 litro de gasóleo, por lo que una familia que consuma 3.000 litros de gasóleo al año, ahorraría más de 1.000 euros si lo sustituyese por pellets. El ahorro sería aún mayor si el cambio es a astilla, cuya equivalencia energética es de 2,5 kg de astilla por litro de gasóleo: esta familia recortaría más de 1.700 euros en su factura anual.

Por su parte, la OCU ha elaborado recientemente una comparativa entre sistemas de calefacción para una vivienda de 90 m2 en una región fría. Se sitúan en cabeza con claridad los equipos de pellets, seguidos de las bombas de calor y el gas natural”

Para el presidente de AVEBIOM, “en la actualidad, la industria de la bioenergía dispone de calderas y estufas para uso doméstico de elevadas prestaciones y eficiencia, automatizadas y con emisiones prácticamente nulas.

Esto, junto con la estandarización de los biocombustibles a escala mundial son las claves para que el parque europeo de equipos de biomasa supere ya los 7 millones de unidades. La biomasa aporta más del 80% de toda la energía renovable en la UE, más que la suma de lo que aportan la solar, la eólica y la hidráulica juntas.

En cuanto al gas natural, un combustible fósil que se ha colado en nuestras casas gracias a excelentes campañas de marketing, la volatilidad de su precio, ahora mismo en subida libre -se ha incrementado más de un 250% en lo que va de año y la tendencia se mantiene-, y la preocupación continua sobre la seguridad del suministro derivada de su procedencia geográfica, no nos parecen buenos argumentos para seguir apostando por su uso.

En la actualidad, según las estimaciones realizadas por el Observatorio de la Biomasa de AVEBIOM, el parque nacional de equipos de calefacción alimentados con biocombustibles sólidos superará las 440.000 unidades a final de año.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) prevé que entre 2020 y 2030, España puede aumentar la contribución de la biomasa para generar calor en 400 ktep (equivalente al consumo actual en calefacción y ACS de 710.500 hogares españoles), lo que requiere la movilización de 1,2 millones de toneladas de biomasa más.

En verdad, el objetivo del PNIEC nos parece poco ambicioso y, de hecho, según el proyecto Agrobioheat las cifras podrían triplicarse si se movilizasen biomasas de origen agrícola como las podas de frutales, la paja de cereal o el hueso de aceituna, entre otras”.

España cuenta con 75 plantas de pellets, 59 de producción de astillas y 26 de huesos de aceituna

Posted on

AVEBIOM ha vuelto a actualizar el mapa de la biomasa industrial en España, que recoge un total de 75 plantas de pellets abiertas durante 2020-2021 en España, 8 menos que en el anterior inventario. En este excepcional periodo, 9 fábricas han cesado su actividad de manera definitiva. En general contaban con una producción escasa, o bien ya estaban inactivas a finales de 2020. En el último año solo ha comenzado a trabajar una nueva planta, en Burgos, con una partida inicial de 2.000 toneladas de pellet. Y siguen sin arrancar las 3 fábricas de Sunwood en Jaén y Cuenca y la de Euroil Biomasa también en Jaén.

Solo 10 fábricas aumentaron este año su producción en comparación con la temporada 2019-2020, mientras que 31 redujeron su actividad, en ocasiones de forma notable, entre ellas algunas de las instalaciones más grandes del país.

Los pequeños productores prácticamente han mantenido sus números. Un invierno no muy frío y la acumulación de existencias pueden ser las causas de que en esta última temporada se hayan fabricado alrededor de 510.000 toneladas de pellets, 160.000 toneladas menos que el año anterior.

El número de fábricas con producción certificada ENplus® aumenta en dos y ya son 41 instalaciones las que cuentan con el sello de calidad. El 87% de la producción de pellets en España está certificada ENplus®. Ninguna de las plantas que han cerrado estaba certificada.

En cuanto a los distribuidores certificados para el suministro de pellet ENplus®, la lista de certificados activos se amplía con 8 nuevas empresas y ya son 36 en todo el país.

AVEBIOM ha inventariado 59 plantas de producción de astillas, 2 menos que en 2020. Seis centros cierran y cuatro nuevos empiezan a producir: dos gestionados por Veolia en Valladolid y Palma de Mallorca, y otros dos asociados a las fábricas de pellets de Naturbero en Guipuzcoa y de Maderas Campos en Jaén.

La mayoría de los centros tiene producciones inferiores a 30.000 toneladas al año -las dos terceras partes tienen capacidad para producir hasta 10.000 toneladas-. Nueve instalaciones producen más de 30.000 toneladas, y solo tres de ellas, todas en la región del mediterráneo oriental, son capaces de superar las 60.000 t/año.

Dos productores más se han certificado en BIOmasud® y ya son cinco en todo el país los que ofrecen astilla de calidad: Alcolea Biomass Center y Greenalia Woodchips, que también son distribuidores certificados, Pallet Tama, Naparpellet y Maderas Campos.

El último inventario de productores de hueso de aceituna recoge un total de 26 fábricas, una más que en el inventario anterior. Las producciones por fábrica son, por lo general, inferiores a las 10.000 t/año, aunque esto varía con la campaña anual de la aceituna y este año seis centros reportan capacidades superiores a 10.000 t/año; dos de ellas capaces de alcanzar las 60.000 t/año. Un nuevo certificado BIOmasud® eleva el número total de productores con el sello a cuatro: Biocombustibles del Mediterráneo, Combustibles Cabello, Ecoloma Biocombustibles y Maderas Campos. A los que hay que añadir dos distribuidores certificados.

ENplus® espera certificar más de 14 millones de toneladas de pellet en 2021

Posted on

ENplus® confirma que en 2020 la producción total de pellets certificados alcanzó los 12,3 millones de toneladas y prevé que la cantidad para el año en curso supere los 14 millones de toneladas, según se deriva de los datos aportados por los productores al Consejo Europeo del Pellet -EPC-. Estos volúmenes récord están ligados a la continua expansión del esquema y al creciente número de empresas certificadas.

Hace un mes, ENplus® anunciaba que superaba los 1.100 los productores y distribuidores de pellets con certificados activos en 47 países de todo el mundo.

Donde más se ha extendido recientemente el esquema de certificación ha sido en Polonia, Ucrania y Rusia; allí radican la mayoría de las últimas empresas que se han certificado, aunque también se registra un creciente interés por el sistema entre de las empresas de pellets de América del Sur.

Con más de 3 millones de toneladas, Alemania se mantiene como el mayor productor de pellets certificados ENplus® en 2020. Austria continúa en segundo lugar seguido de Rusia, mientras que Polonia ha ocupado el cuarto lugar por delante de Francia y España. Todos los países del “top 6” han aumentado su producción certificada respecto al año anterior, salvo Francia.

“Seguimos observando una fuerte demanda de certificación en la mayoría de los países de Europa. Según los últimos datos que tenemos, la producción certificada ENplus® representa más del 85% de los volúmenes de pellet en al menos 10 países europeos. Dadas las circunstancias actuales marcadas por la pandemia y los programas nacionales para la transición hacia una energía más verde, esperamos que muchos más usuarios finales busquen pellets de alta calidad, lo que pronostica un futuro prometedor para la certificación”, según Catalina Elena Dumitru, directora del sistema.

En España, en 2020 se certificaron más de 450.000 toneladas, un 10,8% más que en 2019. Pablo Rodero, responsable de la certificación en España y presidente del Consejo Europeo del Pellet, señala que nuestro país “sigue la tendencia positiva en Europa y el resto del mundo en el uso de pellet certificado por el cada vez mayor conocimiento y compromiso medioambiental de los ciudadanos”.

La dirección de ENplus® sigue destinando considerables recursos a acabar con el fraude en el uso del sello. Hasta abril de 2021, se han identificado y resuelto cerca de 740 casos de fraude.

Castilla y León lidera la producción de pellets de madera en España con 223.00 toneladas, casi un tercio del total nacional

Posted on

GRAFICO evolucion PRODUCCION porcentaje CCAA 2020 NP avebiom p

La producción de pellet de madera en España ha aumentado un 20% en el último año, alcanzado el volumen récord de 714.000 toneladas en 2019. En 2022 la producción de pellet se situará por encima de las 900.000 toneladas. Son datos del Informe Estadístico Anual sobre el Mercado del Pellet en España que ha elaborado recientemente la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom).

La producción española en 2010 contaba con 29 fábricas de pellet que produjeron 150.000 toneladas principalmente destinada al mercado exterior. En la actualidad, en 2019, se han producido en España 714.000 toneladas en 82 fábricas que se destinan principalmente al mercado interior. Es un 20% más que la producción del año anterior.

De la producción española, el 77% se destina a uso doméstico, siendo los sacos de 15 kilogramos la forma más común de consumo en el mercado interno.

Otra característica del mercado español es que el sello ENplus, el certificado de calidad internacional más reconocido, es el más demandado por los clientes españoles, estando certificado bajo este sello el 82% del pellet que se fabricó en 2019.

Por Comunidades Autónomas, destaca la producción de Castilla y León con más 223.000 toneladas, Cataluña con 97.000 toneladas y en tercer lugar Galicia con una producción de 86.000 toneladas en 2019. Habiendo fábricas en 16 de las 17 Comunidades que han generado miles de nuevos empleos estables en el medio rural.

Además de ser año récord en términos de producción, 2019 también lo ha sido en volumen importado desde Portugal. Un exceso de producción en Portugal, provocado por una menor demanda del mercado británico, ha facilitado la entrada en España de 160.000 toneladas de pellet. Este aumento de la importación junto con el suave otoño en España han llenado los almacenes de los fabricantes y distribuidores españoles, que no han dudado en ajustar el ritmo de fabricación para adaptarse a la demanda actual.

Por otro lado, a causa del COVID-19 se ha ralentizado demasiado el trabajo de las empresas instaladoras de nuevas calderas y estufas de pellets, por lo que se espera que el aumento del consumo en España durante 2020 sea sólo del 2% mientras que el crecimiento medio del consumo de pellet en España los últimos tres años ha sido del 12%.

Las expectativas para la producción de pellet de madera en España en el año 2022 son mucho más positivas que para este año, esta cifra se acercará a las 900.000 toneladas. A pesar del anormal desplome de los precios del petróleo, se espera una serie de medidas legislativas desde el Gobierno de España que impulsarán el uso de las Energías Renovables los próximos años. Como otros países de la UE, España ha expresado su deseo a la Comisión Europea de apoyar una salida “verde” para la economía Post Covid, lo que se une a la intención de la UE de llegar a un acuerdo para alcanzar objetivos de descarbonización más ambiciosos para 2030.

El sector de la biomasa garantiza el suministro de energía durante el estado de alarma

Posted on

estufa pellet

Los principales fabricantes de pellet y otros biocombustibles -como astilla y hueso- continuarán suministrando desde sus instalaciones para garantizar el aprovisionamiento del mercado en todo el territorio durante lo que resta de invierno y durante todo lo que dure el estado de alarma por la crisis del Coronavirus. Así lo han asegurado tanto la Asociación Española de la Biomasa (AVEBIOM) y la Asociación Española de Empresas Productoras de Pellets de Madera (APROPELLETS).

Castilla y León es una de las comunidades autónomas donde mayor número de empresas relacionadas con la actividad forestal y la biomasa están operativas. Y donde un mayor número de calderas y estufas que usan pellets de madera están en funcionamiento. Por no hablar de las redes de calor instaladas en importantes localidades de la región.

Los distribuidores de pellet seguirán abasteciendo a los puntos de venta que permanecen abiertos al público: gasolineras e hipermercados de alimentación, y también continuar realizando entregas directas en puntos de consumo.  Así, las calefacciones y las industrias que utilizan biomasa podrán seguir funcionando sin problema durante el confinamiento por la alarma del coronavirus.

Se recomienda a los usuarios que evalúen bien sus necesidades para optimizar la logística y transporte. En cuanto a los servicios técnicos de calderas y estufas, estos siguen atendiendo averías.

Por su parte, las centrales eléctricas con biomasa están bien abastecidas de biocombusible y seguirán generando energía sin problema. Además, muchas empresas de la cadena de la biomasa informan ya desde sus webs o por email que ya han tomado tomando todas las medidas necesarias para proteger a sus trabajadores y a sus clientes durante la prestación de los servicios.

La energía es un servicio básico en nuestra sociedad y así lo recoge el Real Decreto 463/2020 de de 14 de marzo en su artículo 17, donde se hace una referencia explícita a la necesidad de garantizar el suministro de energía eléctrica y combustibles durante el estado de alarma.

La distribución de mercancías se considera necesaria, como expone el artículo 14 del RD y el recién publicado TMA/229/2020, de 15 de marzo, que garantiza a los transportistas el acceso a servicios necesarios para facilitar el transporte.

Ilustración: J.C. Florentino

Expobiomasa acogerá la Conferencia International sobre el mercado doméstico de pellets

Posted on

expobiomasa castilla y leon

Ya está cerrado el programa definitivo de la CIMEP (Conferencia International sobre el mercado doméstico de pellets) que se celebrará el próximo 25 de septiembre en el recinto ferial de Valladolid, durante la feria EXPOBIOMASA 2019, que tendrá lugar del 24 al 26 de Septiembre en la capital vallisoletana.

Se han intentado cubrir todos los puntos de la cadena de valor, con un primer bloque dedicado a la materia prima– debate con varias partes presentes (propietarios, empresas forestales y administración)- hasta productores y distribuidores de pellets (nacionales en el bloque II e internacionales en el bloque III) de diferentes tamaños y alcances; desde suministradores o productores locales a productores de grandes países (Portugal, Polonia, Canadá…), suministradores especialistas en sacos (Leroy Merlin), hasta grandes traders (CM Biomass, Pelltrade). También se ha invitado a ponentes representantes de países compradores (Francia, Italia) para escuchar de primera mano las tendencias del mercado.

También estarán presentes fabricantes o instaladores de calderas de varios tamaños (ökofen, Biocurve, Termosun, Veolia, Bioenergy Barbero, Calordom…) y estufas de pellets (Ecoforest) que nos darán igualmente su punto de vista del mercado y como puede evolucionar en el futuro.

Consultas e información:
+34 983 113 760 // aliciamira@avebiom.org

El consumo de pellets para biomasa alcanza las 600.000 toneladas en España en 2018

Posted on

pellets ardiendo

El 85% del pellet fabricado en España está certificado con el sello de calidad ENplus®, según ha informado la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa, Avebiom, que gestiona esta certificación desde su implantación en 2011.

Desde 2011 a 2018 se han emitido en España un total de 52 certificados ENplus® con alcance de producción y 26 con alcance de comercialización, lo que sitúa a España entre los países con más empresas certificadas de Europa, junto a Alemania, Austria e Italia. Aunque si se contabilizan únicamente las empresas productoras, España ocupa el segundo puesto europeo, solo por detrás de Alemania.

El pellet es el tipo de biocombustible fabricado con biomasa que ha irrumpido con más fuerza en el mercado nacional durante los últimos siete años, con un crecimiento por encima del 170%, al pasar de las 250.000 toneladas fabricadas en 2012 a las 684.000 de 2018, según las estimaciones de Avebiom.

Sin embargo, en términos de consumo el crecimiento ha sido sensiblemente mayor (por encima del 240%), ya que la estimación de ventas en 2018 asciende a casi 600.000 toneladas, frente a las 175.000 de 2012.

Por comunidades autónomas, en las que ubican las fábricas con un mayor volumen de producción de pellet son: Galicia, donde el 97% del total producido cuenta con el sello ENplus®; Andalucía (96%), Castilla y León (92%) y Cataluña (91%).

En otras comunidades con volúmenes de fabricación de pellet más modestos, como Asturias, La Rioja y Cantabria, prácticamente el 100% del total producido cuenta con la certificación ENplus®.

El presidente de Avebiom, Javier Díaz, ha destacado “el avance tan importante que se ha registrado en España, desde el punto de vista de la calidad del pellet”, valorando de forma muy destacada “la total implicación” de los fabricantes, que incluso “propusieron a Avebiom implantar en 2013 controles más exhaustivos, en lo que han sido pioneros”. Se trata, dijo, “de un sistema de vigilancia adicional a los establecidos en el manual de certificación, que implica la realización de dos auditorías aleatorias no programadas, una en planta y otra en un punto de venta”.

Según ha informado el responsable de la certificación ENplus® en Avebiom, Pablo Rodero, esta medida adicional “ha elevado a 300 el número total de los análisis realizados entre las empresas productoras y comercializadoras desde 2012, sin que hasta el momento se hayan detectado desviaciones graves, salvo un caso que ha supuesto la retirada del sello de calidad y otros cinco en los que se procedió a la suspensión temporal del mismo hasta la corrección de las deficiencias, de acuerdo con los resultados de la auditoría extraordinaria realizada a tal efecto”.

Esta iniciativa, añadió Rodero, que “financian los propios productores y que coordina Avebiom, ha sido muy bien acogida en las asambleas generales del European Pellet Council, que estudia la posibilidad de incorporarla al manual de certificación en una próxima actualización del mismo”. Avebiom cuenta con la licencia de ENplus® y posee los derechos de la marca en España, cuya entidad certificadora es Aenor.

 

El coste energético medio de la calefacción de biomasa con pellet fue 1,30 céntimos/kWh inferior al del gasóleo en 2017

Posted on

pellets

El uso de la biomasa como calefacción en los hogares sigue sumando seguidores año a año. Y en parte gracias a la estabilidad de sus precios. Según el Observatorio de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom), el caso de pellets más vendido –el de 15 kilos– se ha abaratado un 3,36% de media en los últimos tres años.

Los últimos datos del Índice de Precios de Avebiom, referidos al último trimestre de 2017, reflejan la estabilidad del precio del pellet, el hueso de aceituna y la astilla de madera en sus diferentes formatos de venta al consumidor final: en sacos o a granel (servido a domicilio por camiones cisterna).

En diciembre de 2017, el coste energético medio con pellet en sus diferentes formatos era 1,30 céntimos/kWh inferior al del gasóleo C, a pesar del ciclo bajista del precio del petróleo; alrededor de dos céntimos/kWh más bajo que el gas natural y un 40% más barato que el coste energético del gas propano/butano (bombona). Mayor es aún la diferencia de precios del hueso de aceituna y la astilla de madera, que en diciembre pasado suponían hasta la tercera parte del coste de los combustibles fósiles.

Según el informe de Avebiom, una familia que invierte 2.000 euros en gasóleo de calefacción, ahorraría casi 450 euros si utilizara pellet (con sellos de calidad A1 y A2 de la norma ISO 17225-2) e impuestos incluidos; y sólo destinaría 780 euros a este capítulo si consumiera astilla de madera (A1 o A2, según ISO 17225-4).

El sector de la biomasa genera un negocio anual de casi 4.000 millones de euros y emplea a cerca de 25.000 personas. El aprovechamiento forestal y la producción de biocombustibles explican aproximadamente el 50% del empleo, que se genera fundamentalmente en zonas rurales, donde generalmente se suele registrar un progresivo decaimiento de la actividad productiva.