renovables sostenibles

Castilla y León protagoniza las segundas Jornadas Autonómicas sobre Renovables Responsables de SEO/BirdLife

Posted on

SEO/BirdLife ha lanzado este otoño sus primeras Jornadas sobre Renovables Responsables Autonómicas centradas en un despliegue energético renovable que tiene que ser compatible con la conservación de la biodiversidad y respetuoso con las comunidades locales, en el contexto actual de inestabilidad energética y crisis ecológica. El presente y futuro de las energías renovables en Castilla y León ha sido objeto de análisis en la segunda de estas jornadas en la que personas expertas y actores clave del ámbito político, económico y social han debatido en dos mesas redondas sobre cómo hacer una transición a las energías limpias compatible con la biodiversidad y que no deje a nadie atrás.

Castilla y León ha sido tradicionalmente una región generadora y exportadora de energía por la importancia de sus reservas de carbón (centrales térmicas) y sus recursos hídricos (grandes centrales hidroeléctricas). En los últimos años -expresaba Eugenio Baraja, de la Universidad de Valladolid- se ha seguido una importante estrategia de implantación de energías renovables (primera autonomía en energía eólica instalada y sexta en fotovoltaica), aprovechando unas características muy favorables del territorio (amplia extensión, importante infraestructura eléctrica existente, variedad de recursos naturales disponibles y condiciones térmicas óptimas para el rendimiento de las plantas fotovoltaicas), lo que ha permitido crear un importante tejido empresarial asociado y generar empleos, también en los entornos rurales.

Castilla y León se mantiene un año más como la comunidad con mayor potencia instalada en lo que respecta a energías renovables (95% de los 12.195 MW que componen el parque de generación), tal y como apuntó César Rodríguez Delgado, de la D.G. de Energía y Minas de Castilla y León. Actualmente, la potencia renovable instalada en Castilla y León para la energía eólica es de unos 6.500 MW (22% del total nacional) y para la energía fotovoltaica de unos 1.200 MW (7% del total nacional).

Tal y como se especificó en la jornada, Castilla y León, de cara a reducir la afección ambiental y agilizar la tramitación para el desarrollo de energías renovables ante la avalancha de proyectos (recibe 300 expedientes anuales) ha generado una cartografía donde establecer áreas de exclusión vinculantes para la instalación de proyectos renovables (desde el punto de vista ambiental, quedan excluidas la Red de Áreas Naturales Protegidas y áreas críticas de especies protegidas), así como zonas sensibles para distintos grupos de especies de fauna (rapaces planeadoras y aves esteparias, ya publicadas).

Castilla y León ha acordado actuaciones de acuerdo con una alternativa intermedia -apuntaba Rodrigo San Millán, técnico de Red Eléctrica de España- que propone utilizar al máximo la red existente. La región se ha marcado el objetivo de llegar en los próximos cuatro años a 7.300 MW para energía eólica (lo que supone un incremento de 1.000 MW) y a 3.000 MW para energía fotovoltaica (lo que supone un incremento de 2.000 MW). En 2020 se creó una Mesa de Autoconsumo – tal y como resaltó Amaya Gómez, de UNEF en Castilla y León-, y existe el objetivo de llegar desde los 85-90 MW actuales a unos 260 MW en 2026. Gracias a las ayudas del NextGenerationEU lanzadas en enero 2022, se han recibido en la región alrededor de 10.000 solicitudes para instalaciones de autoconsumo.

Anuncio publicitario

Un informe constata que en España existen superficies antropizadas suficientes como para instalar 181 gigavatios de potencia solar fotovoltaica (GW)

Posted on

Entre otras, propone usar superficies mineras para instalaciones de energías renovables

ALIENTE y el Observatorio de Sostenibilidad indican en un informe suficiente disponibilidad de zonas antropizadas para fotovoltaicas con el mínimo impacto ambiental. Aseguran que así la Transición energética sería sostenible, distribuida y eficiente, y que “no es necesario sacrificar zonas agrícolas, forestales y paisajes solo por el interés de grandes empresas”

El estudio “Renovables sostenibles: fotovoltaica” de la Alianza, Energía y Territorio (ALIENTE), desarrollado por el Observatorio de Sostenibilidad, constata que en España existen superficies antropizadas suficientes para instalar 181 GW, que producirían más de 272.037 GWh/año en energía fotovoltaica, unas cifras que son superiores al consumo anual que se produjo en España en el año 2021, de 259.905 GWh. De esta forma, concluyen que es posible desarrollar un importante avance en la producción de energía fotovoltaica con un mínimo impacto ambiental, asegurando una transición verdaderamente sostenible y eficiente, y respetando los procedimientos de evaluación de los efectos que esta industria tiene sobre el medio ambiente.

El informe revela que existen más de 300 mil hectáreas en tipos de superficie como tejados y cubiertas, zonas industriales, vertederos, escombreras, minas abandonadas, zonas aledañas a infraestructuras de autovías, autopistas y vías férreas, canales al aire libre e invernaderos ya consolidados como los de Almería, en los que sería posible instalar fotovoltaica. En los datos se excluye toda la superficie declarada Zona Importante para los mamíferos ZIM, Áreas importantes para la conservación de las aves IBA, reservas de la biosfera MAB, y todas las áreas de la red Natura, ZEPAS y LICS, para preservar ecosistemas productivos o de gran valor para la biodiversidad.

Según se detalla en el informe, cuyos resultados están cartografiados en soporte digital y permite obtener la información desglosada a escala provincial, comarcal o municipal, en tejados y cubiertas de edificios y naves habría un 57% de superficie disponible para instalar fotovoltaicas, en invernaderos un 17%, en infraestructuras mineras un 16%, en la red viaria un 5%, un 3% en canales, el 1% en vertederos y escombreras y en ferrocarril, y el resto hasta completar la producción de la energía necesaria estaría ubicado en zonas industriales.

Las comunidades autónomas con mayor superficie susceptible de instalar fotovoltaicas en zonas antropizadas son Andalucía (26%), Cataluña y Castilla y León (11%), Comunidad Valenciana (9%), Castilla-La Mancha y Madrid (7%), Murcia (6%), Aragón (5%), Galicia (4%), Extremadura, País Vasco y Canarias (3%), Navarra (2%), Asturias, Baleares, Cantabria y La Rioja (1%). Las comunidades con mayor superficie artificial e industrial para instalar tejados solares (incluyendo edificios residenciales, naves industriales, colegios, polideportivos, edificios públicos o centros comerciales –donde es más fácil y barato intervenir– ) son Andalucía (15%), Cataluña (14%), Castilla y León (12%), Comunidad Valenciana (11%), Madrid (10%), Castilla-La Mancha (8%) y Galicia (5%). Analizando casos límites para asumir el balance producción/consumo por CCAA se observa como Madrid por ejemplo, tendría un 84% de superficie artificial en tejados y azoteas, zonas industriales, aeropuertos, estadios de futbol, etc.., mientras Andalucía tendría por ejemplo tan solo un 34% en ese tipo de superficies, pero obtendría un 44% de superficie en invernaderos que sería susceptible de poner placas fotovoltaicas.

Atendiendo a estos datos, sería posible solucionar el histórico déficit de producción de energía renovable en comunidades autónomas que son grandes consumidoras, como el País Vasco, Cataluña o la Comunidad de Madrid. También demuestra que la supuesta falta de superficie disponible en entornos urbanos no es cierta.

Rechazan el Reglamento europeo para acelerar renovables
En ALIENTE defienden que “no tiene ningún sentido y es totalmente insostenible” la actual política de instalar paneles solares en campos de cultivos y ecosistemas forestales, y es muy alarmante la propuesta de la Comisión Europea con el reglamento para acelerar los procesos de implantación de renovables, una decisión que pretende votar el 13 de diciembre solo por los ministros de energía para que entre en vigor al día siguiente.

Destacan que si se quiere acelerar la implantación debe hacerse sobre los suelos antropizados porque hay espacio de sobra, “es inadmisible que fomenten la mayor degradación medioambiental de la historia”. Consideran que cualquier proceso express debería encaminarse a dirigir a las empresas a implantar las renovables en las zonas antropizadas, que son las que se señalan en este informe. De tal forma, proponen que se establezca una moratoria en la instalación de nuevas plantas fotovoltaicas en el territorio para situarlas en zonas sin impacto ambiental, ni espacios naturales, ni superficies de uso agrícola, ni paisajes donde el sector turístico rural es el motor de empleo.