pobreza energética

La Junta destinará 6 millones contra la pobreza energética con los que espera beneficiar a unas 45.000 familias de Castilla y León

Posted on

Castilla y León dará un cheque energía de 130€ a las familias más vulnerables para ayudarles en el pago de la luz

La Comunidad pondrá en marcha una serie de ayudas, entre ellas una directa y extraordinaria de 130 euros, para luchar contra la pobreza energética y ayudar así a las familias a hacer frente al coste por la subida de los suministros energéticos.

Un conjunto de medidas entre las que se incluye una ayuda extraordinaria de 130 euros a las personas más vulnerables. Será directa y sin trámites de solicitud, pues se ingresará antes de fin de año a las familias que ya están identificadas. Se espera beneficiar a unas 45.000 familias, entre ellas las que tienen menos recursos, los perceptores de la Renta Garantizada de Ciudadanía y los mayores con pensiones no contributivas. El gasto social de esta nueva línea en unos 6 millones de euros.

El paquete de medidas también incluye incrementar en 8 millones de euros las partidas que la Junta de Castilla y León destina a las entidades locales para ayudas de emergencia a las familias, creando a tal fin una nueva línea por la subida de la electricidad y otras energías. Serán cuatro millones de euros este año y otros tantos el próximo ejercicio. Son precisamente las entidades locales las que tramitan las ayudas de emergencia y la Junta ayuda a las familias a través de ellas.

En tercer lugar, se reforzarán los convenios con las empresas suministradoras para evitar cortes por impagos de las familias con dificultades. Ya se están renovando los acuerdos en este sentido suscritos con Iberdrola, Nartugy y Repsol y, además, se está preparando otro para sumar a Endesa.

Por otra parte, la Junta está pendiente de que el Gobierno de España notifique si mantiene el bono térmico este año, así como la relación de beneficiarios y el importe, de modo que se pueda o no incluir en el proyecto de Presupuestos Generales de la Comunidad para 2022. Para abonar esta ayuda en 2020 se gestionaron 8,8 millones de euros para 93.000 familias, con una cantidad que osciló entre los 67 y los 123 euros.

Anuncio publicitario

Greenpeace alerta de que Castilla y León es la segunda región con más pobreza energética

Posted on

pobreza energetica

Con ocasión de la Semana Europea contra la Pobreza Energética, Greenpeace recordó que seis millones de personas en España, alrededor del 15% de la población, se declara incapaz de mantener su vivienda a una temperatura adecuada durante la estación fría.

Greenpeace ha exigido al Gobierno que revise el mercado eléctrico para favorecer la democratización de la energía, reconozca el acceso a una energía limpia y luche contra la pobreza energética. Según ha alertado la organización, Castilla y León es la segunda más afectada de las regiones, solo después de Castilla-La Mancha.

María Prado, responsable de la campaña de Energías Renovables de Greenpeace, señaló que “la energía ha sido y es tan crucial en el desarrollo de las civilizaciones que se ha convertido en un bien básico¨. En su opinión ¨la falta de acceso a la energía genera exclusión social y afecta directamente a la salud”.

Destacó que la pobre e insuficiente climatización en hogares está detrás de la muerte de 7.100 personas al año. Más que los accidentes de tráfico, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por comunidades autónomas, la más afectada es Castilla-La Mancha donde un 20% de la ciudadanía sufre pobreza energética, seguida por Castilla y León, Extremadura y Murcia.

Prado refirió que la organización ecologista demostró en 2014 que los colectivos más vulnerables estarían entre los más beneficiados por un modelo eléctrico eficiente basado en renovables. Este beneficio se traduciría en un ahorro medio de un 34% en la factura energética de los hogares.

Según cálculos del estudio, solo en la factura de la luz el consumidor pagaría un 25% menos. Además, un avance de las energías limpias y el abandono de las energías contaminantes y peligrosas generarían más de tres millones de empleos ligados a la construcción de nuevas centrales energéticas y un crecimiento anual de dos puntos en el PIB.